Inicio > Familia espiritual > Fraternidad Secular > Hoja Informativa > 199 > Trabajar en la calle

Inicio > Testimonios > Trabajar en la calle

DESDE LO COTIDIANO

TRABAJAR EN LA CALLE

A lo largo de mi vida he tenido diferentes trabajos, y los últimos años ligada al mundo del cooperativismo pero,  por circunstancias laborales, perdida de empleo, y la minusvalía que llevo conmigo desde hace unos años, me motivó que fuese a buscar trabajo a la ONCE.

Nunca pude imaginarme que pudiera trabajar como vendedora de cupones, siempre he estado en contra de los juegos de azar, a este tipo de trabajo, no le encuentro ningún sentido, me cuesta mucho poder integrarlo en mi.

Mi punto de venta lo tengo en el Carmen (Casco antiguo de Valencia), un barrio muy deteriorado y en proceso de rehabilitación. La mayoría de los vecinos es gente mayor con ingresos muy bajos, muchos en proceso de desalojo de sus viviendas, y muchos de sus hijos con graves problemas de drogodependencia.

Es un barrio con un porcentaje muy elevado de personas paro que lleva a unos, a pasar un gran número de horas en los bares y a otros, a dedicarse a la venta de droga.

En sus calles viven las llamadas “tribus urbanas”, que se pasan todo el día en las calles, donde comen y duermen. Calles, estrechas y húmedas, en las que el sol pasa solo unas pocas horas del día. No hay niños, apenas hay parques públicos para la superficie del barrio.  Todos nos conocemos, nos saludamos y siempre nos tenemos algo que contarnos.

Soportando la inclemencia del tiempo, intento compartir mi tiempo de trabajo con la gente del barrio, pequeños comerciantes, emigrantes, vagabundos, y con un nivel de marginación muy elevado, se vive en un clima de convivencia y respeto.

                                                                  Tani                    

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld