Inicio > Familia espiritual > Hermanitas de Jesús > Boletín > 12 > Irlanda

Inicio > Familia espiritual > Hermanitas de Jesús > Signos de esperanza en Irlanda

Inicio > Testimonios > Signos de esperanza en Irlanda

En el mundo... Signos de esperanza

IRLANDA

¡Ven! ¡Venid a visitar la verde Irlanda! ¡El país amado de San Patricio!

Ante todo, tendréis que decidir si queréis visitar Irlanda, es decir, la "República de Irlanda" (EIRE en la lengua del país), en cuyo caso utilizaréis euros y recorreréis kilómetros, o si queréis visitar Irlanda del Norte (ULSTER); en este caso vuestra moneda será la libra esterlina y recorreréis millas.

Nuestra fraternidad está en esa parte norte de la isla. Vivimos en una zona "olvidada" que era, aún no hace mucho tiempo, un cuartel del ejército británico. Cuando se fueron los soldados, hubo familias católicas pobres de Belfast que vinieron para escapar de la violencia.

Somos tres hermanitas, originarias de Francia, Japón y Polonia. Estamos aquí desde hace 4 años, y heredamos lazos de amistad ya tejidos por las que nos precedieron. Fuimos calurosamente acogidas y sostenidas por muchos amigos y poco a poco construimos nuestra comunidad con nuestras tres culturas distintas y nuestros tres temperamentos tan diferentes. ¡Día tras día procuramos mejorar nuestro inglés!

¡Venid a visitar Belfast!

Descubriréis el "muro de la paz" construido años atrás entre las zonas católicas y protestantes.

Descubriréis qué barrios son católicos y cuales son protestantes. Cada comunidad tiene sus propias calles, sus taxis, sus hospitales, sus cementerios y sus escuelas.

Cuando vayáis por la calle, observad las banderas, (británicas o irlandesas): ellas os dirán en qué lado estáis.

Aquí y allá encontraréis "jardines del recuerdo". Son numerosos, a ambos lados del muro… En ellos podréis leer los nombres de todas las personas a las que mataron con violencia.

Necesitaréis tiempo para ir a mirar los "murales". Son pinturas en las paredes de muchas casas que reflejan la verdadera historia del pueblo de este país. Cada lado tiene una historia bien distinta. Cada lado expresa la violencia contra el otro… pero, lentamente, estos murales cambian y se vuelven menos violentos: muestran más preocupación e inquietud por la sociedad y por otros países que luchan por la paz.

A través de este tipo de visita, comprenderéis sin duda lo duro que fue el tiempo de los "disturbios" (enfrentamientos) entre las dos comunidades y entre los irlandeses y los ingleses. Porque en realidad estos "disturbios" no eran un problema de religión… era sobre todo un problema de derechos civiles (vivienda, trabajo, educación…) Los católicos eran ciudadanos de segunda clase. Era una herencia de la historia. Varios siglos de colonización por parte de Gran Bretaña hicieron que los derechos no fuesen los mismos para católicos y protestantes. Esto fue lo que suscitó la violencia y los enfrentamientos o "disturbios". Fue entre los años 1969 y 1998, cuando se firmaron los acuerdos llamados "de Viernes Santo" en abril de 1998. En ese momento el poder fue compartido por protestantes y católicos, por primera vez en Irlanda del Norte.

Ahora, a ambos lados, los que desde hacía mucho tiempo eran enemigos intentan trabajar juntos en un mismo gobierno para este rinconcito del mundo. ¡Y nosotras somos testigos de ello! ¡Es nuestra alegría! Porque a través de nuestra diversidad en cuanto comunidad tenemos la conciencia de vivir el mismo tipo de retos en nuestra vida cotidiana de hermanitas.

Las consecuencias de la voluntad de este gobierno de trabajar juntos se notan cada vez más. Por ejemplo, varias carreteras han sido reparadas o hechas de nuevo, después de tanto tiempo sin que nadie se responsabilizara por el mantenimiento de los servicios públicos. El año pasado el ministerio de Justicia para Irlanda del Norte fue transferido de Londres a Belfast. La policía es aún en su gran mayoría protestante… pero poco a poco algo va cambiando…

Hay mucho apoyo a las escuelas "integradas". Los alumnos católicos y protestantes mezclados en las clases permitirán que el proceso de paz avance más profundamente. Ahora es posible ir a la universidad de Belfast para realizar estudios en relación con la paz.

He aquí algunos signos de esperanza vividos en lo cotidiano por cada una de nosotras:

De Hermanita Emiko:

Trabajo en la limpieza de un centro que acoge a grupos por un fin de semana o una semana. Desde la fundación de este centro en la época de los "disturbios", el personal se esfuerza en promover la paz y la reconciliación. Personas de diferentes religiones han sido acogidas, y también muchos niños.

Hay un proyecto para que las personas se encuentren de ambos lados de la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. El personal organiza grupos mezclados (católicos y protestantes). Van a visitar el Sur, es decir, la República de Irlanda mayoritariamente católica. A su vez, hay gente del Sur que visita Irlanda del Norte. Poco a poco se conocen y se van comprendiendo mejor.

Este modo de intercambio puede cambiar el mundo… Participo en este trabajo como limpiadora, preparando las camas y el té para acoger a los que vienen. Este trabajo de reconciliación es un signo de esperanza. Es mi alegría.

De Hermanita Asia:

Estoy cada vez más convencida de que la amistad es el camino privilegiado para encontrar al otro que es diferente. Quisiera compartir con vosotros mi alegría por tener una linda amistad con John. John es cocinero jefe en Paddy’s Barn (un café). Es uno de los dos protestantes que trabajan en él. Yo también trabajo allí, y los sábados coincidimos a menudo en la cocina, él cocina y yo friego. Normalmente hay mucho trabajo y es necesario trabajar codo con codo. Al principio a John no parecía gustarle mucho trabajar con una religiosa católica, pero no podía elegir. Poco a poco, trabajando juntos, fuimos construyendo una relación y ahora, pasados más de dos años, puedo decir que somos amigos. Podemos compartir con mucha libertad. A través de él he aprendido a conocer la Iglesia Anglicana de Irlanda. Me ha presentado a su mujer y a sus hijos. Su hija pequeña me saluda cuando me ve por la ciudad. Me conmueve la bondad de John. Cuando trabajamos, aunque tengamos mucha prisa, encuentra tiempo para prepararme algo de comer, acordándose muy bien de lo que me gusta…

Últimamente, con la recesión, tenemos menos horas de trabajo. Me emocionó mucho ver que John le pedía al patrón que me mantuviera en mi puesto, diciendo que quería trabajar conmigo.

Es sólo una de mis perlas… Dios en medio de su pueblo.

De Hermanita Hélène Renée:

Formo parte de un grupito llamado "Cross-Comunity"… un grupo en el que estamos juntos protestantes y católicos. Una vez, en este grupo vivimos 24 horas de ayuno y oración durante la Cuaresma. Me alegré mucho al ver a Sandra (que es de una iglesia evangélica) guiando al grupo para compartir acerca del Evangelio. Un poco después, cuando empezábamos a rezar el rosario, la vi llegar ¡y rezar con nosotros! Últimamente Bobby, que es protestante, fue a Belfast con varios amigos del grupo, a la misa mensual en la capilla dedicada al Padre Pío.

Hay muchos grupos como este alrededor de nosotras, que permiten que la gente se encuentre para hacer artesanía, pasear, hacer deporte, etc. Los peregrinos de la unidad piden cada domingo ser acogidos por una Iglesia distinta y van a rezar con ellos. Clonard-Fitzroy Fellowship trabajan por la paz y la reconciliación en Belfast. El año pasado nos invitaron a pasar con ellos un fin de semana largo. Estábamos personas de muchas Iglesias distintas para estudiar juntos varios capítulos del libro "Jesús de Nazaret" escrito por el Papa Benedicto XVI…

Desde el mes de enero, todos los "ministros" de todas las confesiones presentes en Downpatrick empezaron a encontrarse una vez al mes para hablar de la vida de las Iglesias en esa pequeña ciudad cercana a donde vivimos.

Poco a poco, la amistad construye la paz… El conocimiento recíproco hace desaparecer el miedo.

Habría aún muchas otras bonitas historias de lazos que atraviesan nuestras divisiones… ¿no son acaso signos de esperanza? ¡Venid y ved!

Esta es la conclusión del tiempo de oración que tuvimos en la catedral en la fiesta de San Patrick el 17 de marzo de este año, en la que estábamos reunidas personas de todas las confesiones cristianas.

"Nos comprometemos

 a que el ministerio de reconciliación sea una prioridad en nuestras oraciones,

 a construir relaciones de confianza y de respeto mutuo con los que son diferentes,

 a trabajar por una justicia que sea para todos y no solo para los que pertenecen a NUESTRA comunidad,

 a sostener a todos los que construyen la paz y que están comprometidos en la reconciliación de nuestra sociedad desunida."

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld