FRATERNIDAD INTERNACIONAL

Argentina

SIGNOS DE ESPERANZA

El Espíritu sopla donde quiere, basta con acogerle. Esta vez desde una sierra allá en la Argentina.

Hace días recibí tu correo, y con muchas ganas quería responderte, hoy me hago un tiempito. También espero que sea el comienzo de ir compartiendo el camino que nos toca ir recorriendo, en el mismo espíritu de nuestro Padre común, el Hno Carlos.

Les cuento un poquito de nuestro andar. Somos "Fraternidad de la PAZ", comenzamos nuestro camino como fraternidad en las huellas del Hno. Carlos en la diócesis de Cruz del Eje, de Córdoba, una iglesia local de zona rural, allí comenzamos hace 20 años, en la zona que se llama del Valle de Traslasierras, con respecto a Córdoba capital, queda detrás de las llamadas sierras grandes, que las vemos desde nuestra casa.

Vivimos en una casita en la zona que se llama El Valle, rodeadas de vecinos que se dedican al campo, en general producción de aromáticas, en esta comunidad somos tres hermanitas, compartimos con los vecinos y con nuestra comunidad más amplia que tiene varios sectores, también el andar en sus proyectos, ayudas solidarias y el andar eclesial, nuestra iglesia va caminando a formar pequeñas comunidades, por ahora preparándose al paso de encontrarnos en pequeños grupos en torno a la Palabra de Dios.

También pudimos establecernos en las sierras, en un lugar llamado Los Gigantes, allí es más solo, con menos vecinos, pero sufriendo todos la soledad, la marginación, la falta de oportunidades, la violencia familiar y entre vecinos, el alcoholismo, la emigración de los jóvenes a la ciudad..., allí en esa comunidad también hay tres hermanitas, que además de la presencia allí, ofrecen en la fraternidad tiempos de "Nazaret", compartir la vida, la fraternidad, la Palabra con personas que quieran. Y en estos últimos años también ha surgido la presencia de matrimonios, nueve matrimonios que van haciendo el camino con nosotras, en pequeñas comunidades de vida, donde compartimos el carisma, el espíritu, la vida, la oración.

Ellos van descubriendo la identidad y el espíritu como matrimonios de la paz, en un camino lento, pero muy lindo. Muchos de ellos viven en Córdoba capital, están más lejos de nuestras fraternidades, pero permanentemente nos estamos encontrando, en las comunidades de vida que con ellos hemos formado, como espacios de comunidad más pequeños, o acompañando los encuentros que ellos van teniendo como rama de matrimonios.

Como verán nuestra realidad por ahora es más bien la presencia en ambiente rural, de campo, con toda la riqueza que esto tiene, aprendiendo día a día la clave del compartir y la solidaridad, la sencillez cotidiana, la lucha permanente por el trabajo que dignifique, la amistad compartida porque hemos crecido juntos, hemos llorado juntos y nos hemos alegrado juntos...y sufriendo con ellos las faltas de oportunidades laborales, en especial para la mujer, la gente que va envejeciendo, y los sueños que no se van alcanzando.

Y aún con todo esto, un corazón inquieto ( el mío) por seguir anhelando compartir, sufrir, soñar, caminar con otros, con otras..., creer en la paz que es presencia, amistad, reconciliación, comunión..., Cuando leí el testimonio de la presencia de ustedes entre los hermanos bolivianos me tocó el corazón, hace tiempo que también la realidad que viven los que dejan sus raíces, sus lugares, sus cosas, sus historias, me duele en el corazón, los que se van a otros países, los que dejan el campo por la ciudad..., por eso me interesó ponerme en contacto con ustedes, compartir realidades tan distintas, que alimentan el mismo sueño de jugarnos en la comunión, la fraternidad, el "estar".

Y ya no los canso más. reciban todo mi cariño y mi oración ante Jesús, Señor de la Paz para que los sostenga y anime en el andar

Inés de Jesús

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld