Etiopía

Las primeras hermanitas que llegaron a Etiopía eran europeas, y tuvieron que esperar bastante tiempo hasta que algunas chicas del país se les unieran. Ahora hay un buen grupo de jóvenes etíopes, que piensan la Fraternidad en su cultura propia.

Quiero hablaros de lo que he vivido en la Fraternidad. Soy de Addis-Abeba, donde hay igual número de cristianos que de musulmanes. Alrededor de mi familia hay vecinos musulmanes y otros cristianos. Nosotros no comemos la carne preparada por los musulmanes y ellos no comen la de los cristianos, pero para el resto de la vida social, vivimos juntos, en la escuela, en el trabajo, en todas partes. Lo que sí tenemos es mucho cuidado de que no haya bodas entre nosotros. Cuando entré en la Fraternidad descubrí que había amigos musulmanes que eran muy cercanos a las hermanitas. Lo que más me impresionó es que algunos musulmanes que iban al dispensario donde trabajábamos vinieran el día de Navidad o de Pascua a la fraternidad para desearnos una feliz fiesta, con tarjetas escritas por ellos: “¡Jesús ha nacido, feliz fiesta!” o también: “¡Jesús ha resucitado, felicidades!” Nunca había visto esto antes. Una vecina, Aicha, que es musulmana, sabe muy bien que no comemos la carne de los musulmanes, y cuando quiere preparar una comida para nosotras invita a un amigo cristiano para que mate el pollo que ella prepara y nos trae a la fraternidad.

Estos encuentros no se limitan a las hermanitas. Cuando vienen amigos musulmanes a casa, pueden estar con nosotras amigos ortodoxos, o católicos, o protestantes. Así, en los días de fiesta, todo el mundo se encuentra. Los ortodoxos se encuentran con católicos, musulmanes y protestantes, y preparamos un café para todos según la tradición. Cuando hacemos esta “ceremonia” del café disponemos de mucho tiempo y nada nos impide hablar largo y tendido. Sólo en la Fraternidad he visto esto. En mi familia, nos decimos entre vecinos: “felicidades”, “buenos días”, “hasta luego”, pero una intimidad así, una amistad tan cercana no se suele dar. Esto ha sido una gran apertura para mí, para mi vida personal y también para mi familia que es ortodoxa. 

Harageweine

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld