FRATERNIDAD DE MÁLAGA

“Otra manera de ser y de hacer Iglesia”

Este fue el tema que Enrique Castro, cura  de la parroquia de San Carlos Borromeo (Entrevías. Madrid), presentó en el encuentro de Adviento-Navidad que cada año convoca el Foro Diamantino García en Antequera (Málaga). Estuvimos de todas las provincias de Andalucía.

Enrique arrancó su reflexión del pasaje evangélico donde Jesús cura al endemoniado de Gerasa. Identificando al atormentado muchacho, con las personas que ellos tratan en la zona de Entrevías : drogatas, excarcelados, madres que sufren, inmigrantes sin papeles, enfermos … y cómo el texto del Evangelio refleja que la causa del mal no era el endemoniado , sino una fuerza exterior que llama “legión”, significando con ella al sistema del imperio romano de entonces que endeudaba, con impuestos al pueblo y lo esclavizaba, y hoy esa “ legión”, es el sistema de poder, el neoliberalismo, el capitalismo salvaje que arruina, envilece, desposee creando esta generación de marginados, desposeídos atormentados.

Y cómo con la fuerza de la fe, de esa fe que existe en nuestro interior, podemos liberarnos. Jesús lo repetía: “ tu fe te ha salvado”, “no he encontrado tanta fe:”, “si tuvierais fe como un grano de mostaza diríais a este monte…”, ” Señor acuérdate de mi, cuando estés en tu reino”. Descubrir esta fe es dignificarse, humanizarse, levantarse del deterioro, ser libres.

Nos exponía cómo con todas estas personas, que tienen nombre e historia propia, en su parroquia de Entrevías se sentaban a la mesa, y partían el pan como Jesús, sin excluir a nadie. Compartiendo lo que tenían, sus vidas, aspiraciones, luchas.

Más que lo que exponía, me llamaba la atención el tono de su voz serena y convincente, no manifestaba rencor ni acritud. Sino que iba exponiendo el modo y estilo de vivir de su comunidad integrada principalmente por los que no tienen nombre en esta sociedad. Y a esta mesa se les unen otras personas de la sociedad de Madrid, (digamos como juez, abogado, gente económicamente situadas, pero allí o comparten o ellas mismas se retiran). Me recordaba la comida de Jesús en casa de Zaqueo y las consecuencias para este,.

Cada cual íbamos sacando nuestras propias conclusiones. Eso sí, se palpaba claro que las cosas que se han dicho de estos hombres y de la comunidad de la parroquia de Entrevías, no tienen fundamento. Y qué duda cabe que son otro signo más del Reino y otra manera de hacer Iglesia.

Nos comentó que Rouco les había “legalizado”, y dado vía libre para que sigan haciendo lo que estaban realizando desde hace veintitantos años. Pero como “centro social” , no como parroquia. (Este obispo cree que la parroquia es sólo para rezar y hacer liturgias).

La realidad es que allí no son los tres sacerdotes, sino que hay una comunidad, quizás aparentemente “variopinta”, pero de gente que se sienten hermanos y llaman a Dios Padre, que comparten. Y en el caso que los hubieran echado de esos locales, hubieran seguido juntos, pues tienen claro que la parroquia no es el espacio, sino ellos mismos.

Navidad 2007 A.C.

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld