Presentación de la Familia espiritual

Carlos de Foucauld

 

    

AEPS (Instituto de Hermanos y Hermanas para el servicio)

Naturaleza: Instituto secular

Fecha y lugar de fundación

Guiados por la luz del espíritu Santo, tratando de responder a la llamada de Jesús «Si alguno quiere servirme, que me siga» (Jn 12,26) y a los deseos de la Iglesia, el Instituto que lleva el nombre ANH EM PHUNG SU (AEPS – Hermanos servidores y Hermanas servidoras), vio la luz el 8 de febrero de 1979, animados por su obispo y con su permiso “ad experimentum”.

En 1982, AEPS fue autorizado oficialmente a ejercer sus actividades en la diócesis de Nha Trang.

AEPS se compone de tres ramas: una de hombres consagrados, otra de mujeres consagradas, y otra de asociados (célibes o casados).

Reconocimiento jurídico (fecha y lugar)

AEPS fue reconocido como Asociación de fieles, para convertirse en Instituto secular por primera vez en 1994, y ser reconfirmado de nuevo por el obispo 5 años después, el 15 de octubre de 2000.

El 2 de mayo de 1997, AEPS fue aceptado oficialmente como miembro de  la Asociación Familia espiritual Carlos de Foucauld.

Número actual de miembros:

AEPS tiene 70 miembros (53 hermanas y 17 hermanos, de los cuales 5 son sacerdotes). Ayudan a los grupos étnicos en el centro del Vietnam.

Características:

Hay tres divisas en la vida espiritual de AEPS:

- “Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad” (línea vertical)

- “Yo no he venido a ser servido, sino a servir, y a dar mi vida en rescate por todos” (línea  horizontal).

-  Y  “hacer las cosas ordinarias de manera extraordinaria”, opción por la vida ordinaria; lo que se reduce al esquema de la Cruz: crucificarse con Cristo en la Cruz.

Se trata de vivir el Evangelio a fondo, vivir la caridad fraternal, vivir en silencio, en la pobreza del trabajo como Jesús en Nazaret, en la intimidad de Jesús Hostia, de vivir en sacrificio con Jesús.

Hay un compromiso con votos para las ramas masculina y femenina: consagración total a Dios en la Iglesia por los votos de Pobreza, Castidad y Obediencia, disposición para la oblación al servicio de la Iglesia, de manera silenciosa, según las Constituciones y las disposiciones del Ordinario.

Los miembros de AEPS no viven obligatoriamente en comunidad bajo un mismo techo, a veces viven juntos, pero son libres para vivir en su casa.

No todos los varones son sacerdotes. Hay hermanos laicos consagrados.

 

 

Comunitat de Jesús
 

Naturaleza: Asociación privada de fieles.

Fecha y lugar de fundación: 1968, Barcelona.

Reconocimiento jurídico: 1975, en las diócesis de Barcelona, Tarragona, Lérida, Gerona, Jaca, Valencia y Alicante.

Número actual de miembros: 79.

Implantación en el mundo: España, Italia.

Características:

Somos una comunidad de laicos, nacida después del Vaticano II.

Hacia 1962, cuando nuestro hermano Pedro Vilaplana buscaba una respuesta a la llamada de Dios, cayo en sus manos el libro de Jean-François Six Itinerario espiritual de Carlos de Foucauld. La espiritualidad del hno. Carlos se abrió paso en su corazón, y le reafirmó en la idea de comenzar una comunidad al estilo de las primeras comunidades cristianas: con espíritu de familia. En la que sus miembros viviesen, por la amistad y el amor, una auténtica fraternidad; en la que la oración ocupase un lugar primordial; y en la que sin tener un apostolado específico, se hiciese verdaderamente presente a Jesús de Nazaret en todos los ambientes.

El crecimiento de la comunidad y sus experiencias de vida dieron lugar a que naciesen modos de actuar que traducen en signos vivos la oración, la relectura de la vida y la concreción de nuestra propia vocación. A partir de ahí se formaron Grupos de revisión de vida, Hogares y Fraternidades.

GRUPOS DE REVISIÓN DE VIDA

Los Grupos de revisión de vida son pequeños grupos que se reúnen de vez en cuando para compartir y revisar la vida personal, con profundidad, sinceridad y exigencia mutua, a la luz del Evangelio.

HOGARES

El crecimiento de la comunidad nos ha llevado a la Creación de Hogares (Llars). Son lugares en los que nosotros, los miembros de la comunidad, nos reunimos para celebrar la fe, compartiendo la liturgia de la Palabra y la Eucaristía, la oración comunitaria, nuestros compromisos de vida y de trabajo en la sociedad, nuestras ocupaciones cotidianas, nuestras inquietudes y nuestras tareas comunitarias.

El hogar (“llar”) es un espacio donde se expresa nuestra realidad comunitaria. Un lugar de acogida y oración, abierto a todos los que se acerquen a compartir la amistad y la oración. Es un lugar para conocerse y experimentar el espíritu de amistad fraternal.

FRATERNIDADES

Las fraternidades manifiestan otro aspecto importante de nuestra vida.

Algunos de nosotros, comprometidos dentro el espíritu de la comunidad, tras un proceso de maduración personal, hemos escogido una opción concreta para nuestra vida y nuestra vocación; unos se han orientado hacia una vida de celibato, viviendo en comunidad con otros hermanos. Otros, escogen vivir su seguimiento de Jesús en una vida de matrimonio. Las dos opciones establecen las dos vertientes de la comunidad.

Las fraternidades son un signo con el se quiere hacer presente la vida de Nazaret. En las fraternidades, sea en la fraternidad de celibato (con vida en común), o en cada matrimonio, se intenta vivir un espíritu de familia, abierto a la disponibilidad y a la hospitalidad, acogiendo y respetando a todo ser humano. Una vida de trabajo y oración plenamente encarnada en el ambiente en el que le ha sido dado vivir a cada cual. una vida en la que la presencia de Jesús de Nazaret da sentido a todo.

Esta vida de comunidad, que nos ayuda a encontrar la presencia misteriosa y profundamente humana de Dios, manifestada en Jesús de Nazaret, nos empuja a dar una respuesta personal ante nuestro ambiente y ante la sociedad en general; nos ayuda a insertarnos en ellos plenamente, aportándonos un equilibrio humano y espiritual.

«Somos una comunidad activa-contemplativa. Estas dos palabras no son separables, sino que forman una unidad. Se llaman la una a la otra .Somos contemplativos porque descubrimos la necesidad de una relación profunda con Cristo, para poder llamarnos cristianos; en esta relación toda nuestra vida, de manera gradual e inconsciente, se transforma en oración. Esto, que es lo que nos une más íntima y profundamente, nos impulsa a una acción diversificada según nuestros carismas personales.» (Pedro Vilaplana)

Para llegar a esto, creemos que son esenciales:

bullet

Una actitud abierta a la oración, a la revisión de vida y a la reflexión en común.

bullet

Hacer experiencias de soledad y de silencio (desierto).

bullet

Un proceso de formación integral.

bullet

Un trabajo de toma de conciencia de las necesidades de nuestro ambiente y de la sociedad, de modo que cada cual pueda encontrar su camino y su modo personal de hacerse cercano a las situaciones humanas más diversas, y poder así hacer proyectos de acuerdo con sus capacidades y su fe.

 

En la Comunidad de Jesús, no tenemos una tarea común específica, sino que la comunidad integra y apoya las distintas preocupaciones que sus miembros quieran asumir, individualmente o como grupo, porque el impacto de la comunidad en la sociedad dependerá de las acciones concretas n las que nos comprometamos individualmente y como grupo. De este modo, todos juntos, casados, célibes y comprometidos, intentamos ser testigos y presencia viva  del amor de Jesús entre los que nos rodean.

 

 

Fraternidad Carlos de Foucauld

Naturaleza: Asociación de fieles.

Fecha y lugar de fundación: 7 de agosto de 1991.

Reconocimiento jurídico: 1º de diciembre de 1999.

Historia:

Nuestra Asociación de Fieles “Fraternité Charles de Foucauld”, comenzó en 1991. Todas éramos miembros de la Fraternidad Iesus Caritas, pero nosotras no queríamos convertirnos en Instituto Secular. Preferimos poner el acento en nuestra consagración bautismal, sin añadir otros votos. Tenemos un compromiso específico de celibato, siguiendo a Jesús.

El equipo internacional intenta trabajar corresponsablemente, sin pensar en jerarquías.

Insistimos en la igualdad de dignidad entre todos los miembros de la fraternidad, lo cual no quiere decir igualdad de funciones.

Cada cuatro años, la Asamblea General Internacional se reúne para hacer balance de lo que se ha vivido, abrir perspectivas de futuro y elegir nuevo Equipo Internacional.

Número actual de miembros: 329, más  16 simpatizantes.

Implantación en el mundo:

República Sudafricana, Ruanda, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, México, República Dominicana, Uruguay, Canadá, Alemania, Inglaterra, Austria, Bélgica, España, Francia, Irlanda, Portugal.

Características:

modo de vida:

Somos laicas que vivimos nuestra entrega a Dios en lo cotidiano.. Ejercemos profesiones muy distintas, según la preparación y la opción de cada una. Muchas de nosotras viven solas, otras en familia, sobre todo en algunos países. Una vida sobria y sencilla. Compartimos con todo el pueblo de Dios los compromisos sociales de todo el mundo. La fraternidad se reúne cada mes y nos exige una formación permanente.

compromiso:

Nos comprometemos al celibato; a la vida de Fraternidad (revisión de vida, corresponsabilidad, hacernos cargo....) y es la Fraternidad, célula de Iglesia, la que recibe nuestro compromiso; a vivir la evangelización por la amistad en nuestro entorno y a ser testigos con nuestra vida de la gratuidad del amor de Dios, que nos llama a la unidad; a  vivir en solidaridad con los pobres, los excluidos, los difíciles, los que están solos o enfermos.

aspectos esenciales:

Intentamos vivir la contemplación en la vida de cada día. Por eso es muy importante para nosotras la oración prolongada.. La meditación de la Palabra de Dios, la comunicación en las reuniones de fraternidad, nos ayudan a entender mejor los acontecimientos, y a vivir bien el espíritu de las Bienaventuranzas.

La universalidad, aspecto esencial de nuestra fraternidad, nos abre a otras culturas, religiones y costumbres. El respeto a los derechos del hombre y de la mujer, la justicia, la paz y la no-violencia, el esfuerzo para que la democracia en nuestros países sea real y no formal, el ecumenismo y el diálogo con otras religiones y, en fin, la salvaguarda de la naturaleza, son, en este momento, los retos que comprometen a la F.C.F.

 

 

Fraternidad Iesus Caritas
 

Naturaleza: La  Fraternidad Iesus Caritas (FJC) es un instituto secular femenino católico. Reúne mujeres solteras o viudas de todos los países, razas y lenguas y de todos los medios sociales, que deseen vivir una consagración definitiva en respuesta a la llamada del Señor en su condición seglar.

Fecha y lugar de fundación: 1952, en Ars (Francia).

Reconocimiento jurídico: de derecho pontificio, 8 de diciembre de 1999.

Historia: La FJC nació en Ars en marzo de 1952, a partir de un encuentro entre el P. Voillaume, Margarita Poncet y algunas laicas que querían realizar este proyecto de vida. Fue reconocida como de derecho pontificio el 8 de diciembre de 1999.

Número actual de miembros: 230.

Implantación en el mundo: Estados Unidos, Venezuela, Argentina, Brasil, Chile Perú, Ecuador, México, Francia España, Italia, Polonia, Alemania, Suiza, Ucrania, Eslovaquia, Bélgica, Turquía, Rusia, Vietnam, Corea del Sur, Malasia, China, Australia, Cuba, Martinica, Burkina Faso, Camerún, Centroáfrica, Isla Mauricio, India.

Características:

La FJC quiere vivir el espíritu de las Bienaventuranzas, el compromiso para construir un mundo más fraternal, que sustituya a un mundo fragmentado, a una sociedad cada vez más anónima e indiferente. En medio de estas contradicciones, la opción por una vida laica consagrada quiere dar testimonio del Evangelio destacando

- el reto de la gratuidad sobre la eficacia;

- el reto de la confianza sobre la desconfianza y el miedo;

- el reto de la fidelidad sobre la relatividad;

- el reto del abandono en Dios sobre el éxito a cualquier precio.

Queremos manifestar la ternura de Dios en el mundo de hoy, para que por encima de la división de clases, de naciones y de razas  reine la unidad de su Amor. Lo cotidiano teje nuestra vida familiar, profesional, social. Generalmente vivimos solas.

Respondiendo a la llamada e Dios, que nos ha amado primero, la consagración que nos vincula a la Iglesia según los estatutos de la FJC abarca a la persona en su globalidad:

bullet

el voto de pobreza dice al mundo que se puede vivir en medio de los bienes materiales y que se puede usar de los medios puestos a nuestra disposición por la civilización sin hacerse esclavo de ellos;

bullet

el voto de castidad dice al mundo que se puede amar de manera desinteresada consagrándose a todos sin vincularse a nadie, preocupándose de los más abandonados;

bullet

el voto de obediencia dice al mundo que se puede ser feliz estando disponible a la voluntad de Dios manifestada en la vida de cada día.

 

La vida de Fraternidad

La fraternidad se vive a partir de pequeños grupos que se reúnen durante 24 horas, cada mes, aproximadamente. Los momentos esenciales son:

- el de compartir la Palabra de Dios;

- la revisión de vida, que permite discernir juntos, con la ayuda del Espíritu Santo, el camino de cada uno, respetando su vocación personal;;

- la adoración prolongada.

Estas fraternidades se agrupan por regiones, animadas por una regional y su consejo. Los retiros anuales y los encuentros internacionales ensanchan el corazón a un amor universal.

Durante 2 años se proporciona una formación a las que comienzan. De ahí sale el deseo de una formación permanente.

La relación personal con Jesús se alimenta en la meditación del Evangelio, la celebración Eucarística, la adoración prolongada del Santísimo Sacramento, los tiempos de desierto vividos en soledad.

Pedimos al Señor que a pesar de nuestra debilidad, siguiendo las intuiciones de Carlos de Foucauld lleguemos a «gritar el Evangelio con toda nuestra vida.».

 

 

Fraternidad Sacerdotal

Naturaleza: Asociación sacerdotal privada internacional.

Fecha y lugar de fundación: Le Tubet, 1951.

Reconocimiento jurídico (fecha y lugar): 25 de abril, 2002. Roma.

Historia:

La Fraternidad sacerdotal nació en Francia, en torno a un grupo de sacerdotes, 1951, con el nombre de Union Sacerdotale. En 1976, después del Concilio Vaticano II, se cambió el nombre por el de Fraternidad Sacerdotal Iesus-Caritas.

Número actual de miembros:  3500.

Implantación en el mundo:

Burkina-Faso, Camerún Centroáfrica, Congo-Brazzaville, Kenya, Madagascar, Níger, R.D. Congo,  Tanzania, Argelia, Egipto, Marruecos, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Canadá, Estados Unidos, Bangladesh, Corea del Sur, India, Indonesia, Pakistán, Filipinas, Sri Lanka, Alemania, Inglaterra, Austria, Bélgica, España, Francia, Hungría, Irlanda, Italia, Malta, Polonia, Portugal, Suiza, Ruanda.

Características:

modo de vida:

Somos sacerdotes diocesanos (a excepción de algunos religiosos) que quieren vivir su vida y su ministerio a la luz del mensaje de Carlos de Foucauld, permaneciendo insertados en el presbiterio diocesano. Nos reunimos mensualmente, en general,  en pequeñas fraternidades para compartir nuestra vida, la reflexión y la oración común.

El hecho de inspirarnos en el Hno. Carlos que quería ser «hermano universal» nos lleva a una vida sencilla, con frecuencia cercana a las personas a las personas marginadas en la sociedad y en la Iglesia.

La inspiración foucauldiana se traduce también en los numerosos contactos internacionales: cada seis años los delegados de todo el mundo se reúnen para elegir entre ellos al responsable general.

compromiso

Nuestro compromiso principal sigue siendo el de la ordenación sacerdotal.. No obstante, algunos, tras un tiempo de pertenencia a la Fraternidad, desean expresar su voluntad de vivir plenamente el espíritu de Carlos de Foucauld como sacerdotes seculares con un compromiso formal, anteriormente llamado «consagración». Este compromiso se hace la mayoría de las veces al final de un retiro o de un “mes de Nazaret”.

aspectos esenciales

Deseosos de vivir, como el Hno. Carlos, la intimidad con Cristo y la fraternidad con los hombres y mujeres de hoy, intentamos apoyarnos y estimularnos en nuestra vida de sacerdotes en los encuentros mensuales de fraternidad, en los que hacemos revisión de vida a partir del Evangelio  y de un tiempo de adoración y de desierto. El “mes de Nazaret” es un tiempo privilegiado para descubrir e integrar el carisma de la fraternidad.

El deseo de vivir como hermanos universales nos lleva a menudo a vivir con la población marginada y a cuidar las relaciones con los que son diferentes por su cultura, religión o nacionalidad.

 

 

Fraternidad Secular Carlos de Foucauld

Naturaleza: Reconocida como Asociación de fieles en distintas diócesis.

Fecha y lugar de fundación: 1955, en Francia.

Historia:

Carlos de Foucauld pensaba en los laicos para su obra, especialmente en los países del Tercer Mundo.

Al final de la guerra de 1939-1945, la familia espiritual de Carlos de Foucauld se desarrollaba y se organizaba.

Una multitud de pequeños arroyos fluyendo desde todos los rincones de Francia convergen para formar un río. Así se podría describir el nacimiento de la Fraternidad Secular. El crecimiento del número de miembros requiere la redacción de un nuevo Directorio, que, a su vez, progresivamente, se  va haciendo más la fuente de un espíritu a vivir que un reglamento de normas concretas..

La Fraternidad es reconocida canónicamente como “pía unión” en 1950 por Mons. de Provenchères. Al principio se llamó “Fraternidad Carlos de Foucauld”. En 1955 toma el nombre de «Fraternidad Secular Carlos de Foucauld». Es un movimiento plenamente autónomo y el más numeroso de la Familia espiritual de Carlos de Foucauld.

Número actual de miembros: 6000

Implantación en el mundo:

Benin, Burkina-Faso, Burundi. Camerún, Kenya, Madagascar, Niger, R.D. Congo, Ruanda, Sierra Leona, Tanzania, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Haití, México, Perú, Uruguay, Venezuela, Canadá, Estados Unidos, Argelia, Egipto, Líbano, Irak, Jordania, Corea el Sur, India, Japón, Pakistán, Filipinas, Sri Lanka, Vietnam, Australia, Alemania, Inglaterra, Bélgica, España, Francia, Irlanda, Italia, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Suiza.

Características:

modo de vida:

La fraternidad secular reúne mujeres y hombres (en ciertos países también jóvenes) de cualquier origen étnico, de todos los medios sociales y de estados de vida distintos. Los niños no son automáticamente miembros de la Fraternidad, Pero es del todo importante estar muy atentos a sus necesidades. y no olvidarlos.

Ejercemos profesiones muy distintas, según la preparación y opciones de cada cual. Intentamos llevar una vida sencilla que es una alternativa a la sociedad de consumo, una vida abierta a los demás, sobre todo a los pobres y abandonados que nos rodean. 

compromiso

Cada miembro de la fraternidad vive sus compromisos personales tanto en la sociedad como en la Iglesia siguiendo sus propios carismas. Los comparte en la fraternidad, donde puede revisarse, interrogarse a la luz del Evangelio. Estos compromisos, vividos desde la apertura a los demás y con espíritu de servicio son un modo de solidaridad para con los más abandonados. La variedad y las diferencias de los compromisos de cada uno, son una de las riquezas de la fraternidad.

Sin embargo algunas veces la fraternidad toma postura ante algunos problemas de la sociedad (p. ej., los sin-papeles, la condonación de la deuda de los países pobres,  cuestiones de paz, de discriminación...)

En algunos países se plantea la cuestión de si es necesario un compromiso (promesa). Ya hace mucho tiempo se decidió en la Fraternidad que este tipo de compromiso no debe de ser una obligación. Sin embargo puede ser útil un signo que exprese la seriedad de la decisión de un miembro de la fraternidad.

aspectos esenciales

Tenemos la gran suerte de vivir encuentros ecuménicos con protestantes, anglicanos, ortodoxos, miembros de los ritos orientales, y de entrar en un diálogo interreligioso.

Generalmente se trata de grupos pequeños, de 3 a 15 miembros, que permiten una comunicación real de lo vivido, que se reúnen mensualmente, pero el ritmo de las reuniones se determina en la fraternidad y depende de las necesidades y posibilidades de cada grupo. Es importante que los miembros puedan vivir sus compromisos profesionales, de barrio, asociativos... El encuentro de fraternidad debe ser para todos una realimentación, no una sobrecarga añadida.

Los hermanamientos entre fraternidades de distintos países o continentes subrayan la dimensión universal de la Fraternidad y nos ayudan a crecer mutuamente en el respeto al espíritu de Carlos de Foucauld. 

 

Grupo Carlos de Foucauld

Naturaleza: Asociación de fieles

Fecha y lugar de fundación: 1923, en París; 1924 en Tlemcen (Argelia).

Reconocimiento jurídico: 1925 (París); 1950 (Bône, Argelia); 1963 (Avignon).

Historia:

En 1922 Suzanne Garde, con dos amigas, fundó una asociación llamada Groupe Charles de Foucauld (Grupo Carlos de Foucauld) y abrió en Tlemcen una escuela de hogar para jóvenes musulmanas. Tras la independencia de Argelia, en 1962 el grupo se trasladó a Bon-Encontre, cerca de Agen, ocupándose de la acogida de personas con dificultades.

Número actual de miembros: 2.

Implantación en el mundo: Francia.

Características:

El Grupo Carlos de Foucauld es una pequeña Asociación de laicos consagrados que se inspirn en la vida de la Sagrada Familia en Nazaret.

Anteriormente estábamos en Argelia. Hubiéramos deseado vivir concretamente el Apostolado de la Presencia, y hemos compartido los sufrimientos de nuestros vecinos. Nos hemos convertido en la familia de las personas que están solas. Hemos criado más de una treintena de niños.

Estos niños llevan ahora una vida de adultos responsables. Deseamos mantener con todo respeto las relaciones  con cada uno de ellos, y normalmente asumimos el papel de abuelos de sus hijos.

En la Parroquia, participamos todos los días en la Eucaristía y nos alimentamos de la Palabra.

Durante los meses de verano desarrollamos una actividad de acogida en “Plambel”. Mantenemos estrechas relaciones, familiares, con nuestros amigos asiáticos, gentes de paso, Israelitas, familias originarias de Argelia, de Italia, etc.

 

 

Hermanitas de Jesús

Naturaleza: Congregación religiosa.

Fecha y lugar de fundación: 1939, Argelia.

Reconocimiento jurídico: Febrero de 1964 (derecho pontificio)

Historia:

La Fraternidad de las Hermanitas de Jesús se fundó en Argel el 8 de septiembre de 1939. Ese día, Magdeleine Hutin, junto con Anne Cadoret, pronunció sus votos privados ante el representante de su obispo, Mons. Nouet. Desde entonces va a llamarse Hermanita Magdeleine de Jesús.

Era el final de una larga espera, marcada por pruebas de familia y una salud frágil, que le impedía hacer proyectos de futuro. Fue una época marcada también por una confianza ciega en Dios. Durante este período descubre la biografía de C. de Foucauld, escrita por René Bazin En ella encuentra su camino: «El Evangelio vivido, la pobreza total, la inmersión entre las gentes más abandonadas... Y, sobre todo, el amor en plenitud... Le suplicaba al Señor que apresurase la hora de mi partida a tierras del Islam, hacia el Sahara... para encontrar allí las huellas de del hto. Carlos de Jesús, y llevar la misma vida.»

Pero no es hasta 1936 cuando se embarca con destino Argelia con su madre y una joven, Ana. En Boghari, viven en un barrio árabe. Atienden a los pobres para curarlos, organizan una sopa popular y realizan algunas giras entre los nómadas. Pronto se ven desbordadas, y al cabo de dos años, Magdeleine siente que Dios la llama a «una vida... contemplativa, mezclada con el mundo musulmán para hacer presente allí al Señor... y llevarles, por encima de la ayuda material, la certeza de Su Amor».

Con ocasión de una peregrinación a El Golea, conoce al P. Voillaume, y el obispo del Sahara Mons. Nouet la invita a ir a su diócesis. Más tarde, él la orienta en su deseo de tomarse un tempo oración para prepararse, proponiéndole un noviciado canónico y la profesión religiosa. Es él también quien le pide que redacte una constituciones, y así es como se convierte en fundadora a pesar suyo, aunque siempre había tenido deseos de una vida religiosa.

En octubre de 1939, parte para el Sahara con la hna. Ana. A propuesta del obispo, toma la decisión de comenzar una fraternidad en Touggourt. Esta primera fundación verá nacer una profunda amistad entre hta. Magdeleine y sus vecinos musulmanes; albañiles, sedentarios y nómadas; amistad que marcará profundamente el nacimiento de la Fraternidad: «Fundé la Fraternidad con ellos», le gustaba decir.

En marzo de 1946, Mons. Mercier pide a la hta. Magdeleine que cierre temporalmente Touggourt, para dar lugar a que la joven congregación vaya a formarse en El Abiod, cerca de los hermanitos, con la ayuda del P. Voillaume. Esta decisión, muy dolorosa para hta. Magdeleine, conducirá a una estrecha colaboración con el P. Voillaume, que durará toda su vida.

En julio de ese mismo año, en la Sainte Baume (santuario de la Santa Cueva), «se apodera de ella una gran luz»: la Fraternidad, consagrada hasta entonces exclusivamente a los hermanos del Islam, se hace universal, y se extenderá por el mundo entero Se abre por entonces al Oriente, y a las Iglesias orientales, para derramarse pronto por todos los continentes.

Número actual de miembros: 1270.

Implantación en el mundo:

Afganistán, Albania, Alemania, Argelia, Argentina, Armenia, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Burkina Faso, Camerún, Canadá, Chile, China/Hongkong, Corea del Sur, Croacia, Cuba, Dinamarca, Egipto, España, Etiopía, Filipinas, Finlandia, Francia, Grecia, Groenlandia, Hungría, India, Inglaterra, Irak, Irán, Irlanda del Norte, Israel, región de Palestina, Italia, Japón, Jordania, Kenya, Líbano, Libia, Marruecos, Martinica, México, Níger, Nigeria, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Papúa, Perú, Polonia, Portugal, R.D. Congo, Rep. Eslovaca, Rep. Checa, Rep. de Ucrania, Ruanda, Servia-Montenegro, Siria, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tanzania, Túnez, Turquía, Uruguay, U.S.A., Alaska, Vietnam.

Características

modo de vida:

Vivimos nuestro “Nazaret” en pequeñas fraternidades de 3 ó 4 hermanitas en un medio popular, compartiendo en todo lo posible las condiciones de vida de nuestros vecinos, el trabajo, la vivienda, en solidaridad de destino con un pueblo, un medio, compartiendo en lo que nos es posible sus alegrías, sus pruebas, su esperanza. 

compromiso:

bullet

Compartir la vida de los pobres, con solidaridad en lo concreto, tomando conciencia de nuestra pobreza y pequeñez.

bullet

Presencia orante, que es al mismo tiempo búsqueda de Dios e intercesión.

bullet

Apostolado de la amistad, que se alimenta de relaciones sencillas y verdaderas en la vida ordinaria.

bullet

Consagración especial por nuestros hermanos y hermanas del Islam.

bullet

Fermento de unidad, viviendo allí donde la fraternidad humana se ha roto.

aspectos esenciales:

Nuestra vida contemplativa, vivida en plena masa humana, tiene como fundamento la Encarnación: después de Jesús, no se puede separar lo humano de lo divino.

Para nosotras, la puerta de entrada es el misterio de Belén, Dios que se revela en la impotencia y la debilidad de un recién nacido: «Sed un signo de la ternura de Dios... un rayo de luz y de esperanza en medio de un mundo de injusticia y de violencia» (Hta. Magdeleine, febrero 1983).

Queremos descubrir el rostro del Señor en el encuentro con el otro, la escucha de la Palabra, la adoración, dejando modelar nuestras vidas por la Eucaristía, Sacramento de Su amor, que nos vincula desde lo más profundo de nuestro «ser en Cristo» con la suerte de la humanidad, con la que compartimos el pan de la fatiga y el vino de la alegría.

Esta misión de anunciar con toda nuestra vida el misterio de Belén la recibimos en la Iglesia, y la vivimos en comunidad, donde tenemos que aceptarnos mutuamente, con nuestros dones y talentos, nuestras debilidades y nuestras faltas, volviendo a empezar cada día. En las diferencias de nuestros orígenes, nuestros modos de pensar, nuestras culturas, Jesús es nuestra unidad

 

 

Hermanitas del Evangelio

Naturaleza: Congregación religiosa.

Fecha y lugar de fundación: 1º de diciembre de 1964, por René Voillaume.

Reconocimiento jurídico: 1979, en Grenoble, como Congregación religiosa de derecho diocesano.

Historia:

La fundación de las Hermanitas del Evangelio es la convergencia de varias fuentes, alimentadas en Carlos de Foucauld a su manera, como un fermento que trabaja los corazones, los del P. Voillaume, de Hta. Magdeleine, de las Hermanitas de Jesús, de un grupo de jóvenes de Bélgica y de jóvenes de las «Fraternidades Jóvenes Carlos de Foucauld», que habían oído la llamada de Carlos de Foucauld, pero sobre todo las llamadas de la Iglesia, de los pueblos marginados o abandonados, las minorías (indios Ye’cuana de la selva amazónica de Venezuela; tribus de la montaña de Mora, en Camerún). La convergencia de todas estas fuentes es lo que dio origen a las Hermanitas del Evangelio. Aunque la intuición estaba clara en el pensamiento y en el corazón de todos al principio, ha hecho falta un tiempo largo de maduración para que se encarnase realmente en la vida de las fraternidades y en cada hermanita.

Número actual de miembros: 70.

Implantación en el mundo: Francia, Italia, Camerún, Madagascar, Haití, Venezuela, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos.

Características:

modo de vida:

vivimos en pequeñas comunidades de estilo sencillo, compartiendo codo con codo la vida con sus alegrías y sus penas y el destino de los hermanos y hermanas pobres de nuestro entorno (por medio de nuestro trabajo, nuestra vivienda, nuestro lugar de inserción).

Viviendo entre hermanas de distintos países y culturas, queremos dar testimonio (incluso con nuestras debilidades) de que la fraternidad universal, signo del Reino, es posible.

Estamos llamadas a vivir este doble movimiento: ir hacia Dios, con el tiempo que le está reservado (oración de adoración, meditación de la Palabra de Dios, retiro, desierto, acento puesto en la Eucaristía como centro de nuestra espiritualidad), con una mirada contemplativa sobre el mundo; y otro movimiento por el que estamos inmersas en el mundo, prioritariamente en el de los pobres de los que somos solidarias.

compromiso:

Nuestra vocación es contemplativa y apostólica. Seguimos la invitación de Jesús a ir al mundo entero, para compartir la riqueza de la Buena Nueva. Nos sentimos parte activa de la misión de la Iglesia, en especial de la iglesia local en la que se inserta la fraternidad. Según las necesidades de las personas o de los pueblos los acompañamos en su camino de fe, y colaboramos para que nazcan comunidades cristianas de base, donde la Palabra de Dios es fermento de transformación de nuestra vida según los valores evangélicos.

Nuestro apostolado se basa en la amistad, la cercanía, y el compartir con la gente de nuestro entorno, dentro del respeto y la ayuda mutua con los marginados y los heridos por la vida. Trabajamos juntos para que se concrete el mensaje liberador de Jesús, a fin de que haya más humanidad, más paz, más justicia en nuestra sociedad (participación en proyectos de promoción humana).

Nuestros votos de pobreza, castidad y obediencia nos ayudan a ser libres y gozosas al servicio de los menos favorecidos.

aspectos esenciales:

Como nuestro nombre indica, queremos hacer de la Palabra de Dios, y especialmente del Evangelio, nuestro alimento cotidiano, y compartirla con entusiasmo con los que tienen sed de ella o los que aún no la conocen.

Y sobre todo en los ambientes donde aún no se conoce a Jesús, asumimos responsablemente el trabajo de aprender la lengua del pueblo, de conocer su cultura con sus valores y aspiraciones, con vistas a un trabajo profundo de evangelización.

Queremos llegar también a los que están lejos de la Iglesia, con la gratuidad del amor, y hacer de  nuestras fraternidades lugares «donde reposa el amor» (Constituciones, nº 37), donde se acoge a todas las personas heridas y pisoteadas en su dignidad, que aspiran a ser amadas.

 

Hermanitas de la Encarnación

Naturaleza: Congregación.

Fecha y lugar de fundación: 6 de agosto de 1985, en Hinche (Haití).

Historia:

Las Hermanitas de la Encarnación son una asamblea pública de fieles erigida por Mons. Pétion Léonard Laroche, de la diócesis de Hinche (Haití).

Fueron fundaddas por la Hna. Emmanuelle Victor y el Hno. Francklin Armand en el espíritu de Carlos de Jesús, el 6 de agosto de 1985, en Pandiassou, (diócesis de Hinche, Haití).

Su objetivo es la evangelización y promoción humana de los campesinos, con la divisa «Hacerse campesino con los campesinos, a causa de Jesús y de su Evangelio». La sensibilidad femenina de las hermanitas les lleva a que su trabajo sea complementario del de los Hermanitos, y a dirigirse especialmente a las mujeres del medio rural, en el terreno de la agricultura, la salud y la educación.

En el momento de la fundación eran 6 hermanitas, hoy son 28.

Número actual de miembros: 28 hermanas: profesas, novicias, postulantes y aspirantes.

Implantación en el mundo: Haití.

Características

modo de vida:

Inserción en el mundo rural.

compromiso:

Promoción y evangelización de los campesinos

aspectos esenciales:

Hacerse campesino con los campesinos, a causa de Jesús y de su Evangelio.

 

 

Hermanitas de Nazaret

Naturaleza: Comunidad de vida evangélica.

Fecha y lugar de fundación: 15 de agosto de 1966, en Gante (Bélgica).

Reconocimiento jurídico: 21 de septiembre de 1992

Historia:

Inspiración: Hermano Carlos y Mons. Cardijn..

El Cardenal Cardijn dio a la primera generación de Hermanitas una manera de ver al hombre, al mundo, especialmente al mundo de los obreros, y a la Iglesia. De él aprendimos: «Ver, juzgar y actuar». Hemos descubierto, desde su visión, el valor innegable e irreemplazable de la amistad, de la relación y del trabajo solidario. El alejamiento de Dios y de la Iglesia constatados en el interior del mundo obrero después del Vaticano II, siguen siendo una llamada imperativa a presentar al mundo el rostro de una Iglesia pobre, acogedora y disponible.

En Carlos de Foucauld y en su espiritualidad reconocemos nuestra vocación a la vida religiosa: Nazaret, la normalidad de lo cotidiano; ser servidor sin excluir a nadie y en solidaridad con los más pobres.

Número actual de miembros: 46.

Implantación en el mundo:

Bélgica, Francia, España, Venezuela, Líbano.

Características:

Nazaret: Nazaret es el corazón de la espiritualidad.

Nazaret define nuestro modo de vida como fraternidad: ese es nuestro primer apostolado. Nazaret es una llamada a vivir el amor apasionado por la persona de Jesús, tanto en las situaciones ordinarias como en las situaciones «extraordinarias», a ejemplo de Jesús. Debemos recibir del mismo Jesús esta vocación «de ser apóstol». Sólo mirando a Jesús con frecuencia y largo tiempo de manera contemplativa aprendemos a mirar a los hombres con Su mirada, y a vivir plenamente la solidaridad con los pobres, la gente insignificante, los hombres heridos, sin excluir a nadie. Con ellos y como ellos, queremos compartir el trabajo y la inseguridad; y nos ponemos a su servicio a través de nuestro trabajo.

Nazaret nos envía al desierto de la ciudad, hacia un pueblo y un medio, nos enseña cómo ser una comunidad de fe evangélica y acogedora hacia fuera..

La hospitalidad es para nosotras un deber sagrado que a menudo nos exige ir más allá de nuestras fuerzas. Acoger con respeto y sinceridad requiere una escucha, una entrega gratuita y un gran respeto a cada persona: «Todo hombre es un hijo de Dios, digno de que demos la vida por él» (Card. Cardijn).

Lo que “somos” será siempre más importante que lo que “hacemos” o “decimos”; para ser interiormente libres para “el otro”, hay que estar a su lado y escuchar: una manera contemplativa de servir.

Una hermanita vive en comunión con los demás por la presencia de Jesús y por el Sí que pronuncia con María, con temor. De cada fraternidad, de cada Nazaret puede nacer para el mundo un signo nunca visto, un mensaje no oído nunca: «Mirad cómo se aman».

 

 

Hermanitas del Corazón de Jesús

Naturaleza: Congregación.

Fecha y lugar de fundación: 27 de noviembre de 1977, en Bangui (Centroáfrica).

Reconocimiento jurídico: julio de 1988, en Bangui, RCA.

Historia:

La Fraternidad de las Hermanitas del Corazón de Jesús nació el 27 de noviembre de 1977, en pleno corazón de África, a partir de seis jóvenes procedentes de cuatro diócesis. Buscaban una vida según el Evangelio con un espíritu común y en plena masa humana.. Se encontraron entonces con la herencia espiritual del P. de Foucauld, que respondía exactamente a sus aspiraciones, en el seguimiento de Jesús de Nazaret. Esta fundación fue una gran alegría para los Obispos y la Iglesia de Centroáfrica, deseosa de ver nacer algún día en su tierra congregaciones religiosas autóctonas. El 27 de noviembre de 1977, la seis primeras Hermanitas del Corazón de Jesús pronunciaron sus votos en el iglesia de Ntra. Sra. de África, en Bangui.

Número actual de miembros: 22.

Implantación en el mundo: República Centroafricana.

Características

modo de vida:

Como religiosas autóctonas y testigos privilegiados de las señales de crecimiento de nuestro pueblo, así como de sus sufrimientos, intentamos vivir la vida consagrada e igualmente las intuiciones evangélicas del Hno. Carlos con nuestra sensibilidad de mujeres africanas, en:

-  la fidelidad a la dimensión de una presencia orante entre la gente:

-  la atención especial a los más desheredados y nuestra cercanía a ellos;

-  la disponibilidad para responder a las interpelaciones provenientes de nuestro medio y de la Iglesia local;

-  suscitar en nuestros pueblos el sentido del desarrollo y la promoción de los pobres;

-  la purificación de los valores africanos de la acogida;

-  distintas actividades: visita a los presos, a las personas mayores, niños deficientes,, familias ciegas a causa de la oncocercosis, enfermos de SIDA. Cualquier servicio en favor de las personas en desgracia;

-  formación de las «mamás Eucaristía», mujeres dignas que llevan la comunión a los enfermos aislados.

compromiso:

«A causa de Jesús y de su Evangelio», nos comprometemos libremente por medio de los votos religiosos de Castidad, Pobreza y Obediencia a seguir a Jesús con todo nuestro ser, como Iglesia, para anunciar al Salvador y ser signo del Reino que viene.

aspectos esenciales:

«Amaos los unos a los otros como yo os he amado». Tratamos llevar una vida fraternal, en grupos de tres o cuatro Hermanitas, en la obediencia, la alegría, pues la vida fraternal es una Buena Nueva. Diariamente vivimos la Eucaristía, la Adoración, la contemplación de la Palabra de Dios, la acogida y el humilde servicio cotidiano para ganarnos la vida. Viviendo en medio de Pueblos desgarrados por las crisis políticas, económicas y sociales, nuestra existencia querría ser portadora de este mensaje de esperanza: Dios ama a todos los hombres.

 

 

Hermanitas del Sagrado Corazón

Naturaleza: Congregación de derecho pontificio.

Fecha y lugar de fundación: 1933, en Montpellier (Francia) 

Reconocimiento jurídico: Como congregación diocesana, en 1947, en Montpellier; como Congregación de derecho pontificio, 20 de noviembre de 1980.

Historia:

Las Hermanitas del Sagrado Corazón nacieron en Agosto de 1933.

El canónigo Dupin, presidente de la Asociación Carlos de Foucauld, confía a una viuda belga, que se llamará Hta. Marie-Charles, la fundación de las Hermanitas del Sagrado Corazón, según la Regla de 1902 escrita por C. de Foucauld.

Se reúnen varias jóvenes en Mazes, lugar próximo a Montpellier. Desde sus comienzos la fraternidad está marcada por la internacionalidad: Bélgica, Alemania, Grecia, Argelia y Francia.

En aquel momento su marco de vida era monástico; vivían en retiro, practicando la acogida y la hospitalidad. Intentar seguir a la letra lo más posible el Reglamento, pero el espíritu que contiene, que llevó a C. de Foucauld de la Trapa a Tamanrasset, las pone en movimiento. Se abren fraternidades en Túnez, Argelia, la India, Marruecos...

Pero es partir del concilio Vaticano II cuando las hermanitas van a encarnar y expresar su vida contemplativa en medio del mundo, según las intuiciones de C. de Foucauld, y a entrar en contacto más estrecho con otros pueblos y otras culturas que serán, con la Eucaristía, sus lugares de contemplación.. El espíritu del Reglamento, la vida y los escritos de C. de Foucauld son la fuente de inspiración de su vida religiosa, tanto en los comienzos como en su evolución.

Número actual de miembros: 36.

Implantación en el mundo:

Francia, España, Argelia, Túnez, Mali, Bolivia.

Características

modo de vida:

Vivimos en pequeñas fraternidades en los países, con los que están en situación precaria. Queremos hacer legible y accesible a todos nuestra relación con Dios en los tiempos de oración y en nuestra relación fraternal con los que sufren, y en nuestros encuentros con todos.

compromiso:

Nuestra oración es nuestro primer compromiso por nuestros hermanos y por el mundo entero (oración personal y adoración, 2 horas diarias, y oración comunitaria). Mirando a Jesús, y a C. de Foucauld, vemos a todo hombre como un hermano. Queremos llegar a las personas más desfavorecidas por la sociedad, y nuestros votos de pobreza, castidad y obediencia están marcados por toda esta compañía.

Vivimos en solidaridad de  destino con una Iglesia y un pueblo. Y al mismo tiempo queremos ser un lugar de diálogo y de acercamiento entre personas y culturas diferentes. Estamos marcadas por la dinámica de lo provisional en relación directa con nuestra misión contemplativa:  «Todo se pasa. Sólo Dios basta».

aspectos esenciales:

Sostener la esperanza en la oración, a partir de nuestra pobreza personal con todos los que padecen en un camino de humanidad. En una vida comunitaria sencilla, de tipo familiar, donde hay a un tiempo apoyo, reposo y soledad. En el trabajo, o en el voluntariado, según las posibilidades, queremos parecernos a Jesús de Nazaret y a las que viven en las mismas condiciones (el trabajo debe dejar siempre tiempos gratuitos para Dios solo).

Nuestro estilo de vida, nuestra vivienda están marcados por la sencillez, la sobriedad, los pueblos con los que vivimos.

Queremos aprender la lengua, el modo de hacer y los valores de los pueblos a donde somos enviadas.

 

 

Hermanos de Jesús

Naturaleza: Congregación.

Fecha y lugar de fundación: 1933, El Abiod Sidi Cheij (Argelia)

Reconocimiento jurídico (fecha y lugar):

19 de marzo, 1936 (por el obispo del Sahara)

13 de junio de 1968 (Roma, derecho pontificio)

Historia:

En septiembre de 1933, cinco jóvenes sacerdotes franceses (entre ellos René Voillaume) se trasladan al Sahara (Argelia) para vivir «según el espíritu de Carlos de Foucauld», con un estilo de vida exteriormente parecido a la vida monástica, pero que quiere estar abierto y entregado a los vecinos del pueblo llamado El Abiod, que son musulmanes.

En 1947, los hermanos comienzan a vivir en pequeñas fraternidades en ambientes populares, por todo el mundo. Este cambio es fruto de los años de vida y reflexión en el desierto; y también de la profundización en los escritos del Hno. Carlos, de la experiencia de la guerra (Mundial II) y de una búsqueda realizada en diálogo con otros grupos de personas cercanas (la JOC, Hta. Magdeleine, y muchos otros). El espíritu con el que los hermanos se lanzan a este género de vida queda explicado por el libro En el corazón de las masas, que aparece en 1950.

Número actual de miembros: 235.

Implantación en el mundo:

Camerún, Isla Mauricio, Nigeria, Tanzania, Argelia, Marruecos, Egipto, Irán, Israel, Líbano, Turquía, Siria, Argentina, Brasil, Chile, Cuba, México, Nicaragua, Canadá, Estados Unidos, Corea del Sur, India, Japón, Pakistán, Filipinas, Vietnam, Alemania, Inglaterra, Austria, Bélgica, Croacia, España, Francia, Hungría, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, Suiza.

Características:

modo de vida:

Pequeñas fraternidades de 2 ó 3 hermanos, implantadas en ambientes populares, tratando de acercarse lo más posible al nivel y estilo de vida (vivienda, trabajo) de la gente del medio en el que estamos (y también por el esfuerzo para comprender desde dentro y hacer nuestro el modo que tienen las gentes de vivir la fe y de mirar la vida y los acontecimientos).

compromiso:

Comprometidos a vivir como hermanos

-   con Jesús, poniéndonos a su escucha para recibir su mirada sobre el mundo y tratar de responder a su amor:

-   con la gente, buscando con ellos los caminos de una vida más humana, y aprendiendo de ellos;

-   con los hermanos de  comunidad, para concretar nuestro esfuerzo por construir un mundo fraternal (vivir juntos, perdonar, valorar las diferencias...)

aspectos esenciales:

La Iglesia nos ha reconocido como una fraternidad con una vida contemplativa que le es propia, hecha de compartir la condición social de los que no tienen “ni nombre ni influencia”, y de la adoración a Cristo entregado como alimento para la vida del mundo. Intentamos hacer de nuestra inserciones y de las relaciones que se crean, un camino de auténtico encuentro del «rostro humano de Dios» en Jesús de Nazaret..

 

 

Hermanitos de la Cruz

Naturaleza: Asociación de vida consagrada monástica.

Fecha y lugar de fundación: 8 de junio de 1980, S. Gabriel de Valcartier (Canadá).

Reconocimiento jurídico: 5 de mayo, 1980, Québec (Canadá).

Número actual de miembros: 8.

Implantación en el mundo: Canadá.

Historia y carisma:

Los Hermanitos de la Cruz forman una comunidad de monjes, reconocida canónicamente como Asociación consagrada de vida monástica. Fueron fundados en 1980 por un sacerdote  canadiense, el P. Michel Marie de la Cruz (Michel Verret, 1939-1997). Su carisma consiste en la contemplación y la imitación de la vida de Jesús en Nazaret. En el corazón de su existencia monástica está la adoración diurna del Smo. Sacramento, inseparable del Oficio salmodiado en el coro. No tienen apostolado exterior, pero acogen en su hospedería hombres y mujeres que quieran vivir un tiempo de retiro y de silencio, teniendo además la posibilidad de ser acompañados espiritualmente.

compromiso:

Los Hermanitos de la Cruz pronuncian votos perpetuos de castidad, pobreza y obediencia, después de haber pasado sucesivamente por las etapas de conocimiento, postulantado, noviciado y profesión temporal. En la múltiple traición monástica y del Hno. Carlos, su vida encuentra la unidad en la vida de adoración y de trabajo, en presencia de la Sagrada Familia y en la acogida a todo peregrino que se presente a la puerta del monasterio.

ecumenismo y universalismo:

Como discípulos del hermano universal, los Hermanitos de la Cruz han recibido también de su fundador la misión de orar especialmente por la unidad de los cristianos. En su liturgia integran elementos de la oración de sus hermanos orientales, acogiendo la iconografía como un tesoro de la Iglesia indivisa. En unión con Jesús, María y José, la vida de familia de los hermanitos les lleva a trabajar, sobre todo por medio de la oración y la entrega de su vida, por la reunión de todos sus hermanos humanos en la única familia de Dios.

 

 

Hermanos del Evangelio

Naturaleza: congregación religiosa.

Fecha y lugar de fundación:

Fundados el 18 de julio de 1956 en la diócesis de Aix-en-Provence (Francia) por René Voillaume, bajo la responsabilidad del Obispo del lugar, Mons. de Provenchères.

Reconocimiento jurídico:

13 de junio de 1968, por el obispo de Aix-en-Provence (Francia).

Las Constituciones actuales fueron aprobadas el 5 de enero de 1986, por el Cardenal Danneels, Obispo de Malinas-Bruselas, lugar de la fraternidad Central.

Historia:

La primera fraternidad de los Hermanitos del Evangelio vio la luz en Camargue, sur de Francia, en 1956, por impulso de René Voillaume y de Mons. de Provenchères, Arzobispo de Aix-en-Provence. Pronto se fundaron fraternidades por todas partes, algunas tomando el relevo de los Hermanos de Jesús.

A partir del recorrido y de la reflexión de los hermanos, a partir de las aspiraciones de personas de los distintos ambientes en los que están insertos, se ha ido definiendo poco a poco el estilo de la misión evangelizadora de los hermanos del Evangelio: caminar con los hombres y las mujeres compartiendo la fe y el anuncio del Evangelio, en una vida de comunidad fraternal, de oración, de inserción y de relación compartida.

Número actual de miembros: 85.

Implantación en el mundo:

Tanzania, Kenya, Argelia, Camerún, España, Italia, Francia, U.S.A., Nicaragua, México, Venezuela y Bolivia.

Características

modo de vida:

Vivimos una vida  de comunicación fraternal varios hermanos juntos, procedentes de culturas y países diferentes. Compartimos la vida ordinaria de nuestros vecinos y trabajamos con ellos para ganarnos la vida y para construir un mundo mejor: eso es para nosotros vivir el misterio de la vida de Jesús, hijo de Dios, en Nazaret. En el corazón del mundo, queremos vivir una vida contemplativa cuyos momentos fuertes son la oración en común y la Eucaristía. Nuestra manera de vivir está marcada por el gusto por la sencillez y sobriedad, un espíritu de apertura y de acogida universal y la búsqueda de humanidad en nuestra relaciones. 

compromiso:

Nuestra vida está animada por un soplo apostólico con el deseo profundo de compartir la “Buena Nueva” de Jesús con los “pequeños”, los excluidos y los olvidados de nuestro mundo. Este anuncio de la Buena Nueva adopta distintas formas según el medio en que vivimos (testimonio, participación en la promoción humana, dedicación pastoral a comunidades, comunidades cristianas de base, acogidas para  reuniones y retiros...)

aspectos esenciales:

Nuestra vida se apoya en tres “pilares”: la vida de oración (personal y comunitaria), la vida fraternal y el compartir de la vida con los “pobres”. Está marcada por la comunicación de nuestra fe en Jesús y por una proclamación de su Evangelio. Queremos «gritar el Evangelio desde los tejados» (C. de Foucauld) con toda nuestra vida y en nuestros distintos compromisos.

«Nuestras fraternidades se ponen al servicio de la Iglesia local para dar testimonio del Reino de Dios, proponer un camino de Reconciliación, trabajando así por la Unidad de todos los hombres, anunciar el Evangelio de Dios para que cada cual pueda abrirse en él con libertad y acoger los sacramentos de la salvación» (constituciones, 1.8).

 

 

Hermanitos de la Encarnación

Naturaleza: Congregación

Fecha y lugar de fundación: 26 de diciembre de 1976

Reconocimiento jurídico: Hinche, Pandiassou, Haití.

Historia:

Los Hermanitos de la Encarnación fueron fundados por el Hno. Francklin Armand en Dospalais (diócesis de Hinche, Haití), en el espíritu de Carlos de Foucauld, el 26 de diciembre de 1976. La asociación pública de fieles fue erigida como Instituto Religioso de Derecho Diocesano por Mons. Pétion L. Laroche, obispo de Hinche (Haití), el 20 de enero de 1997.

En el momento de la fundación eran diez hermanitos.

Su objetivo es la evangelización y promoción hmana de los campesinos, con una divisa: «hacerse campesino con los campesinos a causa de Jesús y de su Evangelio»

De su proximidad en el trato con la población nacen actividades de desarrollo en la dinámica de «hacer con» (salud, eduación, agricultura, etc.).

Número actual de miembros: 35: profesos, novicios y pre-postulantes.

Implantación en el mundo: Haití, Santo Domingo.

Características:

modo de vida: inserción en el mundo rural.

compromiso: inserción y evangelización.

aspectos esenciales:

Promoción: hacerse campesino con los campesinos a causa de Jesús y por su Evangelio

 

 

Piccoli fratelli di Iesus Caritas

Naturaleza: Congregación.

Fecha y lugar de fundación: 15 de octubre de 1969, en Spello, Italia.

Reconocimiento jurídico:

6 de noviembre de 1997 en Foligno, Italia, como congregación religiosa.

Historia:

Los hermanitos de Iesus Caritas fueron fundados por Giancarlo Sibilia en la diócesis de Foligno, (Umbria), tras un largo recorrido. Aceptados por el obispo Siro Silvestri en 1969, tuvieron un primer reconocimiento canónico en 1982, y fueron aceptados como Instituto de vida consagrada el 6 de noviembre de 1997. A lo largo de todo este proceso, fueron acompañados por numerosas personas, entre ellas, en el seno de la Familia espiritual de C. de Foucauld, el P. René Voillaume, Hta. Magdeleine y Carlo Carreto, y en el plano de la Iglesia local por diversos obispos italianos. Los Hermanitos de Iesus Caritas fueron admitidos en la Asociación Familia Espiritual Carlos de Foucauld en abril de 1984, en la Asamblea de Le Tubet (Aix-en-Provence) bajo la presidencia de Mons. de Provenchères.

Viviendo el Evangelio según las intuiciones de C. de Foucauld, encuentran su especificidad en la vida fraternal y la amistad entre ellos –primer anuncio del Evangelio- y una vida compartida con todo el mundo de su entorno, con especial predilección por las diferentes pobrezas del medio que les rodea. Se dedican con plena libertad al anuncio del Evangelio, en la escucha de la Palabra de Dios, acompañados por la Eucaristía celebrada y adorada; se trata de los dos aspectos que caracterizaron la vida y el espíritu de Carlos de Foucauld, monje misionero. Tratan de vivir todo esto plenamente insertados en la vida de la Iglesia local.

Número actual de miembros: 20.

Implantación en el mundo: Italia, Israel.

Características:

La congregación de Hermanitos de Iesus Caritas está formada por hermanos que evocan la divisa foucauldiana «Iesus Caritas», inspirándose en el mensaje espiritual de C. de Foucauld. Es el lugar donde aprendemos juntos a orar, y a la luz dl Evangelio nos preguntamos cuál es el camino trazado por el Señor para cada uno.

La Comunidad se presenta como signo y anuncio de  que en Jesucristo se puede hacer real la utopía del amor.

 Los Hermanitos de Iesus Caritas dedican su vida al amor a Dios y a todos los hombres, a la obediencia a los consejos evangélicos, a la oración continua por la Iglesia local, la Iglesia universal, por todos los hombres, especialmente por los pobres y por los que aún no conocen el Evangelio.

Todo esto, insertos sin reservas en la comunidad diocesana, en comunión con el obispo, los sacerdotes, los diáconos y todo el pueblo de Dios. La Comunita construye el ritmo de su jornada cantando la liturgia de las horas, con el compromiso del trabajo manual o del servicio a la Iglesia diocesana, y tiempos de silencio y períodos de soledad.

Los Hermanitos de Iesus Caritas publican una revista trimestral de espiritualidad foucauldiana: «Famiglia Carlo de Foucauld – Iesus Caritas» en lengua italiana y se ocupan de otras publicaciones dedicadas al mensaje espiritual de Calos de Foucauld.

Los Hermanitos de Iesus Caritas ofrecen su fraternal hospitalidad a todos los gustan de compartir con ellos algunos días de silencio y oración, para buscar el designio de Dios en su propia vida.

 

 

Unión – Sodalidad

Naturaleza: Asociación de fieles.

Fecha y lugar de fundación: 1909, Fundación de la Unión (diócesis de Viviers, Francia).

Reconocimiento jurídico: 1986, por Mons. Derouet, obispo de Arras, Francia.

Historia:

Carlos de Foucauld vivió una espiritualidad profunda en la soledad, primero en Nazaret antes de ser sacerdote, y luego en el Sahara. Murió muy solo. Conoció también una gran soledad interior durante los siete años que vivió en la Trapa: efectivamente, aunque es allí donde vivía, no se sentía “de la Trapa”. No hay que olvidar tampoco la soledad en que estuvo durante los doce años que vivió como incrédulo, de los 12 a los 28 años; ni su soledad durante la exploración de Marruecos; ni su soledad en el apartamento de la calle Miromesnil antes de su conversión. Finalmente, y esto es muy importante para nosotros, C. de Foucauld conoció una inmensa soledad interior, una noche de la fe, durante los diez últimos años de su vida. En esta soledad y, a través de ella, en la comunión de los santos, -comunión muy secreta y discreta, muy interior y poco visible- es donde nos arraigamos, quienquiera que seamos: en la Unión-Sodalidad, efectivamente, hay sacerdotes seculares, laicos, religiosos y religiosas, obispos, etc., personas todas marcadas por esta soledad espiritual, nómadas en búsqueda constante de la Vida Trinitaria.

La Unión-Sodalidad es una sociación privada de fieles, es «la más humilde de las afiliaciones foucauldianas» -por emplear la expresión de Louis Massignon (1883-1962)- quien quería expresar así el hecho de que nosotros no tenemos ningún signo visible de fraternidad. Pero su proyecto fue madurando durante largo tiempo.. Comienza con las conversaciones de Massignon con Carlos de Foucauld, el intercambio de correspondencia, la noche de adoración que pasaron juntos en el Sagrado Corazón de Montmartre el 22 de febrero de 1909. Se concreta en la única fundación del «hermano universal», la Unión de hermanos y Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús, que contaba con 49 miembros en el momento de su muerte, entre los que estaba el mismo fundador. Años más tarde, en la reunión de todas las “familias” del P. de Foucauld que hubo en Beni-Abbés en 1955, Massignon fue reconocido como responsable de un pequeño grupo cuyo número podía contarse con los dedos de la mano. A partir de los años 60 le sucede el actual coordinador, el P. Jean-François Six.

Hay que señalar que fue Louis Massignon quien rescató los proyectos del Hno. Carlos tras su asesinato; fue él quien pidió a René Bazin que escribiese la biografía que causó tanto impacto, primero en Francia. Louis Massignon editó el Directorio (texto de 1909, con los añadidos de 1913 hechos por el Hno. Carlos), primero en 1917 en el Instituto francés de El Cairo, y luego en París en 1928 y 1933. En 1957 René Voillaume, fundador de los Hermanitos de Jesús y de los Hermanitos y Hermanitas el Evangelio, hizo una adaptación del texto para uso de las Fraternidades seculares del Hermano Carlos de Foucauld. En ese sentido se puede decir que Louis Massignon es un eslabón esencial entre su amigo Foucauld y las fraternidades que nacieron veinte años después de su muerte.

Número actual de miembros: 1000.

Implantación en el mundo: 53 países 

Características

modo de vida:

Los miembros son los bautizados, en igualdad fraternal: sacerdotes, laicos, obispos, casados, solteros, en diáspora, “misioneros aislados” (C. de Foucauld).

compromiso:

Personal, en una estructura flexible, renovable cada año.

aspectos esenciales:

Vivir Nazaret, allí donde uno esté, una existencia evangélica, según los consejos de Jesús. Vivir, en la Eucaristía, la fraternidad con Jesús y con todos nuestros hermanos los hombres. Cada miembro se apoya en los hermanos y hermanas de la Unión-Sodalidad: es una unión de oraciones y de acciones, en la Comunión de los Santos.