Hermanita Carmen Victoria

17.12.1941    02.10.2006 

 

Carta de Hermanita Pilar de Valverde a Carmen Victoria después de su muerte

Fiesta de los Ángeles, 2 de Octubre 2006

A mi compañera y amiga Carmen:

Ha sido en un día de otoño, un lunes de madrugada cuando nos has dejado. Nos reuniste  antes de que te fueras y llevamos  como una perla preciosa la intensidad de esta despedida. Un momento sagrado, tu sabes cuan difícil me resulta lo efímero, lo caduco y allí contigo sentí como  se roza lo finito de la vida y lo eterno.  Tus destellos de alegría  iluminando tu cara al vernos,  me estremecieron las entrañas dejándome un tierno recuerdo.

Ya se, que no querías discursos, ni elogios en tu ausencia, y te entiendo, quizás somos nosotras quienes  lo necesitamos y estoy segura que no me lo tomarás a mal.

Tú, una mujer  que has apostado por la vida, has luchado y amado  sin tregua,  apasionada por Jesús y su evangelio. Has tejido, bordado y también has utilizado los  bolillos,  porque  tu sabías que toda relación es compleja, frágil, fina y delicada.  Te comprometiste con los  más necesitados. En el barrio nadie olvida el tiempo de lucha, reivindicaciones  y manifestaciones en Torregrosa, acompañaste a muchos chavales... y en estos últimos años con todos los métodos de reflexoterapia, has buscado de mil formas el alivio de la persona, constatando esta misteriosa unión entre el psíquico y el físico.

Tú, una mujer trabajadora que año tras año has sido compañera de ese colectivo femenino que madruga, llenando buses y metros en busca del jornal.

Tú, una mujer habitada por la Presencia, contemplativa, con un don singular de atención y presencia al otro, traduciéndose en una capacidad creativa, simbólica y alegórica sorprendente. Y está claro, que a mí  también me dejas  puertas abiertas para leer contigo en esta clave:

Te has ido el día de los Santos Ángeles. ¡Cómo nos gustaba que nos leyeras al azar el ángel del día, sobre todo cuando salíamos de excursión, era una forma de alegrarnos en positivo!. Te has ido de puntillas un lunes de buena mañana, como  si te fueras a trabajar pero esta vez  sin bolsas ni regreso.

Tú, una mujer capaz de disfrutar, hacer fiesta y complacer a los demás. ¡Cómo me gustaba preparar fiestas, sorpresas, felicitaciones contigo!. Siempre tenias ideas...

Carmen, te he sentido muy cercana, muy amiga. Te he querido y mucho pero no he sido capaz de comprenderte y acogerte en tu totalidad, en “tu misterio”.

Se que toda relación es eterna y que ahora me acompañas y nos acompañas de otra manera. Tú,  luchaste, confiaste, esperaste... Ahora nos toca a nosotras a seguir caminando.  

Carmen déjame que te lo diga: ¡Te hecho de menos!

Pilar

 

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld