Caminando

Viaje a Burdeos

Habíamos quedado en ir a Burdeos a visitar al P. Michel Lafon. Hacía tiempo que no lo veíamos y teníamos ganas; además queríamos comentar con él el libro que estamos preparando sobre Pere y también la correspondencia entre Pere y él mismo. Fuimos: Josep Dalmases, Joan Figuerola, Roser Balañá, Jordi Giró, Joan Zafra, Quico Montserrat y Santi Soro.

Michel vive en la casa de las Hermanitas de los Pobres: una instalación amplia, con varios pabellones y un gran jardín. Nos esperaba; él y una magnífica cena que habían preparado las monjas especialmente para nosotros- Ya habíamos cenado, pero... ¿qué teníamos que hacer? Después Michel nos enseñó el apartamento donde vive y charlamos un rato, y finalmente nos llevó al pabellón donde residiríamos: una casa de dos plantas con cuatro habitaciones. Hacía mucho calor.

Al día siguiente, Joan Zafra, Quico y Roser dieron una vuelta por la finca y el resto, con Michel, nos dedicamos a los papeles de Pere. A las once había misa, más solemne de lo habitual puesto que era el santo de la superiora; a la misa asisten la mayoría de los residentes ancianos y la comunidad de hermanitas; la celebra habitualmente Michel; tuve el gozo de concelebrar. Al acabar, una hermanita sudamericana nos enseñó las instalaciones y acto seguido, a comer, una comida de fiesta en honor de la superiora y en beneficio de todos.

Por la tarde, Roser, Quico y Joan Zafra salieron a visitar la ciudad, y el resto nos reunimos con Michel para trabajar en el libro. Al atardecer salimos de la residencia y nos encontramos en el centro de la ciudad todos juntos; Michel nos enseñó algunos de los rincones más interesantes de Burdeos y nos paramos en una plaza muy bonita a cenar. Hacía mucho, mucho calor.

Pasamos la noche como pudimos: una ducha, un rato de dormir, otra ducha... Por la mañana no hacíamos muy buena cara y Roser estaba francamente enferma hasta el punto de que se quedó en la cama. Jordi Giró y Josep Dalmases fueron a visitar al P. Jean Miguel Garrigues, conocedor de la obra de Maritain, Joan Zafra y Quico todavía se atrevieron con una última visita a la ciudad y Joan Figuerola y yo nos quedamos con Michel hablando hasta la hora de la eucaristía. Tras comer y despedimos, emprendimos el viaje de vuelta.

Hasta aquí la crónica del viaje. Sólo unas palabras sobre Michel: lo hemos encontrado bien de salud y, como siempre, con las ideas muy claras. Nos ha ayudado mucho en el trabajo del libro y, sobre todo, ha sido para nosotros un placer reencontrarlo y poder compartir estas horas con él. Nos ha prometido que, cuando pueda, vendrá a visitamos; en estos momentos lo tiene más difícil porque se encuentra comprometido con el servicio a la residencia, pero estoy seguro de que podrá encontrar algunos días. Te esperamos, Michel.

Santi Soro

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld