Inicio > Familia espiritual > Hermanitas de Jesús > 60 Años en Chile

Inicio > Noticias > 2012 > 60 Años de Hermanitas de Jesús en Chile

60 años de presencia de las Hermanitas de Jesús en Chile

El mes de Julio de 1952, llegaron las primeras hermanitas a Chile respondiendo al llamado del Padre Hurtado.

Para celebrar los 60 años, Donata nos propuso agradecer juntas al Señor y aprovechar de esta ocasión para transmitir algo del mensaje del hno. Carlos y de hta. Magdalena uniéndolo a la celebración de los 50 años del Concilio. (Para lo mismo, ya se “celebró la Semana de Nazaret para jóvenes” en Caldera).

Para eso se programó dos encuentros con los amigos de siempre y los más recientes, con las familias de las hermanitas chilenas (23 familiares participaron), encuentros en que queríamos profundizar en el mensaje transmitido y en la manera de vivirlo hoy.

El primer encuentro se realizó en el colegio de los Sagrados Corazones en la Alameda, lugar accesible para todos y que nos facilitaron gracias al Padre Enrique Moreno SSCC que nos apoyó en todo.

Pedimos a Enrique su ayuda para organizar este encuentro por la cercanía que tiene con la espiritualidad de la fraternidad desde la llegada de los primeros hermanos en el año 51 y la visita del padre Voillaume. También por su apoyo y amistad con la fraternidad de la población Libertad mientras él vivió en Talcahuano.

También pedimos ayuda al Pablo Walker, SJ por ser seguidor del Padre Hurtado y porque conoció más la fraternidad en esos últimos años en que acompañó a la hta Geno durante su larga enfermedad.

La preparación de este primer encuentro se realizó gracias a un equipo en que estaba Donata, Enrique, Pablo, Juan Carlos y Cristián. Se reunieron dos veces para repartir las tareas. Preparación de la sala, atención en la convivencia que estuvo a cargo de Juan Carlos y su equipo, lo hizo con mucho cariño y disponibilidad para que las hermanitas estuvieran disponibles para la acogida.

La sala era grande. Adelante las fotos del Hno. Carlos y de Hta. Magdalena y el Niño Jesús nos acompañaban.

Había 17 mesas bien arregladas con manteles y arreglos florales que daban un ambiente familiar. En cada mesa estaban dispuestos folletos del Hno. Carlos y de Hta. Magdalena y el tríptico de la fraternidad para dar a conocer.

Cabían alrededor de 10 personas en cada mesa y se pudo calcular que nos juntamos entre 150 a 180 personas entre familiares y amigos de Santiago, de alrededores y de la Victoria.

El encuentro empezó con la presentación del Power Point de la vida y mensaje de la hta. Magdalena que encantó a todos haciendo descubrir más a fondo la espiritualidad.

El primer tema lo dio el Padre Enrique era sobre el contexto del Concilio en su 50 aniversario y el carisma de la fraternidad con su aporte a la Iglesia pree y post conciliar.

El segundo tema lo dio el Padre Pablo que habló del Padre Hurtado y sus primeros contactos

con esos hermanos y hermanas contemplativos trabajando en fábrica”. Congregación que el invitó a Chile. Hta. Magdalena lo pudo conocer en su cama de hospital poco antes de su muerte.

Y el tercer tema fue la presentación del carisma a partir de la vida del hno. Carlos y de hta. Magdalena y la vivencia de hoy de las fraternidades, por Donata.

Al final de las exposiciones se invitó a un intercambio por mesa y el micrófono estaba disponible para los que deseaban dar un testimonio o compartir su agradecimiento o sus deseos…

Todo eso acompañado de una rica once donde no faltó nada ya que muchos aportaron y abundaron las tortas y empanaditas traídas por Yolanda nuestra gran amiga que nos dijo: “mi padre habría hecho esto, hubiera cuidado que no les faltara nada”… hablando de don Enrique Alvear, (Obispo fallecido, gran amigo de la fdad) que la acompañó en su juventud, en el momento que más lo necesitaba y que le permitió salir adelante.

Hubo varias reflexiones, sólo le compartimos la de Manón (gran amiga de la Geno): “Las hermanitas son mineras de la veta de la amistad”

Entre los presentes estuvo Don Pedro Ossandón que era Obispo Auxiliar de Talcahuano y acaba de ser nombrado Obispo Auxiliar en Santiago. Va a vivir en la Población La Legua. Apreciamos su presencia de amistad gratuita, discreta en esta celebración. La semana siguiente nos vino a visitar a la fraternidad. Mariano Puga también viajó de Chiloé para estar con nosotras.

Por falta de tiempo, ya que teníamos que desocupar la sala a las 19 horas no se pudo pasar el DVD sobre las fraternidades de hoy como estaba previsto, pero varias personas expresaron que este encuentro les dio la oportunidad conocer el “porqué” las hermanitas viven así y para nosotras fue volver a tomar consciencia que la espiritualidad e la fraternidad estuvo presente en el concilio Vaticano ll. Como nos decía un amigo sacerdote: “es una nueva espiritualidad que aportó una manera nueva de ser Iglesia, de volvernos al Evangelio, una nueva manera de evangelizar…”

El segundo encuentro del 8 de Septiembre fue una Misa en la Comunidad Cristiana de la Victoria, Misa celebrada por el Arzobispo Ricardo Ezzati que este mismo día celebraba sus 16 años de ordenación Episcopal.

El mismo vino antes de la Misa a tomar once con nosotras en casa, donde también encontró 3 jóvenes con quienes conversó con mucha cercanía. Su cercanía y sencillez fue muy apreciada en la comunidad cristiana, en especial con los jóvenes del grupo juvenil.

Con una semana de atraso, ya que no estaban para el 1º, llegaron los dos pendones que adornaron el fondo de la iglesia, detrás del altar, de cada lado de la cruz, uno con el hno. Carlos con la frase: “Apenas supe que existía un Dios, no pude hacer otra cosa que vivir solo para Él”. Y en el otro con la hta. Magdalena con el azadón en la mano y la frase: “Dios me tomó de la mano y ciegamente lo seguí”.

La Toya se quedó admirada delante de hta. Magdalena y con su mirada de pobladora… le impresionó una religiosa con azadón. ¡Qué mujer! decía y le llamaba la atención su mirada.

En la homilía, don Ricardo, recalcó nuestra vocación de vivir Nazaret y Belén en los lugares comunes, y no como hermanas, sino como “hermanitas” poniendo mucho énfasis en el sentido del nombre de “hermanitas de Jesús”.

En el ofertorio se presentó:

- al Niño Jesús de greda, expresando lo que es la Infancia Espiritual

- Una arpillera del Cristo Mapuche hecho por la hta Clara expresando la encarnación de Jesús en medio de nosotras.

- Y el tercer signo fue que nos juntamos todas las hermanitas delante del altar para rezar juntas la oración de Ofrenda.

Hubo un testimonio de Pablo, joven que participó en la semana de Nazaret en el norte, en Caldera. Supo tan bien expresar el camino del que quiere seguir hoy al Nazareno (les enviamos su testimonio).

También nuestra gran amiga Margarita dio su testimonio sencillo en que recalcó que para ella, si cada hermanita es distinta, lo que cuenta es que es Hermanita.

Al final dos jóvenes bailaron un pie de cueca celebrando así al Obispo y también a las hermanitas, mientras se ofrecía torta, sándwich, bebida y café. Los que deseaban se acercaban al micrófono para dar un testimonio o alguna palabra más personal.

Claudina, la Alcaldesa que es pobladora de la Victoria y su Concejala Gloria estaban presentes. Con ellas se vivió aquí el tiempo de la dictadura. Son del partido Comunista. Claudina tomó la palabra, fue sencillo y profundo. “¿De dónde sacan la fuerza las hermanitas en los momentos difíciles? Se que es de Dios, pero siempre me pregunto: ¿Cómo pudieron apaciguar a los pobladores el día de la muerte de Andrés? Su presencia pacificó. En tiempos difíciles ayudaron a tomar decisiones”.

Los hermanos Noel, Elías, Benito y Jaime que es postulante, participaron a los dos encuentros reencontrándose como nosotras con los amigos. Vino también Roberto (ex hermanito) que estaba en la fraternidad de Los Nogales.

Cómo no agradecer al Señor y a hta. Magdalena que nos permitieron vivir estos encuentros a pesar de tantas debilidades nuestras y la verdad, gracias al empuje de la Donata!

Nos juntamos 9 hermanitas en Santiago, Flor pudo viajar por el día a pesar de si trabajo y Luigina llegó a tiempo de su casa para el segundo encuentro. Elena y Tere de Talcahuano fueron un gran apoyo en los preparativos, atención a la casa y acogida. Hubo muchos detalles que prever y organizar para que cada uno se sienta acogido y querido. Marina llegó primero y se fue la última lo que fue una gran ayuda.

Sabíamos que Odilia y Mari desde Francia, Clarita y Anita desde Talcahuano, Paula y Adriana desde Copiapó estaban unidas y apoyándonos en la amistad y oración y desde el cielo junto con hta. Magdalena y el hno. Carlos, es la Geno que nos sigue acompañando y protegiendo.

Para terminar sólo recordar que “la debilidad humana es causa de fuerza”. Nuestra región fue muy probada en estos últimos años: Enfermedad y muerte de Geno, enfermedades de María Elena, María Inés y Anita, la necesidad para 4 hermanitas de vivir en casa de reposo… Festejar los 60 años de llegada a Chile podía aparecer imposible. Pero animadas por el dinamismo de Donata y unidas en el deseo de dar a conocer “el Tesoro” que es Jesús de Nazaret, nos permitió de ir caminando juntas y poder concretar deseos e ideas buscando apoyo con los amigos y contando con el apoyo y oración de cada una.

Hemos emprendido algo que nos sobrepasaba, pero el Señor sabe si el grano de trigo tiene que seguir cayendo en tierra o si algún fruto veremos pronto. Cualquiera que sea Su voluntad le agradecemos SU PRESENCIA EN MEDIO DE NOSOTRAS.

Hermanita Mónica

con el aporte de htas:

Marina, Tere, Elena y María Elena

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld