Inicio > Familia > Frat. Secular > H. Informativa > 202 > Benediktbeuern > Tu voluntad en mí

Inicio > Familia espiritual > Fraternidad Secular > Benediktbeuern 2003 > Con tal que tu voluntad se haga en mí

Inicio > Documentos > Abandono > Qué tu voluntad... > Con tal que tu voluntad se haga en mi

Reflexiones sobre la oración del abandono

Benediktbeuern, Alemania agosto de 2003

 

3.- CON TAL QUE TU VOLUNTAD SE HAGA EN MÍ... (Beate Jacob)

La voluntad de Dios y el sufrimiento.

Con tal que tu voluntad se haga en mi, no deseo nada más, Dios mío. Dios, ¿es tu voluntad, cuando personas sufren? ¿Por qué. Dios, dejas pasar el sufrimiento, mi sufrimiento, el sufrimiento de familias y pueblos, catástrofes naturales ... ? ¿Es todo esto tu voluntad? ¿Por qué dejaste sufrir a Jesús, hasta su muerte en la cruz?

Una familia espera con alegría su tercer hijo. El hijo viene muy enfermo al mundo. Los padres, los pequeños hermanos y la familia y amigos rezan a Dios, que le ayude al niño a sobrevivir y recobre la salud. Cuando después de tres difíciles meses muere el niño, dice la madre: "nosotros, nuestros niños y muchas otras personas hemos rezado a Dios para que deje vivir a nuestro pequeño niño. Hemos dejado su vida en las manos de Dios. Nuestro hijo está muerto, para mi ya no existe Dios como padre amoroso y omnipotente.

Intentos de comprender el sufrimiento

Personas en todos los tiempos y de todas las religiones han buscado una respuesta ante la pregunta: si Dios es bueno y omnipotente, ¿por qué existe el sufrimiento (el mal) y tanto sufrimiento en el mundo?

Las siguientes respuestas fueron formuladas:

Respuestas

Objeciones

Dios creó al hombre como seres libres y respeta la libertad del ser humano. Con la recibida libertad de Dios el ser humano puede abusar y crear el mal y el sufrimiento. No Dios, sino el ser humano es la causa para el sufrimiento en el mundo.

¿Qué pasa con el sufrimiento de los niños inocentes y qué pasa con las catástrofes naturales? ¿Puede ser aquí la culpa humana la única culpable? y ¿por qué respeta Dios la libertad humana también cuando suceden tantas inhumanidades, como lo que sucedió en Ausschwitz? (Campo de concentración).

Dios no es Todopoderoso. Dios quiere evitar el mal y el sufrimiento, pero no puede. Dios es impotente y el mismo sufre con el sufrimiento humano.

¿Cómo podemos nosotros rezar a un Dios impotente y sufrido para que nos dé ayuda? ¿Cómo nos puede ayudar un Dios, que no le va mejor que a nosotros? Si Dios es impotente, ¿quién nos garantiza, que el bien vencerá al final?

Dios no es bueno. Si nos agarramos en el Dios Todopoderoso, entonces puede ser, que Dios sea también el provocador del mal. Así dice Dios de si mismo en Isaías: "Yo creo las tinieblas y provoco la desgracia" (Is 45,7)

¿Cómo me puede satisfacer una respuesta así, ya que decimos: Dios es amor (1 Jn 4,16).

No hay Dios. Bajo la experiencia de sufrimientos, dudan y se desesperan muchas personas sobre Dios. Ellos dicen: como hay tanto sufrimiento en el mundo, no puede haber un buen Dios. El sufrimiento es hoy en día la "piedra del ateísmo".

   ¿ ?

¿Podemos entender el sufrimiento?

Todos los intentos de dar una respuesta a la pregunta del comienzo del sufrimiento, pone de antemano, que nosotros, como seres humanos, podemos alcanzar a Dios con nuestros pensamientos.

Le pedimos cuenta a Dios.

Nosotros exigimos de el una explicación para el mal y el sufrimiento del mundo: ¿Podremos nosotros comprender a Dios algún día?. No dice el apóstol Pablo: Pero tú, amigo, ¿quién eres para pedir cuentas a Dios? Dios no sería Dios, si lo tuviésemos al alcance de nuestro pensamiento, y el teólogo Karl Rahner dijo: "La incomprensión del sufrimiento es un trozo del Dios inconcebible." Aceptar la incomprensión del sufrimiento significa, aceptar que Dios es más grande que nuestro entendimiento.

 

Ayudas, para sobrevivir al sufrimiento

Como cristianos, no podemos entender el sufrimiento mejor que personas que no creen en Dios. Pero nuestra fe nos puede ayudar, a sostener el sufrimiento.

1. EI testimonio de la Biblia: Dios está con nosotros.

El Dios del Pueblo de Israel se nos muestra como un Dios, que está con y cerca del Pueblo, él es el "aquí estoy" (Ex. 3,7). Los hombres no piensan de dónde procede el sufrimiento ni tampoco dudan de la existencia de Dios ante la multitud de sufrimiento que padecen. Dios está cerca de la historia y de la vida y él dice respecto al pueblo de Israel: "yo conozco su sufrimiento" (Ex 3,7). Las personas saben: nuestro Dios está con nosotros en todas nuestras necesidades, el está en medio, y el nos va a salvar, hoy y en el futuro.

En los salmos vemos, cómo las personas vuelven a Dios en los momentos que se encuentran apurados, lamentándose y acusando. Pero nunca abandonaron el contacto con Dios, siempre han sabido que Dios está con nosotros, él tiene el Poder de cambiar nuestra mala suerte..  

En el nuevo testamento se nos anuncia y enseña la cercanía de Dios con el hombre. Jesús es el "Imanuel, el "Dios con nosotros", y nos enseña a un Dios como Padre, donde también nosotros podemos llamarlo "Padre". Dios nos es más cercano que nuestro propio padre y madre. Se preocupa de nosotros, no nos abandona en la necesidad y el sufrimiento. Dios no nos conduce dejando el sufrimiento de lado, sino que hace traspasar el sufrimiento.

2. El sufrimiento de Jesús y la resurrección.

Jesús mismo padece en la cruz muchísimo sufrimiento. Y aquí se nos enseña a un Dios que no lo abandona y al final resulta ser más fuerte que todo sufrimiento. Así podemos sentirnos de una forma especial unidos a Jesús en los momentos de su sufrimiento, sabiendo con seguridad, que será Dios el que nos secará las lágrimas de los ojos. (Apoc 21,4)

3. El Testimonio de personas

Nos ayuda conocer a personas que viven de la relación con Dios y acuden a él en el sufrimiento.                  

El Hermano Carlos vivió una gran relación con Dios y siempre se aseguraba de la cercanía de Dios en el sacramento de la Eucaristía. Toda su vida fue oración, un "testimonio” de la relación entre Dios y hombre.

Una mujer, que padecía una enfermedad difícil, dice: Durante mi enfermedad estuve luchando con Dios. Entonces tropecé con el libro de Job. Job, el justo, el que fue "sacudido" por el sufrimiento, se vuelve a Dios y busca pedir cuentas. Dios le responde. Pero no le explica a Job el secreto del sufrimiento, sino que se revela a Job, como alguien que está cerca de su sufrimiento. Job es salvado de la desesperación, encuentra a un Dios que lo sostiene en el sufrimiento. No podemos encontrar solución con nuestra lógica ante la cuestión del sufrimiento. Pero en el sufrimiento podemos saber que nos encontramos en las manos de Dios y decir: Padre mío, tú estás conmigo, yo no sé qué sentido tiene mi sufrimiento, pero confío que estás ahí y que es tu voluntad salvarme. Así me abandono a ti.

Cita Bíblica: Mc. 14,32-37

Preguntas:

1. ¿Qué significan los intentos de encontrar solución, en la dimensión del pensamiento, para entender el sufrimiento?

2. La cercanía de Dios en el sufrimiento, ¿se puede sentir? Y, es una ayuda para vivir el sufrimiento?

3. ¿Qué me ayuda en el sufrimiento?

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld