Inicio > Familia espiritual > Hermanos de Jesús > Boletín > 8 > Annaba

Inicio > Testimonios > Armand, de la fraternidad de Annaba

 

de Armand : Annaba (Argelia)

  Armand nos escribe desde Annaba, ciudad costera del este. La fraternidad tiene una presencia ya antigua. A pesar de que corren tiempos muy duros para los cristianos de Argelia (al igual que para una buena parte de los musulmanes), durante los últimos veinte años, Armand no desespera y permanece muy sensible a todo gesto de apertura en el interior del Islam.  

Después del encuentro regional en Argel a comienzos de julio, he vuelto a Annaba. Las actividades de la gente que nos rodean son diferentes porque es verano.

Las escuelas y los institutos están cerrados hasta el regreso del próximo curso. Muchos adultos están con las vacaciones anuales, la mayoría del tiempo se quedan aquí mismo. Los estudiantes, sobre todos los de medicina, tienen exámenes de recuperación. Las playas tienen una fuerte afluencia. La ciudad está invadida por rostros poco habituales: emigrantes de regreso a su país, emigrantes del interior en vacaciones o a la búsqueda de otros horizontes, emigrantes del África subsahariana (que apenas se esconden a pesar de ser clandestinos). Las terrazas de los cafés en la vecina placita de mi casa están llenas todo el día hasta la noche. A veces son jóvenes, incluso muy jóvenes, que se divierten jugando y ocupan el lugar gritando, incluso molestando a los adultos o a las personas mayores deseosas de un poco de tranquilidad tras los molestos ruidos del día: gritos o interpelaciones, cláxones o las sirenas de seguridad de los coches, sin olvidar las conversaciones a través del teléfono móvil que son escuchadas por todos los viandantes sin discreción alguna, música también, pero relativamente discreta.

La vida podría parecer monótona pero suceden muchas cosas. ¿Por qué llora esta pequeña en la 2ª planta a lo largo del día? Sus padres están en proceso de divorcio: la pequeña llama a su mamá.

¿Por qué decenas de personas están esperando delante del tribunal que está a 100 m. de mi casa? El periódico me da la explicación: “Tres embarcaciones de ‘ilegales’ a lo largo de la costa de Annaba – una persecución deja 1 muerto y 18 heridos”. Los ilegales, esos hombres que no respetan  carreteras, ni fronteras, ni ‘papeles’ y que arriesgando sus vidas tratan de llegar a Cerdeña en una pequeña barca de motor. Creo que ya he hablado de esto…

Embarcación de ¿ilegales?...

 

Pero esto no acaba ahí: jóvenes que malviven deseando ver y vivir otra cosa, adultos desempleados, enamorados deseando reunirse con su prometida, real o hipotética. Sin embargo El Dorado no está del otro lado: “Si lo hubiese sabido no habría salido” dirá un joven que consiguió atravesar el mar clandestinamente. Y luego ¿por qué una verdadera mafia se enriquece a costa de los desempleados comerciando con esas barcas de la muerte? Todo parece bien organizado: la barca y el motor, el GPS… Y luego, ¿es tan difícil para la policía ver esas barcas dispuestas a salir a la caída de la tarde? Las playas propicias a ese tipo de tráfico no son tan numerosas o tan grandes. Sin embargo, muchos fracasan. En particular en estos días, en los que se inició una persecución entre la policía marítima y los pasajeros de 3 barcas con motor. Pero hubo errores, abordaje deliberado (?): 1 muerto y 18 heridos. El difunto de 32 años parece que quería reunirse con su prometida en Francia. Se dice que le habían negado el visado varias veces. Resultado: una familia en duelo. ¿De quién es la culpa?

Resultado 1 muerto y 18 heridos…

 

Un país que no deja ya ninguna esperanza a sus jóvenes, otros que cierran sus fronteras a la gente del sur. No es bueno ser joven en África hoy. Enseñadnos un país en África donde la juventud esté feliz hoy día. Porque incluso cuando se tiene trabajo, ya no se puede ser honesto aquí porque uno se haría notar demasiado. Un vecino que comercia con material informático me contaba que había abandonado sus estudios de Derecho cuando se dio cuenta que en la justicia (abogados y magistrados) todos estaban sometidos a la corrupción…

Se vive con normalidad …

 

Algunos se enrolan en la policía, la gendarmería o el ejército porque les garantiza un salario seguro. Pero aquí o allá desgraciadamente existe un terrorismo que arrasa de manera repentina e inesperada. Así el otro día un convoy del ejército fue atacado por un grupo terrorista resultando 14 militares muertos. Las víctimas son originarias de todas las regiones del país y en su mayoría son reclutados… Así pues tal vez haya menos riesgo marchándose en una barca. Un mes antes hubo una emboscada en el centro del país con 18 muertos. No se puede vivir continuamente con el miedo o la inquietud: basta con ir a las playas para darse cuenta. A pesar de todo se vive con normalidad, por lo menos aparentemente.

Y es cierto que durante todo el verano ha habido festivales por todas partes en el país, empezando por el festival panafricano de Argel en la primera quincena de julio donde hubo presencias folklóricas y culturales de grupos de todos los países de África (excepto de Marruecos). Festival de música moderna, de música andaluza, de raï, de teatro y también de Timgad en las magníficas ruinas romanas.

Encuentros de carácter religioso también, como ese Congreso internacional  con el que se quería celebrar el centenario de una hermandad religiosa sufí (mística) que quiere estar abierta a los otros y al mundo.

El Cheikh (gran maestro) vive habitualmente en Francia porque sus padres sufrieron la época de Boumedienne. Había allí 5000 congresistas. Todo estuvo muy bien organizado. Uno de los temas era la protección de la Tierra. Una caravana había recorrido el país en los meses precedentes para sensibilizar a la gente y en cada etapa se plantaba un árbol, un ‘arganier’, especie de árbol que solamente se encuentra en el sur del Atlas marroquí. Hubo un verdadero debate de carácter religioso según dijo la prensa. Citaré solamente a un periodista: “Para lo esencial había que asistir a las conferencias para ver cómo se rompía no solamente el cliché de las conferencias religiosas aburridas, habituales en Argelia…Por una vez, y según los participantes, se trataba de un verdadero acto fundador de un debate nacional e internacional sobre el Islam y su práctica. Hecho sorprendente, el acto estaba bajo la tutela de una Hermandad y no de los grandes medios de Estado… La celebración de un centenario convertida en coloquio sobre el futuro del Islam en Argelia”. Todo es posible en Argelia, tanto lo peor como lo mejor.

Así que la esperanza sigue presente.

…unodelosencuentros:"serconscientes"

 

Hace poco que me di cuenta durante un encuentro que reunía en Annaba a unas cuarenta personas (desde hace dos años me he inscrito en una asociación local) y hablábamos sobre la violencia en la sociedad civil (aparte del terrorismo). Es interesante ver cómo los hombres y las mujeres (mayoría) se implican para volver a dar un poco de esperanza por medio de la escucha de los jóvenes (y de los menos jóvenes) en el teléfono (SOS Nour) o bien organizando cursos de francés en un barrio desfavorecido. Y lo hacen con una profunda conciencia de las realidades de la vida corriente y de sus dificultades. Personalmente solo aporto mi presencia. También estaba el imán de la más antigua mezquita de Annaba, un hombre de unos 40 años. Le preguntaron su opinión: “Señor imán…” Él respondía con toda sencillez. Fui a verle una tarde a su mezquita. Estaba acogiendo a un grupo de jóvenes diabéticos de una colonia de vacaciones de Sétif. Les contaba la historia de la mezquita. Hicimos la visita de la mezquita juntos. Seguidamente, como el mes de ayuno se acercaba, les dijo, insistiendo, que puesto que ellos tenían que ponerse diariamente varias inyecciones de insulina, no tenían que ayunar. Este es un raro gesto de apertura que le hace ser mal visto, parece ser, frente a sus hermanos de Hermandad. Seguidamente hablé mucho tiempo con él: es anti-wahabita y pertenece a la hermandad de la que os he hablado y al coloquio que he mencionado.

Así es cómo uno puede pasar el verano en Annaba. Todo esto alimenta mi oración y me ayuda a ver que merece la pena estar aquí. Y el mes de Ramadán acaba de empezar, mes de ayuno y de reflexión o de oración. El ritmo de vida alrededor mío ha cambiado mucho. Rezo para que el Señor acepte el ayuno de aquellos que me rodean. Pero pienso en cada uno de vosotros.

 

en solidaridad con los miles de ilegales en el mundo

“El que pierde su vida por la libertad

no muere, no puede morir.

Que sobre él lloren la tierra y el sol,

y toda la naturaleza”

(Cristo Botev: 1848-1876 – Bulgaria)

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld