Inicio > Fam. espiritual > Com. de Jesús > Més a Prop > 22-23 > Herencia de Maritain

Inicio > Documentos > Maritain > La herencia espiritual de Jacques y Raïssa Maritain

Inicio > Biografías > Jacques y Raissa Maritain > La herencia espiritual de Maritain

La herencia espiritual de Jacques y Raïssa Maritain

En primer plano

A los 30 años de la muerte de Jacques Maritain, la Facultad de Filosofía de Catalunya (URL), junto con otras entidades, ha organizado una serie de actos conmemorativos por dar a conocer la vida y obra de este pensador cristiano. En él, y también en su mujer Raïssa. encontramos condensados un buen numero de características interesantes: el paso del ateísmo al catolicismo; ei interés por la relación del hombre con Dios -teología y mística- sin olvidar la relación del hombre con él mismo -filosofía y humanismo. Maritain también fue uno de los que hizo posible la ensambladura entre el catolicismo y la democracia moderna, el famoso aggiornamento del Vaticano II.

La herencia espiritual de Jacques y Raïssa Maritain

En los más de 90 años que vivió, Jacques Maritain (1882-1973) fue un testigo directo de los grandes cambios y transformaciones del siglo XX, y quiso dar una respuesta desde el punto de vista cristiano- Había nacido a París en el seno de una familia protestante, aun cuando durante la juventud fue abandonando la práctica religiosa hasta llegar a ser no-creyente. En 1900, mientras estudia filosofía en la Sorbona, conoce a Raïssa Oumançoff (1883-1960), con quien se casará cuatro años más tarde. Ella pertenece a una familia judía que había huido del antisemitismo de la Rusia zarista. Raïssa, como Jacques, tampoco cree. La situación, pero, dará un vuelco a raíz de las clases de Henri Bergson (1859-1941) y sobre todo desde que conocieron a los escritores Charles Péguy (1873-1914) y León Bloy (1846-1917). Bajo su influencia, yiras una crisis intelectual, el matrimonio se convierte al catolicismo.

Intelecto y fe

A partir de esta conversión Jacques cree durante un tiempo que el hecho de ser una persona religiosa era incompatible con el desarrollo de un pensamiento filosófico propio. Llegó a creer que razón y fe eran dos caminos irreconciliables, que se tenía que elegir uno o bien el otro. Pero pocos años tras su conversión, esta visión radical y, por qué no decirlo, demasiado esquemática, dio un vuelco- Leyendo las obras de santo Tomás de Aquíno J. Maritain se da cuenta de la profundidad del pensamiento cristiano, que la razón y la fe, pese a ser diferentes, no tienen que ser a la fuerza contradictorias, sino que cada una a su manera incluso se complementan. Santo Tomás había ideado un sistema filosófico capaz de demostrar la existencia de Dios- Maritain, estudiando este autor, empieza a desarrollar una filosofía propia sin necesidad de renunciar a la fe. Es en esta época que Maritain empieza a impartir clase en el Instituto Católico de París y que elabora sus primeras obras, que en buena parte dan fe de esta nueva visión de la convivencia entre intelecto y fe: Arte y escolástica. Religión y cultura. Entre el 1927 y el 1939 Jacques v Raïssa Maritain convierten su casa de Meudon. en las afueras de París, en un lugar de encuentro de filósofos- teólogos y amigos diversos. Estos encuentros continuarán, a partir de la invasión nazi de Europa, en Nueva York. Sobre todas las amistades del matrimonio Maritain durante estos años Raïssa elaboró un gran libro. Les grandes amitiés.

En el pensamiento de Maritain ocupa un lugar especial la preocupación por eliminar el padecimiento de la faz de la tierra, por construir un mundo más humano- Las dos guerras mundiales, el nazismo y el socialismo soviético han sido calamidades que sólo han llevado muerte y dolor, y que han rebajado la dignidad humana. Nuestro pensador cree posible una civilización nueva y, desde luego, mejor. Para que esto sea real el mundo profano tiene que ser autónomo, no se trata pues, de hacer un estado religioso. Pero este mismo estado, esta sociedad, se tiene que construir teniendo en cuenta el cristianismo y sus valores. Al mismo tiempo el mundo ha de evolucionar mediante la técnica, pero ésta no puede estar sólo al servicio de unos cuántos- sino de todo el mundo. La técnica y la ciencia tienen que ser, desde luego, una herramienta para mejorar el mundo, pero la humanidad no tiene que ser su esclava. Con respecto a la religión, y en concreto al cristianismo, se ha de evitar caer en el error de rechazar el mundo moderno y sus cambios. La religión ha de ir en concordancia con su época, porque el cristianismo no es una teoría abstracta y alejada de la realidad- Por esto los cristianos han de estar muy atentos a la evolución de su tiempo. Maritain, pues, hace un llamamiento a un compromiso con la época que a cada cual le ha tocado vivir, y esto también quiere decir participar de la justicia social y los derechos humanos. Todas estas reflexiones de Maritain están plenamente de acuerdo con los principios evangélicos y son el camino para hacer un mundo más humano y a la vez más cristiano.

En el terreno más estrictamente religioso Jacqucs Maritain hace igualmente una incursión en la mística, que él define como la sabiduría superior, aquello «que se encuentra en el corazón de la existencia humana». Por esto destaca grandes figuras de estas experiencias trascendentes, como por ejemplo san Benito, santa Catalina de Siena, santa Teresa de Ávila y santa Teresa de Lisieux. Pero el místico más admirado y estudiado por Maritain es sin el menor asomo de duda san Juan de la Cruz. Maritain sitúa a este santo como el punto álgido de la mística cristiana, de una manera equivalente a lo que representa santo Tomás en la filosofía cristiana. Para Maritain, los dos -uno por la vía de la fe y el otro por la razón- pretenden llegar al conocimiento de Dios. En opinión del pensador francés este deseo, este amor humano por Dios, permite que Él pueda obrar su voluntad en el hombre, y es este amor el que hace libre a la persona humana. Maritain afirma que «el hombre es libre porque ama. Todo aquello que no tiene el gusto del amor pierde para el hombre todo sabor».

Continuando en el terreno de la mística se tiene que destacar que Maritain también miró más allá de la religión cristiana. Supo encontrar en la ascesis india la confirmación de que el alma humana tiende a la experiencia mística, al encuentro con Dios. Este interés por otras religiones -que en ningún caso se tiene que confundir con un intento de sincretismo- evidencia que el pensamiento de Maritain era en algunos aspectos bastante adelantado a su tiempo. Este trazo interreligioso profetiza una parte del espíritu del Concilio Vaticano II y del camino que la Iglesia ha seguido desde entonces.

Iglesia y modernidad

De hecho Maritain, como hombre creyente que mira el mundo desde una posición privilegiada, fue uno de los intelectuales católicos que más firmemente apostó por el aggiornamento (la puesta al día) propugnado por el Vaticano II. Él trabajó a fondo por esta renovación de la Iglesia católica a caballo de los pontificados de Juan XXIII y Pablo VI. No es difícil encontrar trazas del pensamiento de Jacques Maritain en el espíritu surgido del Concilio Vaticano II; no sólo en el ecumenismo y el movimiento interreligioso, sino también y sobre todo en la relación entre la Iglesia y la sociedad moderna. Muchas de las cuestiones que el pensador francés había trabajado durante años, que se podrían resumir en el encaje de la Iglesia dentro del cambiante mundo actual, se ven reflejadas en los documentos del Concilio.

Maritain concebía todo su pensamiento desde el punto de vista del amor cristiano, tanto el amor entre los seres humanos como del hombre con Dios. Es por el amor que se tiene que construir un mundo mejor y en paz, que se han de establecer canales de comunicación más visibles entre Iglesia y sociedad y que se tiene que promover un diálogo fraterno entras las diferentes confesiones cristianas y entre las distintas religiones. Esta estima no se quedó en retórica y nada más, sino que fue muy visible en el matrimonio de Jacques y Raïssa y sobre todo con las amistades que los dos hicieron con los años.

Cristiano comprometido

Jacques Maritain estuvo desde siempre muy comprometido con la paz y la libertad de los pueblos. Redactó varios escritos contra la Guerra Civil Española y contra los regímenes totalitarios de Alemania, Italia y España. En el año 1941, ya exiliado en los Estados Unidos debido a la Segunda Guerra Mundial, publicó A través del desastre, una obra en que proponía una colaboración entre los católicos y la democracia occidental.

Acabado el conflicto Maritain fue llamado por el general De Gaulle para que hiciera de embajador de Francia ante la Santa Sede,  cargo que ejerció entre 1945 y 1948. Esta etapa fue crucial para él, porque estableció una buena sintonía con el Vaticano, lo que más tarde le permitiría ser uno de los impulsores del Concilio Vaticano II. Y en aquella época todavía ocupó otro cargo relevante; en 1947 fue jefe de la delegación francesa en la Asamblea de la UNESCO de la Ciudad de México. Maritain fue decisivo en el espíritu fundador de la organización y en la Declaración universal de los derechos humanos de las Naciones Unidas.

Los últimos años de su vida, ya difunta su mujer Raïssa en 1960, su inspiradora, Jacques Maritain se retira con la comunidad de los Hermanitos de Jesús- en Toulouse, y acabará tomando el hábito. Morirá en esta comunidad religiosa el 28 de abril del 1973, y dejará una obra póstuma. Las dos grandes Patrias, considerada su testamento espiritual. El año siguiente a la muerte del insigne pensador se fundaba en Roma el Instituto Internacional Jacques Maritain. Esta entidad tiene por objetivos estudiar y difundir el pensamiento de Maritain, pero también promover investigaciones más generales sobre los problemas de la cultura- la sociedad y el hombre contemporáneos, Por otro lado el Circulo de Estudios Jacques y Raïssa Maritain, con sede en Kolbsheim. cerca de Estrasburgo, desarrolla una función centrada en la obra del matrimonio Maritain. Esta institución conserva la documentación de los Maritain, la da a conocer y fomenta su estudio. (E.B.)

CATALUNYA CRISTIANA

25 . septiembre. 2003

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld