Asociación Internacional de la Familia Espiritual de Carlos de Foucauld

Declaración común en favor de la paz

 

Reunidos en asamblea general, los grupos de la Familia Espiritual Charles de Foucauld  reconocen que ninguno de sus miembros puede vivir indiferente al contexto político actual, sino al contrario, cada uno se siente tocado por el problema de la violencia y la guerra. El nuevo principio de la guerra "preventiva" crea un precedente ante el cual nuestro deber es reaccionar con fuerza.

En el interior de la Familia Espiritual Charles de Foucauld, provenientes de continentes y horizontes bien diferentes, reconocemos la importancia de la acogida, del diálogo y del respeto al otro como medio de contribuir a una cultura de paz y de justicia. Entre nosotros, muchos, sobre todo estos últimos tiempos, se han comprometido contra la guerra y en favor de la paz, y lo siguen haciendo participando en acciones concretas por la paz en los  niveles político, cultural y religioso sin olvidar todos los pequeños gestos de solidaridad y de amistad de todos los días. Nos solidarizamos también con todas las víctimas de las violencias y de las guerras, especialmente en Irak, en el cercano Oriente, en Centro África, en Colombia...

Para mantenemos en nuestro compromiso en favor de la paz y la justicia, proponemos algunas acciones como: el ayuno y la oración, el primer viernes de cada mes... la revisión de vida personal y comunitaria a la luz de la no-violencia evangélica. Queremos continuar el trabajo en los grupos que ya se han comprometido profundamente en favor de la paz. Nos gustaría poder compartir estas experiencias en el seno de la asociación. Estos signos de resistencia y de esperanza pueden ayudamos a subrayar el hecho de que pertenecemos a una Familia, que compartimos una misma herencia, la del Hermano Carlos. Con él, estamos al servicio del Reino de Dios para la construcción de un mundo más justo. Que mejor conclusión que las palabras del Hermano Carlos, que decía, comentando Mt 5,9 (Bienaventurados los pacíficos): "Debemos mantener, en lo posible, la paz entre todos nuestros hermanos, según los medios que Dios nos dé. que sus representantes nos permitan emplear, según nuestro estado."

Debemos esforzamos en hacer reinar esta paz, por nuestras oraciones y por nuestras palabras y por nuestros actos. 

Tre Fontane, 25 de abril de 2003

 

Aviso legal

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld