Fraternidad Iesus Caritas

 

Instituto Secular femenino, católico, fundado por Marguerite Poncet, ayudada y animada por el P. René Voillaume

Vida consagrada en medio del mundo, según el mensaje del beato Carlos de Foucauld.

 

fic1.jpg (30830 bytes)

Nació en Ars (Francia) el año 1952. Fue aprobado de Derecho Pontificio, el 8 de diciembre de 1999.

De condición seglar, enraizada en la consagración bautismal, como respuesta a la llamada personal y gratuita de Dios.  Una vida centrada en una auténtica amistad con Jesús contemplado y amado.

Estamos llamadas a contemplar la obra de Dios en este mundo, manteniendo, incluso, en los momentos sobrecargados, este estado contemplativo característico del Hermano Carlos. Trabajando desde nuestro sitio en solidaridad con todo el mundo para que crezca en nosotras y a nuestro alrededor el amor universal.

Nuestra vocación se alimenta por la Eucaristía, la oración,
la Palabra de Dios y la realidad cotidiana.

fic3 .jpg (29310 bytes)

Imitando la vida de Nazaret, en la búsqueda de la voluntad de Dios en nosotras para poder expresar así su ternura en estas realidades, teniendo a Jesús como modelo único.

La castidad en el celibato nos hace libres para amar a los demás en una vida equilibrada, disponible y gozosa.

Provenientes de todos los países, ambientes, profesiones y culturas, profunda inserción en el mundo, viviendo cada una de la manera más simple posible.

fic4.jpg (7025 bytes)

No vivimos juntas. La FJC tiene por misión acompañar a cada una a permanecer plenamente disponible a la voluntad de Dios. Cada fraternidad local se reúne todos los meses durante 24 horas para compartir juntas la Palabra de Dios, la Eucaristía, la Adoración prolongada y la revisión de vida.

Ponemos un acento particular al espíritu de fraternidad universal, que pide una actitud interior de humildad, de apertura y de reconocimiento de todas las diversidades.

fic5.jpg (27178 bytes)

Atentas a los signos de los tiempos, según las necesidades del mundo actual, en una atención particular a los más pobres. Ver en las tareas diarias, profesionales, familiares, eclesiales, sociales y políticas, el tejido de nuestra consagración a Dios, mediante la acogida, la escucha, el testimonio y el compartir.

Hay miembros en los 5 continentes

Una vez al año nos reunimos para hacer un retiro de una semana. Estos retiros anuales, que tienen lugar en distintas regiones, son ocasión, también, de reforzar los lazos de amistad con los miembros de otros países y compartir las diversidades de nuestros ambientes y culturas

La FJC está abierta a toda mujer soltera o viuda, entre los 25 y los 45 años, que se sienta llamada a vivir esta opción de consagración total y definitiva al Señor.