Nos dicen

COLONIAS EN TARRÉS

En aquel tiempo, cuatro jóvenes parejas decidieron pasar juntos las vacaciones en los Pirineos. Ahí nacieron las Colonias. Cada año aumentaba el número de los hijos y de las familias que participaban con entusiasmo. De vez en cuando cambiaban de lugar en diferentes casas de colonias. Todo era bueno.

Hace tres años, llegaron a Tarrés y era bueno. Entonces un grupo de jóvenes dijo: “queremos experiencias nuevas”. Los padres decían: “bueno”.

Los jóvenes se marcharon a Euskadi. Cuando volvieron sanos y felices, a los padres se les ensanchó el corazón y dijeron: “bueno, ¡muy bueno!”

Los medianos soñaban con las montañas. Y los organizadores les prepararon una excursión a Jaca. Subieron al monte hasta los 2.700 metros de altitud. Quedaron satisfechos. Cuando volvieron a Tarrés los pequeños los acogieron como héroes. Era bueno, muy bueno.

Los pequeños se transformaban en actores: expresión corporal con o sin luces fluorescentes, teatro de sombras, títeres, cantata... Presentaron obras de gran calidad. El público disfrutaba, aplaudía... y los actores recibieron el aplauso como profesionales. Era bueno, muy bueno.

El décimo día los organizadores, los animadores, los monitores, el equipo técnico, las cocineras, los jóvenes y los niños descansaron. Y vio Dios que era bueno, muy bueno y los bendijo.

Así pasó un año, pasó otro año, pasaron 25 años... Y vio Dios todo lo que habían hecho, y era bueno, muy bueno. Y dijo Dios: “¡Hombres creados a nuestra imagen y semejanza, continuad!”

          Paula Meire

 

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld