NUESTRAS FRATERNIDADES

REUNIÓN DE LAS FAMILIAS DE CARLOS DE FOUCAULD

EL ISLAM Y EL CARISMA DEL HNO. CARLOS

Ayer nos reunimos las distintas familias de Foucauld de Málaga ( Hnos de Jesús, Fraternidad Secular, Htas de Jesús, Sodalidad, Fratern. Carlos de F.) Como acostumbramos a hacerlo periódicamente, esta vez en casa de Mili, con el tema “El Islam hoy y nuestra respuesta “.

Nos basamos en unos escritos de Teresa Losada Campo “Redescubrir el Islam” y otro de Jaume Flaquer “¿En tierra de nadie?”

Después de un intercambio rico, veíamos que el camino para el diálogo es largo y difícil. Debido a que somos dos culturas muy distintas: occidente y oriente; una historia en ambos lados, llena de fanatismos y a la vez de entendimientos entre sectores pequeños, como con la línea sufí.

A la vez el hecho de que el cristianismo de occidente aparezca apoyando a los poderosos que con la opresión y expolio económico sobre muchos países musulmanes, generadores de guerras injustas y de hambrunas; nos hacía complicado el que pudieran entender que somos portadores de paz.

Constatábamos que a nivel individual se puede llegar a la amistad, confianza. Pero que a nivel colectivo no parecía cercano.

En el Islam existen muchas corrientes, unas más conservadoras y otras buscando actualizarse, liberarse de los elementos culturales, costumbres que se le ha ido adhiriendo al Corán; intentan buscar su propia identidad.

Y el diálogo. El diálogo, pensamos, no se puede tener a nivel ideológico o teológico, sino desde la vida diaria, compartida con generosidad y gratuidad. Y a la vez apoyando a las personas que dentro del Islam se esfuerzan por sacarlo de la Edad Media. Necesitamos conocernos mutuamente más, para superar los “mitos” con los que durante siglos nos hemos mal vistos unos a otros, llenándonos de prejuicios, infundíos, impidiéndonos reapretarnos y querernos. Por la cercanía de Marruecos, a nosotros nos interesa conocer su historia y cultura, ya que en su mayoría son los musulmanes que llegan a España.

La intuición del Hno. Carlos nos sigue siendo de actual orientación, en este momento.  Cuando se preguntaba qué hacer para anunciar a Jesús y el Evangelio en este mundo islámico. Se respondía: “No hay más que un camino que seguir. De entrada suavizar, hacer caer los prejuicios, crecer en el amor, fundamento de la religión divina, hacer que nos vean como creyentes, conseguir su confianza y si es posible su amistad… esta es una obra no de años, sino de siglos… Estoy en el primer período, el apaciguamiento”. Para Foucauld se trata de “una obra humanamente desesperante y en realidad llena de esperanza, pues Jesús les ama a todos con un amor eterno y todo lo puede”.

 

ENCUENTRO CON LA COMUNIDAD DE ALMANJAYA (GRANADA)

Y nos fuimos todos a compartir el retiro del mes con la comunidad de la Parroquia de Jesús Obrero del barrio de Almajaya. Una zona marginal donde la droga, el tener un familiar en la cárcel y las visitas de la policía es algo normal. Allí un letrero en la puerta de un local, indicaba que era la parroquia. Estaba esperándonos Juan Carlos, el párroco, miembro la fraternidad sacerdotal. Nos enseñó la ubicación. No más entrar una sala con una mesa de camilla, una cocinita y su nevera, quitaba toda idea de oficina y frialdad, que dan la mayoría de las parroquias. Nos explicó que aquí se reúnen según las horas, las mujeres de barrio, los jóvenes, los niños, los mayores, para conversar, estar, merendar o comer. Que estos locales están abiertos todo el día.

Seguimos conociendo su ambiente y pasamos a otro cuarto más amplio con un espejo grande, donde se desarrollaban distintos talleres. Y en otra habitación unos ordenadores para los jóvenes del barrio. Una habitación más pequeña con otra mesa de camilla, para la oración de las tardes y/o Misa diaria. En otra, una biblioteca.

La capilla es el ambiente más grande; las sillas y bancos están ordenados en forma de círculo, lo cual ayuda a la participación y relación. En un rincón del salón adaptado para los niños que durante la Eucaristía se distraigan, pero a la vez visualizan a sus padres.

Nos sentíamos en una casa acogedora. Frases en las paredes de los pasillos que recuerdan la gratuidad, el compartir, que Jesús está presente en el necesitado. Era una casa fucoliana, sencilla, agradable, con gusto, abierta a todos. ¡Cómo se puede conseguir cuando se vive!

Después de celebrar la eucaristía, tuvimos el retiro en base a un texto de René Voillaume acerca de la oración.

La comunidad de la parroquia está compuesta de una veintena de personas, que se viene reuniendo desde el año 2000. En ella hay personas del barrio y unas cuantas religiosas todas viven en él. Este grupo se reparten las tareas sociales: Atención a drogadictos, cárceles, niños, jóvenes, talleres, catequesis, oración y muchos días comen juntos acá trayéndose los alimentos que tenga cada cual en su casa.

Después de la comida, tuvimos una puesta en común. Nos preguntaron por la Fraternidad y no explicamos. Llegó el momento de que los miembros de la Fraternidad Secular de Málaga dejáramos Granada. Nos despedimos de todos/as, llevándonos en el corazón la amistad de nuevos hermanos/as que hace días no conocíamos. ¡Este encuentro es grande!, es de suyo a un acto de fe, un sacramento del encuentro con Jesús, que agradecimos a Dios que nos hace hermanos.

Enero 2008

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld