Hermanitas de Nazaret

 

El 8 de septiembre de 1966 se fundó en Bélgica, la Fraternidad de las Hermanitas de Nazaret, como una nueva forma de vida religiosa en el mundo de los obreros y los pobres.

En la vida entregada del hermano Carlos de Foucauld y en la visión de José Cardijn (fundador de la J.O.C.), descubrimos un modelo a seguir.

Cardijn nos enseñó a ver la realidad, las necesidades y los signos de los tiempos con ojos nuevos; a entender con el corazón, a juzgar según el Evangelio, a actuar con amor y en solidaridad con, para y por el prójimo.

Jesús de Nazaret y su Evangelio nos cautivan. Queremos descubrir, implantar o fortalecer el Reino de Dios en medio de los que experimentan la aparente ausencia de Dios, en los ambientes y vecindades donde la presencia de Dios está más oscurecida.

En las huellas de Carlos de Foucauld queremos vivir Nazaret, que es la forma que reviste la vida evangélica.

Nazaret nos envía al desierto de la ciudad, donde extraños se vuelven amigos en nombre de Jesús. Desde una amistad profundamente vivida, queremos ayudar a la gente a creer en su dignidad humana y de hijo de Dios.

A través de la solidaridad en el convivir diario, queremos recibir, señalar y compartir el Amor liberador de Jesús. Jesús es el centro de la comunidad. Queremos ser su pequeña familia, un pequeño hogar de oración y de hospitalidad. El Hno. Carlos veía la fraternidad como una "zaouía" , una casa de oración y hospitalidad, un lugar donde se brinda tiempo y espacio a todo el que llega.

Libre y conscientemente queremos compartir el trabajo y la suerte de miles de personas que en el mundo entero participan del proceso laboral. También deseamos estar por medio de nuestro trabajo al servicio de los pobres y de la gente humilde. Siendo Hermanitas de Nazaret, deseamos crecer por la oración en una profunda comunión con Dios y en un compromiso consecuente entre los pobres. En la búsqueda de Jesús y del corazón de los pobres, tomamos al hermano Carlos de Foucauld como guía.

"Jesús de Nazaret, Amor que abraza a todos los hombres, privilegiando a los pequeños, los débiles y los pobres".

Cada fraternidad, cada Nazaret puede irradiar una señal siempre nueva, siempre sorprendente: "Miren , como se aman".

Las fraternidades están en Bélgica, Francia, Jordania, Líbano, Venezuela y España.