Reporte personal de viaje a la Asamblea Internacional de la Fraternidad Secular Carlos de Foucauld.

Arusha (Tanzania) Julio 20 a 30 de 2006.

Hernán Darío Ramírez

Fraternidad Secular Carlos de Foucauld –Colombia-.

Septiembre 26 de 2006

Hermanos(as) y amigos(as) de Fraternidades Seculares Carlos de Foucauld que no asistieron a Arusha: es normal que ustedes se estén preguntando por lo acontecido en Arusha, Tanzania. Qué queda después de ese encuentro con 100 delegados de los 5 continentes.

La que plasmo aquí es una impresión meramente personal de ese viaje, no es en ningún momento una comunicación oficial. Es tan personal y subjetiva como su autor, así que puede contener errores o imprecisiones propios de mi subjetividad. Dejo esto claro, porque cualquiera de los otros delegados puede pensar diferente o haber percibido cosas incluso contrarias a lo que aquí consigno. Y tampoco es más que eso, es simplemente lo que primero aparece en la superficie de lo vivido. Cada aspecto pudiera profundizarse mucho más; pero considero preferible escribirles algo antes de que nos veamos, o por si no nos vemos; es también un derecho propio de las Fraternidades, demandar a quienes asistimos esa primera versión de lo vivido.

Era la primera vez que se daba una reunión a nivel americano desde la asamblea de Río en el 2000, y para propiciar este acercamiento, se hizo la ruta de todos los latinos hispano-hablantes, desde México hasta Chile, por Buenos Aires.

Entre el Domingo 16 de Julio y el lunes 17 tuvimos la oportunidad de conocernos entre los delegados, y compartir un poco de las distintas realidades que nos toca vivir en cada país. Esta parte finalizó con una reunión al final del lunes 17, con miembros de las Fraternidades Seculares de Buenos Aires, pero también con presencia de los Hermanos y Hermanitas de Jesús que viven allí. Fue muy importante este encuentro, porque propició las condiciones para crear un ambiente muy cercano y fraterno que duró todo el encuentro, hasta nuestro regreso de Arusha y partida nuevamente hacia nuestros países desde la Argentina.

Personalmente me impresionó mucho la manera como los argentinos mantienen viva la memoria de todo lo acontecido en el tiempo de las dictaduras. Como para que no se repita. Recuerdo que acababa un juez de decretar cárcel para un tal “turco”, torturador de niños en ese tiempo oscuro de desapariciones forzadas. No lo cobijó la ley de punto final, por tratarse de niños las personas afectadas por su accionar. En general, todos los de la Fraternidad que conocí son personas muy comprometidas con esa lucha por esclarecer lo acontecido en esa época, que vivieron consecuencias directas como la cárcel y / o la desaparición de seres queridos. Este capítulo de la historia de su país los marcó en sus historias personales de una manera muy profunda.

El martes 18 salimos en la mañana hacia África por la vía de Sao Paulo, Johannesburgo, Nairobi (Kenya). Llegamos a esta última ciudad el 19 en horas de la tarde, y nos hospedaron muy amablemente en su casa los Misioneros Combonianos. De allí partimos el 20 en horas de la mañana hacia Tanzania, concretamente hacia la ciudad de Arusha, donde se realizó el encuentro en Casa de las Hermanas Canosianas2.

No me referiré tanto a los contenidos abordados durante la Asamblea, pues seguramente ellos serán objeto de próximos boletines internacionales, sino más bien a otros aspectos, a manera de crónica, es un mero reporte de impresiones personales. Solamente añado al final de este documento, como anexo, los retos que avizoramos como continente americano.

Voy a referirme, sin un orden prefijado, a aspectos positivos o que me gustaron de la Asamblea, pero también haré referencia a otros aspectos que denominaré “problemáticos”, porque más que negativos, son asuntos que nos plantean un llamado a estar atentos, a crecer.

ASPECTOS POSITIVOS.

+ Indudablemente, es una riqueza muy grande a nivel personal, poder convivir con 100 personas durante 12 días que duró el evento. Serían muchas las crónicas para contar, las charlas recibidas por la programación del evento, los sitios, personas y realidades percibidas de África y de todos los continentes, son algo para guardar y llevar en el corazón. Hay que dar gracias a Dios por la posibilidad de vivir este tipo de eventos. Es toda una gracia de Dios. Nos permitió tener una noción no sólo a nivel de lo local donde nos movemos, ni sólo del país, sino también de los cinco continentes, universal. Doy gracias a todos los integrantes del equipo internacional que lo hicieron posible

+ El buen ambiente que perduró durante todo el encuentro a nivel de todos los delegados de América. Fue para mí sorprendente; no sólo de los latinoamericanos hispano – hablantes que tuvimos la oportunidad de “romper el hielo” y conocernos en Buenos Aires, sino también con los cinco delegados brasileños, con los dos españoles, con quienes compartimos muy de cerca y de corazón, y aún más, con los tres norteamericanos, que desde un inicio siempre optaron por reunirse con nosotros como continente, no obstante tuvieran nexos de lengua y cultura con otros delegados, como son los de Europa.

+ Otro aspecto que me impactó es poder palpar más de cerca la realidad africana. Afortunadamente, hacía poco había llegado un boletín de Cristianismo y Justicia, titulado: “África, el continente maltratado”. Me gustó mucho leerlo, porque efectivamente pude percibir aspectos que se mencionaban en esos análisis. Cómo en estos países existen unas redes de  corrupción, “señores de la guerra” que disputan supremacías, luchas por recursos naturales, y de manera subterránea hacen lo posible para que las cosas continúen como están, porque de estas situaciones de desorden ellos se lucran individualmente.

+ Nunca había visto mezquitas, y me impactó escuchar en Nairobi desde tempranas horas de la madrugada cantos religiosos que claramente se identificaban como de otra religión, no cristianos. Ver estas mujeres con sus rostros cubiertos, es muy impactante.

+ La organización de la Asamblea definió una serie de posibles visitas, para conocer Centros de Atención a enfermos de SIDA y portadores de VIH, a Centros de Capacitación para jóvenes desamparados, a una comunidad Massai, al Parque Ngorongoro, para conocer más de cerca la fauna salvaje. Gracias a estas programaciones, en mi caso concreto pude ir en una visita a las casas de algunas personas de la Fraternidad Secular de Arusha. Casas en general muy humildes, muy grata su acogida, gente muy linda. También fuimos ese día a casa de las Hermanitas de Jesús, donde había varias de distintas nacionalidades africanas. También, tuve la oportunidad de visitar la Corte Penal Internacional de la ONU para el genocidio en Ruanda. En esto, las cifras de lo que allí se movió lo deja a uno sumamente impresionado. Cómo en un país de 7 millones, 1 millón muere en un lapso de 3 meses de forma tan violenta y despiadada. 90.000 muertes violentas diarias. Esto como que no le cabe a uno en la cabeza, pero así fue. Y de nuevo, redes ocultas calculando fríamente semejantes masacres. Algo difícil de aceptar.

+ En Latinoamérica hay raíces afro, así lo recordó y expresó con orgullo y emoción Vanda, la decana de la Fraternidad brasileña, al presentarse en el evento. Además, hay muchos elementos comunes en nuestras realidades. Fuimos colonias de países de Europa en épocas pasadas de nuestra historia, y ahora buscamos caminos de mayor autonomía.

+ Ver en su ambiente a los Massais, esa cultura nómada africana de pastores que deambulan por esas tierras semi-áridas buscando pastos para sus animales, con sus atuendos y vestimentas particulares... esas figuras altas y delgadas que son los y las africanas de ese sector del continente, con sus orejas estiradas para portar aretes y aderezos... La pobreza percibida, las redes de corrupción que sacan “tajada” del desorden reinante para poder producir utilidades para unos pocos “señores de la guerra”....

+ Conocer sobre la complicada realidad del mundo árabe, la coexistencia de cristianismo e islamismo en diversos países, las maneras tan diferentes como se da la coexistencia entre estas dos religiones dependiendo de la realidad y el ambiente político de cada país.

+ África y América Latina tenemos mucho en común, tenemos muchos motivos para hermanarnos de manera más decidida, y esto me recuerda el llamado que planteaba el propio título del video “Descalzo de sur a sur” realizado sobre la vida del presbítero misionero colombiano Carlos Alberto Calderón5, (sacerdote del Prado) que vivió los últimos años de su vida en Kenya y que resalta la pertinencia de estrechar relaciones de solidaridad entre América Latina y África, como continentes marcados por la inequidad y la pobreza.

OTROS ASPECTOS POSITIVOS:

+ La alegría y sencillez de otros tantos africanos, Isaías y Lucie de Benin, Alfonso y Marcellin de Congo... Los delegados asiáticos: la alegría de Angelina de Filipinas, la sensibilidad de los delegados de Corea, la sencillez de Paul de la India. La sensibilidad de tantos europeos, con quienes las dificultades propias del lenguaje fueron en muchas ocasiones superadas por las ganas de establecer comunicación.

+ El obispo de Arusha, Josafat, un hombre comprometido y coherente. Todo un testimonio. La alegría de los coros que cantaron en las misas con este obispo...

+ África sí es como la pintan los programas de las cadenas de televisión que tratan de la vida salvaje. Quienes pudieron ir al parque Ngorongoro así lo constataron. Javier, de Chile, hizo una filmación muy buena.

+ De todo el evento, Fredy. de Ecuador, realizó una filmación excelente. Ojalá algún día podamos replicar ese video para que se formen una idea más precisa de lo acontecido en Arusha.

+ La alegría y espontaneidad de Joseph, el joven traductor al suahili, de Dar es Salaam (Tanzania) esposo de Estela, quien por demás demostró ser un gran bailarín.

+ La sencillez y discreción de la delegada de Ruanda, quien ha vivido en carne propia el difícil pero audaz camino que recorren ahora juntos Utus y Tutsis por la reconciliación. Entiendo que ella es Tutsi, pero una hija suya escogió un esposo Utu. Y han podido vivir en paz.

ASPECTOS PROBLEMÁTICOS..

- Para ingresar a Tanzania desde Kenya por tierra, había un listado de 37 países que necesitaban una “visa referida” que no podía tramitarse en la propia frontera a la hora de intentar cruzarla, sino en sitios específicos con anterioridad. Esto representó dificultad para algunos que iban a la Asamblea. De paso, también le muestra a uno la conflictividad interna de África. Pasar de un país a otro, representaba incluso riesgos de seguridad para muchos delegados, que hicieron largas rutas en bus para poder asistir.

- La delegada de Benin, tuvo problemas para cruzar la frontera en el bus que íbamos, porque no llevaba esa tal “visa referida”. Después de hacerla bajar del bus al medio día y hacerla esperar toda la tarde, fueron sus lágrimas de desconsuelo, no ninguna otra gestión del equipo organizador8, las que hicieron que una mujer en la oficina de Inmigración se moviera para darnos paso y cobrar el mismo monto que a todos los que habíamos pasado, que no necesitamos esa tal visa “referida”. Y esa misma mujer, fue la que nos dijo que podíamos continuar, y que para ello necesitaríamos transporte. Ella misma lo proveyó, por lo que nos cobró otros 30 dólares adicionales. Esto me dejaba un sinsabor porque la supuesta misericordia que tuvieron al final, la hubieran podido tener desde el medio día, ya que el requisito legal al final no se cumplió. Y que funcionarios de esa misma oficina nos proveyeran el transporte, cobrado por aparte, hace que su negocio personal se lucre de un problema oficial.

- Las condiciones de inequidad en África y quienes se lucran de ello, fomentan la dificultad para establecer buenas relaciones entre vecinos pobres. Se verifican problemas para circular entre estos países. Las visas referidas, pero también quién sabe qué problemas impidieron llegar a otros delegados, como por ejemplo los de Camerún o los de Burkina Faso.

- La guerra de Israel contra Líbano, que impidió que los representantes de este último país asistieran al evento, no obstante estuvieron confirmados hasta el último momento, pero los ataques obligaron a cerrar los aeropuertos.

- El encuentro fue programado con horarios estrictos y programaciones que no dieron mayor lugar a hacer cambios durante la marcha del evento, y esto originó algunas tensiones. Algunas delegaciones, como la de Asia, por ejemplo, expresó que no se había sentido escuchada suficientemente; o personas, como una mujer de Congo, expresaron ansiosamente la necesidad de espacios adicionales para compartir vivencias, por lo cual (para el caso de los de Congo) se generó una reunión adicional que comenzó una noche a las 9:30 de la noche, con todo el cansancio del día encima. Otro día se sacó un espacio adicional igual de tarde para Brasil, pero por ejemplo Ecuador llevó videos que sólo pudimos ver quienes nos quedamos por razones de programación, hasta después de que el encuentro terminó formalmente.

- En otras ocasiones, la dificultad para meter en los estrechos espacios de tiempo las conclusiones o síntesis de las discusiones, dejó por fuera de la asamblea el conocimiento de lo que continentes enteros (en una ocasión nos pasó a los americanos) queríamos compartir como retos para el tiempo venidero.

- Otro caso significativo, fue el de un delegado, que se sintió muy mal una eucaristía programada, que inició con una danza muy suave entre todos y otra para llevar la Biblia hasta el sitio de la celebración. Cuestionó incluso la disposición de las bancas en círculo, preguntándonos si con eso no buscábamos más bien celebrarnos a nosotros mismos en lugar de celebrar la presencia de Dios. Su molestia fue mayor, cuando algunos(as) espontáneamente se montaron en bancas para tomar fotos. Esto generó tensiones. Al final el asunto se discutió en una  reunión aparte entre varios presbíteros con el quejoso, de la cual salieron a informarnos que ya habían hablado, expresado sus posiciones, y que ya todo estaba clarificado.

- Otro asunto fue el manejo del dinero, siempre tan complicado. A quienes hicimos nuestro tránsito hacia Arusha por Kenya, los organizadores del evento, nos cobraron adicionalmente a lo anunciado previamente por el equipo internacional por estadía y transporte al sitio del encuentro.

- Nos falta bastante por recorrer en el camino hacia una verdadera autonomía, tanto a los africanos como a los latinoamericanos. Nuestra dependencia de los países del norte todavía nos marca en nuestras relaciones. La carencia de lo económico y las enormes distancias entre las Fraternidades nos limitan para hacer un compartir más flúido.

En definitiva, los corazones de quienes tuvimos la oportunidad de estar allí, quedaron marcados y con el compromiso de no dejar que el bosque del tiempo borre lo convivido y compartido allí. Tanto por lo bueno y agradable vivido, como por estos aspectos más problemáticos.

EL NUEVO EQUIPO INTERNACIONAL.

Vale resaltar aquí que el ambiente siempre fue el mejor entre todos, y de manera especial entre los delegados de América. Nuestras decisiones siempre se tomaron por consenso, nunca fue necesaria una elección o una decisión por el sistema de votación. Siempre logramos construir consensos.

Para efectos de una mejor coordinación, dividimos todo el continente en tres sub - regiones: 1) América del Norte, que incluye a Canadá y Estados Unidos. 2) América Central y el Caribe, que incluye desde México, bajando por toda Centroamérica hasta Colombia, Ecuador y Venezuela, además de los países del Caribe. Y 3) la sub - región del sur, que incluye desde Perú, Brasil, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay. Y elegimos coordinadores de estas sub-regiones.

En lo relativo al nuevo equipo internacional, quedó integrado por:

Peter y su esposa, de Kenya, por África.

Antoinette y (su esposo) Henri, de Bélgica, por Europa.

Miong- Jun de Corea, por Asia.

Roberto y Gislene (su esposa) por las Américas.

Del mundo árabe, como sólo estuvo una persona de Algeria, no se eligió formalmente delegado para el equipo internacional, pero entiendo que seguirán Fidáa y su esposa.

EL REGRESO A LA ARGENTINA.

El 4 de agosto, tuvimos la oportunidad de compartir la celebración eucarística en la Parroquia de Santa Cruz, ya en Buenos Aires, del 30 aniversario de la muerte de Monseñor Enrique Angelelli, obispo de La Rioja, quien no murió en un accidente de tránsito, como incluso la iglesia oficialmente decía, sino en un asesinato fríamente calculado por el régimen dictatorial de turno, pues tenía pruebas sobre detenciones y desapariciones de religiosos y sacerdotes que trabajaban en su diócesis.

El sábado 5 de agosto, fuimos a conocer en San Justo, más exactamente en Villa Palito, la Fraternidad donde ha vivido el Hermano de Jesús Domingo por 38 años, con Chico (que andaba por Brasil), otro Hermano brasileño. Pero quien sí estaba era Sam, el único Hermano de Jesús de los Estados Unidos. Acababa de pensionarse en Detroit, y vino a visitar sus Hermanos del sur.

El domingo 6 de agosto, estuvimos caminando, conociendo esa enorme ciudad que es Buenos Aires. Con Luis y Adriana estuvimos en La Boca y en otros sitios turísticos donde había ferias. San Telmo, Belgrano.

El lunes 7 de agosto, tuve la oportunidad de ir con Fredy (de Ecuador) y Fernando (de Bolivia) a Colonia (Uruguay) aprovechando una promoción en un barco, el viaje demoraba tres horas. Visitamos allí una zona de esta ciudad que es patrimonio arquitectónico de la humanidad. Sólo que era un día bastante frío y con lluvia, lo que nos hizo bajar un poco las expectativas para conocer.

El martes 8 de Agosto fuimos a conocer a Uribe Larrea, en la pampa argentina, donde están tres Hermanos de Jesús argentinos iniciando una nueva Fraternidad: Daniel, Guillermo y Pablo, aunque Pablo estaba de momento en Europa, en una reunión de Hermanos. Pudimos compartir con Daniel y Guillermo una deliciosa carne, como toda la que se come en la Argentina. Allí fuimos con Domingo y Sam. Con las distancias que se manejan en el campo en la Argentina, esa de ellos en el campo, se parece más a una experiencia monástica, nada que ver con otras inserciones en medios urbanos. Hay que orar para que esta nueva generación de Hermanos arroje luces para el caminar de esta familia religiosa de la espiritualidad Foucauldiana.

El miércoles 9 de Agosto fuimos primero a despedir a Fernando que regresaba a Bolivia, y después fuimos a Chingolo, a la Fraternidad de las Hermanitas. Allí viven Shantal, Rolanda, Nelly y Graciela. Gracias a que Luis nos llevó en su auto, pudimos llegar pronto. De casualidad pasaba por allí Mercedes, la Hermanita Uruguaya, por una silla de ruedas que le estaban fabricando. Dialogamos un poco sobre esta realidad latinoamericana, tan diversa y compleja, donde se perciben luces, pero también sombras.

El jueves 9 y el viernes 10, regresé donde Domingo. Tuve la oportunidad de compartir un poco con él la vida cotidiana: la oración en la mañana, los vecinos que llegan solicitando medicinas para cualquier dolencia, la toma de un mate, ir por el correo, las eucaristías en las noches en Villa Palito. El jueves acompañamos a Sam que iba por tierra para Paraguay. El viernes, en la noche fuimos a casa de Patricio, donde tuvimos una recepción de despedida. Allí llegaron también Candy y Fernando, quienes hicieron gala de una acogida extraordinaria, con una fina sensibilidad por estrechar lazos con nosotros en cuanto hermanos latinoamericanos que los visitamos.

Agradezco a todos los que hicieron posible nuestra asistencia a la Asamblea Internacional de Arusha 2006, a todos los delegados asistentes por sus muestras de esa Fraternidad que siempre quiso vivir el Hno. Carlos y a quienes nos acogieron en la Argentina. Que Dios les guarde y les dé mucho ánimo para continuar su caminada

LOS DESAFÍOS PARA LOS PRÓXIMOS SEIS AÑOS

En un contexto para todo el continente que se puede describir a partir de los siguientes aspectos: pobreza (en América del Norte también hay pobreza), inequidad, bajos niveles organizativos a nivel del pueblo pero también de los grupos de Fraternidad, fenómenos de migración hacia los países del norte, Estados Unidos y Canadá en América del Norte pero también hacia Europa. Y teniendo en cuenta que hoy día los Estados Unidos acrecientan su influencia como centro de poder a nivel mundial, después de la guerra fría: Sentimos diversos llamados a estar atentos en lo que esto nos plantea como desafíos:

Acrecentar la participación en política para crear condiciones de mayor justicia social.

El trabajo artístico y cultural ofrecen un nuevo escenario de lectura de la realidad y de acción, desde donde se puede fortalecer la auto – estima, punto de partida fundamental para cualquier trabajo organizativo de fondo.

Estar atentos a todo lo que ayude a la construcción de propuestas de desarrollo autónomo, construido desde la base hacia arriba y también desde adentro hacia fuera. (Esto vale también como Fraternidades).

Mas específicamente desde la espiritualidad del P. Foucauld y por lo tanto como Fraternidades:

Ayudar a generar: 1) sentido de comunidad en los medios donde nos movemos y 2) de espiritualidad, vivida en un sentido amplio y pluralista. Como Fraternidades se nos plantea el llamado a ser en este sentido ecuménicos. Este sentido de comunidad, se ve afectado sobre todo en los países del norte.

Nuestra espiritualidad debe centrarse a ser capaz de responder en primera instancia a la vida cotidiana, pues es desde ahí que debemos evangelizar.

Debemos buscar las alianzas necesarias con ONG’s e iglesias para fortalecer las estructuras, que por lo general en la actualidad son muy débiles.

Como iglesia, hay que buscar también la manera de construir unidad al interior de la iglesia, pero con un sentido de aceptación de la diversidad, contrario a un sentido de uniformidad; esto es, movidos por un mismo espiritu, pero permitiendo expresiones diversas, de acuerdo a nuestra diversidad cultural.

Generar nuevas formas de comunicación y estrechar nexos entre las Fraternidades a nivel de todo el continente.

En que de todo esto que mencionamos, queremos hacer énfasis en América:

􀀹 Generar sentido de comunidad.

􀀹 Espiritualidad amplia, pluralista y ecuménica.

􀀹 Construir unidad respetando la diversidad cultural.

􀀹 Dar mayor atención a los pequeños fortaleciendo su auto – estima y teniendo en cuenta sus expresiones artísticas y culturales.

􀀹 Construir desarrollo propio, autónomo, desde abajo hacia arriba y desde adentro hacia fuera.

􀀹 Estrechar nexos entre las Fraternidades.

􀀹 Estar abiertos a crear vínculos con organizaciones populares y movimientos sociales, de acuerdo a las diferentes realidades de los países y sin imponer condiciones a los miembros de las Fraternidades.

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld