LA VIDA EN LAS FRATERNIDADES

VALENCIA

NOTICIAS

- Este pasado mes de Octubre la fraternidad de Valencia ha celebrado una nueva boda; se han casado Ana y Alfonso, conocidos por muchos de vosotros, sobre todo por los que habéis participado en los dos últimos retiros de verano en Cercedilla y la Requijada (Segovia).

La celebración en la que participó la fraternidad fue en la nueva Parroquia donde acaba de ser destinado Juan Alfonso. Allí nos congregamos un grupo de personas de la Fraternidad, Familiares y Amigos.

Siempre es un gozo asistir a una celebración donde se declara un amor por parte de los novios y mucho más teniendo de testimonio a la fraternidad. Ellos, desde su dimensión teológica nos aportan serenidad, paz ternura y sobre todo amos. Felicidades.

- Varios miembros de la fraternidad de Valencia asistieron a la presentación del libro de José Antonio Pagola, JESÚS, APROXIMACIÓN HISTÓRICA. Libro recomendable y que esta siendo trabajado por uno de los grupos de revisión de vida en Valencia.

- El día 30 de Noviembre la Fraternidad de Valencia celebrará en la parroquia de Pepe Vidal, en el pueblo de Massarotjos, el aniversario de la muerte del Hermano Carlos, acompañado de un grupo de la Parroquia

 

RETIRO

El pasado día de Noviembre celebramos el retiro mensual de la fraternidad, como cada último domingo de mes. El tema elegido fue el de la Esperanza y adjuntamos los textos que nos sirvieron de reflexión.

UNA ESPERANZA, DOS INTERPRETACIONES Marcos 2. 1-12

Cesar Henríquez Marapacuto

EL PRETEXTO

¿Por qué quienes oficialmente están más cerca de Dios, son incapaces de verlo? y ¿Por qué quienes extraoficialmente están alejados de Dios son los primeros en discernir su accionar? ¿Qué Dios custodian los líderes religiosos? La esperanza puede ser aplaudida o perseguida. Todo depende de donde estemos ubicados, desde donde hagamos la lectura de la realidad. La esperanza puede ser una amenaza para algunos y una bendición para otros/as.

EL TEXTO

Jesús regresa a Cafarnaúm y como ya era costumbre mucha gente acudía en su busca haciendo imposible acercarse a él con facilidad. Un paralítico con la ayuda de unos amigos es trasladado hasta Jesús después de haber traspasado varios obstáculos. El hombre es descolgado desde el techo por sus compañeros ante Jesús quien ante semejante manifestación de fe perdona los pecados del paralítico ante la reacción  de rechazo por parte de los fariseos que se encontraban allí sentados. ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios? El celo por preservar el dogma les impide discernir que están delante del Mesías y lo cuestionan. Jesús, ahora procede a sanar al paralítico, quien toma su camilla y sale caminando en medio de la multitud causando la admiración del pueblo este acto de perdón y sanidad.

Curiosamente en medio de tanta gente que quiere estar cerca de Jesús nos encontramos a los maestros de la ley muy cerca de Jesús y además sentados. El cuadro es de mucho movimiento: “entro”, “trajeron”, “no podían llegar a él”, “Toma tu camilla”, “vete a tu casa”, “se puso de pie”, “salio”, lo cual contrasta con la actitud de los maestros de la ley quienes se encuentran sentados. ¿Quiénes son los verdaderos paralíticos? Un hombre es perdonado y sanado y los guardianes de la fe, lo critican, mientras que el pueblo “inculto” alababa a Dios por lo ocurrido.

EL CONTEXTO

Los pueblos viven paralizados en sus camillas de miseria social, hasta que se deciden a saltarse todos los obstáculos y barreras que le imposibilitan el caminar, el andar y el construir. La esperanza se hace cuesta arriba y exige esfuerzo y unidad. Por otro lado, los “guardianes de la fe”, se encuentran aparentemente muy cerca de la esperanza, con una pasividad que paraliza e impide la llegada de los más necesitados/as. Cuando los pueblos experimentan su liberación y se levantan para construir su propio camino, “los paralíticos religiosos”, guardianes del status quo, critican y cuestionan el encuentro liberador entre los necesitados y la satisfacción de sus necesidades. Sin embargo, los de a pie, los sin camisas, reconocen en estas acciones la presencia de un Dios solidario y liberador.

LA MESA DE LA ESPERANZA Marcos 2. 13-17

EL PRETEXTO

Las iglesias, influidas por el sistema, tienden a dividir a los seres humanos en grupos opuestos: buenos y malos, santos y pecadores, puros e impuros, sanos y enfermos, salvos y no salvos. Y siempre la iglesia pertenece al primer grupo, es decir, al de los buenos, santos, puros, sanos y salvos. Una iglesia que hace semejante división, asume una ética excluyente y separatista, a la vez que se hace profeta no del reino de Dios, sino del sistema que supuestamente combate.

EL TEXTO

En uno de sus recorridos por la orilla del lago, Jesús, invita a Leví, un recaudador de impuestos a seguirlo, quien sin pensarlo dos veces acepta el reto. Levi abandona su antigua vida para aferrarse a la propuesta de Jesús. Los recaudadores de impuestos eran judíos que estaban al servicio del imperio romano, y eran parte de la estructura opresora del sistema, por lo que despertaban una antipatía generalizada entre sus coterráneos. Estaban excomulgados de las sinagogas y la mayoría de sus compatriotas evitaban establecer relaciones de amistad con ellos. De alguna manera vivía también un tipo de exclusión a causa de su oficio. Leví invita a Jesús a un banquete en su casa, lo que ocasionó que muchos amigos de Levi, que también eran recaudadores de impuesto estuvieran presentes y compartieran la mesa con Jesús y sus discípulos, al igual que otro grupo que el texto califica como “pecadores”. La actitud de Jesús es escandalosa y desafiante; lo cual produce de manera inmediata el juicio condenatorio de los maestros de la ley, y a su vez la sabia respuesta del maestro: “No son los sanos los que necesitan médicos, sino los enfermos”

EL CONTEXTO

El sistema excluye no sólo por razones económicas, raciales, de género o religiosas, sino que también lo hace por razones de “oficio”- El sistema crea “oficios” que deshumanizan, los legitima y después estigmatiza a quienes por diversas razones tienen que ejercerlos. La esperanza no teme el compartir la mesa con las trabajadoras sexuales, las “mulas” que transportan droga en sus estómagos, los recojelatas en su mayoría alcohólicos, los malabaristas que encontramos en cada esquina, etc. La fe puede convertirse en vocera del sistema al pensar en que la sociedad se divide en buenos y malos, pero puede hacerse profeta de la esperanza al reconocer que la sociedad esta conformada sólo por pecadores y que todos y todas necesitan reencontrase en la mesa inclusiva que humaniza y libera sin ningún tipo de peaje religioso, ni político.

LA ESPERANZA PRODUCE CRISIS Marcos 2. 18- 22

EL PRETEXTO

Durante décadas, algunos pueblos han vivido la experiencia de un modelo de hacer política e interpretar la realidad, y ahora esta ante un modelo nuevo, lo cual ha creado situaciones de tensión y crisis. Por un lado los que alzan la bandera por hacer reformas, y defienden proyectos excluyentes e injustos; y del otro lado quienes han optado por hacer una revolución, no solo en lo ideológico, sino en lo estructural, y proponen un modelo inclusivo y más justo.

EL TEXTO

El ministerio de Jesús sigue levantando interrogantes y malestares entre algunos de sus coterráneos. La controversia ahora gira en torno al tema del ayuno. Los discípulos de Juan y de los fariseos lo practican más los de Jesús no lo hacen. La pregunta que se levanta es por qué. Jesús responde con otra pregunta: “¿Acaso pueden ayunar los invitados a una boda mientras el novio está con ellos?” Jesús es el novio que inaugura un nuevo tiempo (kairos) que está entre el pueblo, lo cual deja sin sentido el ayuno, que implica luto y penitencia. Es tiempo de celebración y cambios radicales. Esto se corrobora por las comparaciones que luego Jesús hace. No se puede remendar un vestido viejo con tela nueva; y el vino nuevo no se debe echarse en recipientes (odres) viejos. La razón es clara. La tela nueva tirara de la tela vieja y empeorará lo que se pretendía resolver; y el vino nuevo rompe los recipientes viejos y se derrama.

La presencia del Mesías supera y anula todas las alternativas que le precedieron tales como las de Juan y la de los fariseos. No pueden convivir, porque la esperanza del Reino de Dios exige transformaciones radicales y profundas. Las antiguas propuestas son desbordadas por la encarnación mesiánica y no soportan una convivencia sin generar crisis mayores. La propuesta de Jesús “rompe” con las practicas añejas de los fariseos y su ministerio “rompe” los odres religiosos que no pueden contener la novedad del mensaje.

EL CONTEXTO

El sistema capitalista ha organizado la sociedad a través de estructuras y mecanismos que sustentan y legitiman la lógica del modelo. Hoy en varios lugares del mundo tienen un vino nuevo que se expresa a través de un proceso socio-políticos que representan una amenaza para el status quo y un escándalo para la lógica del sistema. La tela vieja ha comenzado a romperse y las añejas estructuras ya no pueden soportar el caudal de transformaciones sociales que la nueva estructura ha comenzado a protagonizar. Es imposible construir una sociedad más humana dentro de las mismas estructuras que por años nos han deshumanizado.

¿Qué signos de esperanza observamos en nuestro entorno: Personal, Comunitario, Sociopolítico, Eclesial ?

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld