de un hermano de España

"Vamos llegando al final de este Adviento, al final siempre me pregunto lo mismo ¿esperamos, de verdad, a alguien?

Estos días entre la visita de un chaval del barrio con permiso para salir de la cárcel unos días y visitar a su familia y verlo con su mujer (una niña) y su hijo de 5 años, y pensar en lo negro y dependiente que tienen su futuro y estar con José y Anabella y sus hijos José y Fali y que entre todos no suman los 40 años (que el tango diría que no son nada) y que van dando bandazos por la vida y en 2 años han cambiado 5 veces de piso y siempre sin dinero y una casa de locos y a pesar de todo se quieren... y ver el barrio y conocer a Vicente ingresado con SIDA (Miguel le visita todos los días) y a Milindris que duerme en una vieja furgoneta y estar con Pepe y saludar a Lázaro y escuchar a Vicky y saber que son ellos quienes tienen un corazón necesitado y roto y esponjoso y tierno y humano y grande y abierto para gritar "con toda su vida": "Esperamos a un hermano que quiera embarrarse con nosotros, que se siente en nuestras calles, que mire a nuestros ojos..." No sé, creo que no "esperaremos a nadie" si no nos ponemos a su lado... si no correremos el riesgo de no estar en el buen sitio cuando venga..."

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld