Hoja Informativa - Nº 212

VIVIR EN LA SOCIEDAD

- Seguir en una sociedad egoísta, dando testimonio de amor y entrega, compartiendo nuestros bienes con los más necesitados, sin ser acaparadores ni ambiciosos, poniendo lo nuestro al servicio de los demás, demostrando que no somos felices por lo que tenemos sino por lo que somos.

- Seguir en medio de una sociedad violenta, dando testimonio de que la venganza no arregla nada, de que la violencia no resuelve los problemas, de que no se es más persona por ser más “fuerte” (en todo caso se es más bruto), de que los hombres somos hermanos y no lobos los unos para los otros.

- Seguir en medio de una sociedad individualista, dando testimonio de que el interés y la preocupación por los demás no es signo de blandura o debilidad de carácter sino la única forma de ir construyendo un mundo más humano, más justo y más feliz.

- Seguir en medio de una sociedad que sólo se fija en la estética más externa de las personas y las cosas, dando testimonio de que una cara arrugada por el peso de los años y el trabajo duro es tan hermosa como la de los jóvenes de quince años, porque mucho más importante que la belleza del rostro es la belleza del corazón.

- Seguir en medio de una sociedad que ve el esfuerzo y el sacrificio como una de las mayores desgracias, dando testimonio de que el Reino de Dios (que no es otra cosa que la felicidad de las personas)sólo lo consiguen los que se esfuerzan, y que el sacrificio por los demás es uno de los frutos más evidentes de quien ama, dando testimonio de que el esfuerzo y el sacrificio bien entendidos y vividos no sólo no son una desgracia sino que nos hacen crecer a las personas como tales personas.

- Seguir en medio de una sociedad que busca el placer inmediato y fácil por encima de todo, dando testimonio de que la felicidad es otra cosa y que muchas veces se alcanza por caminos totalmente opuestos a los que llevan el mero placer inmediato y efímero.

- Seguir en medio de una sociedad que pasa de Dios, dando testimonio de que Él es nuestro Padre, que nos quiere, que es el único que puede dar sentido pleno a nuestras vidas, el único que nos abre las puertas del futuro, el único que nos da verdadera esperanza.

- Seguir en medio de una sociedad que ha puesto su fe en la ciencia y en la técnica, de la que espera la solución a todos los problemas, dando testimonio de que la ciencia y la técnica son buenas al servicio de las personas, pero no son nuestro dios, ni tienen la respuesta última y definitiva a nuestra pregunta sobre el sentido de la vida.

- Seguir en medio de nuestra sociedad tan atenazada por tantos y tantos problemas, dando testimonio de que no son fáciles las soluciones, pero si trabajamos juntos, con sentido de humanidad, y no pensando sólo en uno mismo, conseguiremos dar respuesta a estos problemas.

- Seguir en medio de nuestra sociedad dividida por nacionalismos baratos y mal entendidos, por xenofobias y racismos, dando testimonio de que los hombres de buena voluntad no conocen de fronteras ni divisiones, pues sabemos que todos somos hermanos, hijos de un mismo Padre.

 

Aviso legal

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld