De Álava a ... Marruecos       

María Jesús

María Jesús nació en un pueblecito de Álava; pero creció en Bilbao, en el seno de una familia de 7 hermanos. Ha vivido muchos años con nosotras en la Fraternidad de España, en las comunidades de Madrid y de Zorrotza (Bilbao). Su deseo de conocer el mundo del ISLAM la llevó a Marruecos. Hace cuatro años que vive en Fez, desde donde nos cuenta su experiencia, comunicándonos lo feliz que es allí.

 

Queridas hermanitas, amigos y hermanos de la fraternidad:

Al inicio de este año 2000, deseo compartir un poco de mi vida en medio del pueblo marroquí.

La llegada al trono del Rey Mohamed VI, ha abierto una etapa nueva llena de esperanza. Éste acontecimiento levanta grandes expectativas de un cambio profundo, al que todos debemos aportar nuestro compromiso y nuestro trabajo en comunión con ellos.

Desde mi llegada a Marruecos he palpado la necesidad de conocer bien la lengua para poder comprender y comunicarme mucho mejor...... Para responder a esta necesidad, que en mí era un gran deseo, el año pasado estuve «liberada». Aziza y Mouhsin, me han ayudado en este aprendizaje y hemos llegado a ser grandes amigos.

Mouhsin es licenciado en física y está en el paro; con él me he podido acercar y comprender un poco mejor la dura  realidad del paro en este país, que golpea sin piedad a muchas personas, con preparación universitaria o sin ella, donde la única salida que ven es la EMIGRACIÓN. 

En octubre de 1999 regresé a la fabrica de confección, después de estos meses de interrupción. El primer día, con cierta emoción, fui reconociendo a cada una de mis compañeras; sentí la alegría del re-encuentro: ¿Tú, tú sigues aquí? ¿Has vuelto? ¿Y  tú.... y tú...? Muchos nombres y rostros se hacían presentes de nuevo, los lazos creados durante años renacían con fuerza, como si nos hubiésemos despedido el día anterior.

Me alegra poder hablaros de alguna de ellas:    

DRISSIA y yo nos comprendemos, incluso sin muchas palabras. Hemos llorado juntas cuando las condiciones de trabajo o las relaciones eran demasiado duras para  soportarlas; entonces, una palabra de ánimo, una broma, una mirada cómplice nos daba fuerza para continuar. Sí, nos gusta hablar y estar juntas...

SOUMIA vive ahora cerca de nuestra casa y vamos juntas al trabajo. Hace dos años que me invitó a una fiesta-oración   antes del Ramadán, con otras compañeras de trabajo y su familia. Fue una experiencia religiosa que intento comprender en su manifestación. Mi deseo es acompañar a Soumia en su búsqueda, con la mayor humildad que puedo...

ZOHRE es una compañera con la que compartimos la comida en el trabajo con Lubna y Majda . Ahora está casada, pero cuando nos conocimos estaba llena de dudas, de miedos, deseos y sueños..... uf. ¡Cuánto camino recorrido desde aquella Fiesta del Cordero (Aid  kbir) en la que me invitó a su casa y en la que me sentí tan esperada! Muchas veces me pedía opinión sobre su compromiso... y mi respuesta muy a menudo era: sólo tú puedes sentir lo que  deseas y quieres, yo solo puedo acompañarte, rezar contigo y por ti para que Dios te ilumine....

Con ZINEB me unió el compartir el mismo puesto de trabajo, planchar. Simpatizamos en seguida, quizás por que es un trabajo que a lo largo del tiempo resulta bastante duro. A ella la despidieron sin que pudiese encontrar otro trabajo; se quedó sin ninguna salida, sin solución , y por eso ha decidido irse a Arabia Saudí. Allí le han prometido un empleo...  ¡ que Dios proteja tus idas y venidas Zineb!

Muchos más rostros, con sus historias, con sus nombres,  están en mi corazón... Asia que tiene un hermano sin papeles en Granada, Rabea, Fátima, Malika...

Acabamos de terminar el Ramadán, “un tiempo favorable” para poder compartir sobre el significado y la experiencia del ayuno, la oración y la limosna. A veces me resulta agotador, ya que no es fácil dar razón de nuestra fe  y de nuestras prácticas religiosas, respetándonos y acogiéndonos en nuestras diferencias.

 

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld