Fraternidad Secular

Asamblea Internacional

Arusha 2006

Los retos a los que debemos responder en nuestra sociedad y en nuestra iglesia local y universal

materiales preparatorios

Josef explicó una vez más lo que significa un reto y tomó como ejemplo los aspectos ya mencionados durante la asamblea. Luego nos pusimos a trabajar en grupos pequeños por continentes para compartir sobre las siguientes preguntas:

1.      Cuáles son los retos (los signos y las fuerzas de cambio) en nuestro país

2.      Cuál es el reto prioritario para nuestro continente

a)      en la sociedad

b)      en la Iglesia

c)      en la Fraternidad

3.      Cómo podemos y queremos responder a este reto.

 

Mundo Árabe

Introducción:

Las decisiones se arraigan en nuestras sociedades y en nuestras iglesias entre:

-          Los ricos y los pobres

-          Los valores humanos y los valores del mundo

-          Los obreros y sus patrones

-          En nuestras familias los padres no asumen su papel en la educación, el acompañamiento ni la orientación de sus hijos.

-          Las divisiones y los conflictos también se forman en las comunidades religiosas. Nuestro evangelio no parece ser importante en la cotidianidad. En medio de estas divisiones, el primer reto que tenemos ante nosotros sería el de ser fuente de unidad.

Otro gran reto:

Los cristianos del mundo árabe encuentran dificultades para ser aceptados en sus diferencias.  Algunos se sienten en peligro ante la intolerancia, viven un profundo sentimiento de soledad, de aislamiento.  En algunos países árabes, los convertidos al cristianismo son considerados como traidores, que han pasado "al otro campo". En este caso, el reto es saber mostrar a los demás que sus hermanos convertidos al cristianismo no son traidores sino sencillamente diferentes y hermanos universales potenciales.

Otros retos:

1.      Prestar atención a los problemas de nuestros ambientes

2.      Evitar las divisiones y no hacer a los demás aquello que no nos gusta que nos hagan a nosotros

3.      Participación en las diversas actividades

4.      Dar testimonio a partir de nuestra forma de comportarnos

5.      No podemos aportar nada a los demás si no empezamos por escucharles

6.      Cómo luchar contra la injusticia sin añadir más

7.      Cómo trabajar para conseguir relaciones entre hombres y mujeres más equilibradas

8.      Justicia y paz: cómo evitar que el mundo sea dominado por el dinero.

Importancia del rol de los laicos en la Iglesia:

Nuestras Fraternidades Seculares en el mundo árabe toman conciencia cada vez más de la importancia de su rol para construir la paz.

El Hermano Carlos en una carta escrita en 1912, es decir, anterior al Vaticano II, habló de la importancia de los laicos y de la relación de la Iglesia y el mundo de los laicos:  “Es cierto que al lado del sacerdote hacen falta Priscilas y Aquilas...”

El laico debe “luchar” para tener su puesto en su iglesia a la que pertenece, y es la iglesia, a su vez, a través de los sacerdotes, quien debe dar a los laicos la posibilidad de mostrar que son capaces de participar activamente en la vida parroquial y en la evolución de su iglesia.

La importancia de propagar la espiritualidad de la Fraternidad en nuestra Iglesia:

La Fraternidad Secular cree que la espiritualidad del Hermano Carlos (la vida sencilla de Nazaret, el Evangelio, la Eucaristía, la fraternidad universal....) puede hoy enriquecer a nuestras sociedades, que tienen necesidad de ello.  Esta espiritualidad es hoy un medio para nosotros que nos ayuda a hacer la paz con nuestras familias, nuestras sociedades y nuestros países.  Por esto, es tarea nuestra trabajar para que los demás la conozcan, sobre todo nuestra iglesia, cada uno en su país.  Ello exige una profundización asidua y continua y esfuerzos tanto individuales como en grupo.

Conclusión:

En medio de los conflictos y las tensiones que vivimos diariamente, lo que importa es el estado de nuestro corazón.  Nuestros encuentros y puestas en común en Fraternidad son un tiempo de recapitulación en el que encontramos una vez más la confianza en nosotros y en Dios.

No debemos desanimarnos nunca, sino que debemos intentar siempre, si es posible, dar testimonio para la unidad y la paz en el corazón del mundo. Trabajemos por la unidad para complacer al corazón de nuestro Señor Jesús, y ello a pesar de todos los retos que afrontamos.  Lo importante es  salvaguardar nuestra oración y nuestra confianza en el amor eterno que es el único remedio para nuestro mundo herido.

 

Las Américas

En un contexto para todo el continente que se puede describir a partir de los siguientes aspectos: pobreza (en América del Norte también hay pobreza), inequidad, bajos niveles organizativos a nivel del pueblo pero también de los grupos de Fraternidad, fenómenos de migración hacia los países del norte, Estados Unidos y Canadá en América del Norte pero también hacia Europa.  Y teniendo en cuenta que hoy día los Estados Unidos acrecientan su influencia como centro de poder a nivel mundial, después de la guerra fría:

Sentimos diversos llamados a estar atentos en lo que esto nos plantea como desafíos:

 ·        Acrecentar la participación en política para crear condiciones de  mayor justicia social.

·        El trabajo artístico y cultural ofrecen un nuevo escenario de lectura de la realidad y de acción, desde donde se puede fortalecer la auto – estima, punto de partida fundamental para cualquier trabajo organizativo de fondo.

·        Estar atentos a todo lo que ayude a la construcción de propuestas de desarrollo autónomo, construido desde la base hacia arriba y también desde adentro hacia fuera.  (Esto vale también como Fraternidades).

Mas específicamente desde la espiritualidad del P. Foucauld y por lo tanto como Fraternidades:

·        Ayudar a generar:  1) sentido de comunidad en los medios donde nos movemos y 2) de espiritualidad, vivida en un sentido amplio y pluralista.  Como Fraternidades se nos plantea el llamado a ser en este sentido ecuménicos.  Este sentido de comunidad, se ve afectado sobre todo en los países del norte.

·        Nuestra espiritualidad debe centrarse a ser capaz de responder en primera instancia a la vida cotidiana, pues es desde ahí que debemos evangelizar.

·        Debemos buscar las alianzas necesarias con ONG’s e iglesias para fortalecer las estructuras, que por lo general en la actualidad  son muy débiles.

·        Como iglesia, hay que buscar también la manera de construir unidad al interior de la iglesia, pero con un sentido de aceptación de la diversidad, contrario a un sentido de uniformidad; esto es, movidos por un mismo espíritu, pero permitiendo expresiones diversas, de acuerdo a nuestra diversidad cultural.

·        Generar nuevas formas de comunicación y estrechar nexos entre las Fraternidades a nivel de todo el continente.

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld