ENCUENTRO NACIONAL-2011

FRATERNIDAD SECULAR CARLOS DE FOUCAULD

Viernes, 25 de marzo:

Nos reunimos en Valencia en el Colegio Pio XII celebramos una Eucaristía que centraba la razón de este encuentro nacional.

Después de compartir la cena, con las personas que acogían en sus casas se retiraron los asistentes que veníamos de fuera.

Sábado, 26 de marzo:

Se inicia el encuentro con el rezo de los laudes. Y se realiza la puesta en común de los trabajos previamente preparados por las Fraternidades.

                            ¿A QUÉ LLAMAMOS HOY VIDA SENCILLA?

 VALENCIA

 (Cada uno de nosotros lo ha analizado desde el punto de vista de nuestra vida familiar, de nuestra vida en sociedad y de nuestra propia vida interior, es decir, los valores que nos guían).

A no abdicar de mi responsabilidad personal.

La sociedad somos todos.

Cómo vivimos, cómo compartimos...

Siguiendo las enseñanzas de Jesús es todo más sencillo.

En la medida en que yo comparta lo que tengo, que cada uno luego elija.

Vida sencilla sería vivir con lo suficiente.

La sociedad de consumo repercute mucho en mi.

La vida que yo llevo no es coherente con lo que dice Jesús.

Tengo gestos, pero no los tengo interiorizados, no me salen de modo espontáneo.

La posibilidad de elegir de los otros también es importante. Referido a la posibilidad personal que tenemos los que disponemos de más medios para vivir y deseamos compartir con otros que tienen menos, pero sin que suponga que ellos no puedan elegir.

Es importante la diferencia entre necesidad y deseo.

Hemos de procurar tener presente detalles como no estropear restos de comida y hemos de dedicar tiempo y amor a quienes nos rodean: familia, amigos y personas del entorno.

Una vida sencilla es vivir desde la austeridad.

Una experiencia personal de mi vida sin excesos ha sido el pilar fundamental para entender este modo de vida.

La educación inicial en nuestra vida es esencial para ver cómo es una vida sencilla.

Algunas cosas fueron duras en mi infancia y juventud, pero han resultado ser fundamentales.

Vivir una vida sencilla es disponer de lo necesario para desarrollarnos como personas.

Trabajar un poco en la ascesis personal es una forma de combatir el deseo.

La vida sencilla es para mí ser accesible y ser vulnerable. Ser cercano. Más estar ‘con’ que solucionar cosas. Ponerme a charlar, sobre todo con los más ancianos. Ser vulnerable a que te fastidien el día...

Sigo aprendiendo a vivir una vida sencilla.

Dar a los hijos la oportunidad de que decidan como gastan.

¿Cómo repercute la sociedad de consumo en la que vivimos, en nuestra forma de vivir una vida sencilla (desarrollo sostenible)?

Estamos sometidos a comprar. Es revelador diferenciar entre necesidad y deseo. Necesito un abrigo, pero no uno nuevo cada temporada. Si deseo el último libro que haya salido al mercado, me puedo esperar a que esté disponible en la biblioteca.

Nuestro tiempo libre debemos utilizarlo no solo en programas de tv y ocio, sino también al encuentro con personas y en grupos de oración.

Utilizar los recursos públicos de sanidad, educación es un planteamiento que siempre he tenido.

No tengo mala conciencia por hacer un gasto. No soy mojigato. Con el dinero soy muy responsable porque se lo que me ha costado ganarlo. A pesar de que vivo muy bien, comparto mucho.

Me gusta ver cómo han variado las reglas del mercado. Antes ibas a buscar una cosa que necesitabas. Ahora tienes que comprar lo más parecido que encuentres. Eso también condiciona la compra responsable.

¿Es coherente la vida que llevamos con la vida cristiana que nos enseña Jesús en su palabra y en los hechos y con la que nos muestra Carlos de Foucauld en sus escritos y en sus hechos?

Puedo intentar ser coherente en ciertas parcelas. En el compromiso con los pequeños gestos como firmar por Internet, mirar las etiquetas.

Aprender a despedir lo que ya no es evangélico. Buscar nuevos caminos.

Tengo contradicciones, es más caro comprar en el mercado que en el Mercadona.

Hay que intentar vivirlo desde la fe y el Evangelio con disposición a revisar nuestros esquemas y nuestros valores.

Está claro que se puede vivir alumbrados por los valores de un desarrollo sostenible, pero creo que es más sencillo de comprender si además los vivo desde la fe, desde la palabra de Jesús. El evangelio de hoy (Mt 6, 24-34) es alumbrador. Confianza en que Dios sabe lo que necesitamos y cada día trae su problema. No es necesario pensar en el problema de mañana.

¿Qué se puede aportar a la coherencia?

Aprender a no cosechar y aceptar que soy un ser en precario. Aceptar esa realidad de debilidad nos identifica con la imagen de esos pájaros y esos lirios del Evangelio. Vivir en crisis tiene la fuerza para acercarnos a la experiencia de Jesús.

Aprender a vivir cambiando.

Me cuesta cuando compro algo por el entorno natural y comprar en comercio justo pero es una cuestión muy difícil si está tan lejos de casa.

Me hace falta más oración, más escucha. Sería un apoyo para ser más coherente.

¿Qué pasaría si todos nos revolviéramos como los norteafricanos contra esa institución eclesial?

Mi enemigo no es la Iglesia; mi enemigo es el capitalismo, los bancos... Si pudiera cambiaría la Iglesia y una forma es ser más evangélicos.

¿Qué hace Jesús? Pues llama a Pedro que era una “quemado” Vamos recuperando a la gente que ha perdido la esperanza.

Hemos de decir hola y adiós. Soltar y saltar. Eliminar lastre para saltar más alto.

Para seguir los pasos de Jesús es bueno recordar que nos dijo: id de dos en dos.Seguro que así podemos

 

MÚRCIA

VIDA SENCILLA:

Naturaleza, vida sencilla: “ser como el césped”, no dar importancia a lo superfluo, valorar los detalles pequeños y buscar hacer felices a los demás, la vida que yo elijo, es la vida de compromiso, ser uno mas, vivir con normalidad sin arrogancia y dramatismos, no ser dependiente de nada ni de nadie, aceptar no ser, no buscar descubrir América, no necesitar, ser crítico con la sociedad, paz, superar los miedos, una búsqueda consciente de la justicia social, cultivar. Vivir en el anonimato, buscar y no aceptar, buscar una vida con menos obligaciones, no abarcar más de lo que puedes. Vivir en un barrio humilde, ser buena persona, vivir sin grandezas y estar presente en mi familia.

Escoger una vida no centrada en la riqueza, valorar el contacto con otras personas, el tiempo libre y disfrutar, no acumular, reír, escuchar y amar.

DONDE PONGO MI CORAZÓN:

Tener un compromiso militante:

voluntariado servicio a los pobres, orar, estar alerta, sensibilización continua, ir contra el consumismo, no ir a lo que me presentan como indispensable (televisión: seleccionar), no acumular, decrecimiento, consumir lo necesario, consumir comercio justo, las tres R, transporte público, compromiso militante, priorización, darle importancia a los tiempos gratuitos, priorizar el interés común y las actividades diarias, valores (compartir, saber que lo que tenemos no es nuestro, la alegría, la conciencia social, ser agradecidos, disfrutar con lo cotidiano), la coherencia de todo lo que hacemos Oración, contemplación, silencio, el desierto como fuente de Nazaret, contemplar la vida: sosiego, entrega, abandono, sensibilidad, amistad, buscar y aceptar la voluntad de Dios, la vida sencilla como meta, nuestro ideal y camino. Consciente de lo que nos queda por recorrer, ¿nos abandonamos a la misericordia divina?

 

MÁLAGA

VIDA SENCILLA:

Vivir con lo necesario para que otros puedan simplemente vivir, no ha de ser mortificación y es un valor cristiano evangélico.

Vida normal, diaria y compartiendo lo que se es y tiene. Hacerse pequeño, compartir con los más necesitados. Estar entregado, saber escuchar, estar abiertos a los demás y sobre todo a los más empobrecidos. Que entrega en nuestras casas: salario, tiempo…

COMO REPERCUTE LA SOCIEDAD DE CONSUMO:

Procuramos defendernos de ella, no acumular, dedicando tiempo a los demás, procurando tener descanso, repercute porque estamos inmerso en una sociedad que nos absorbe, necesidades e impotencia, no tiene grandes necesidades, trabajo=cansancio, agota y va marcando. Tensión al vivir sola, ayuda a la conservación de la naturaleza, reduciendo gasto, entrar en banco ético. Tratar de dar ánimos, cansancio y no ver la televisión

COHERENCIA DE LA VIDA QUE LLEVAMOS:

Hay dos realidades:

a) Vida sencilla muy difícil por el sistema consumista y neoliberal: destrucción ambiente y vida (ejemplo de las nucleares, biocombustibles que hace vivir mejor al primer mundo, el engaño, emigración, paro, hambre, escalada de violencia, generación inmadura y se deja llevar por el consumo: marcas, ). Ganar dinero, consumir, trabajar, el sistema desprecia lo pequeño (ancianos, emigrantes, empobrecidos). El nuevo Dios (vivir vida agradable, pasarlo bien).

Obsesión por el poder. El 80% de la riqueza en manos del 20% de la población. Todo ello es posible por los apoyos: Estado, la Iglesia, la policía, el ejército, la banca, el FMI, los jueces, la universidad, la enseñanza, la TV, la prensa y la radio. Todo ello hace que unos cuantos mantenga su poder.

b) Algo nuevo se está gestando: mucha gente pequeña, en lugares pequeños y haciendo cosas pequeñas están cambiando: realidad sociales, otra información, el foro social mundial, otro consumo posible, otro intercambio es posible, micropréstamos, ONG’s

También en la Iglesia cambios: comunidades de base, teólogos, profecía al servicio de la vida, somos iglesia, redes cristianas, mujeres y teología, otra espiritualidad, ciudadanos de Islandia, el poder de la información (lo de Islandia no llega)

Vivir sencillamente la Fraternidad es :

escucha del otro, compartir tiempo información, sueldo, casa, con quién lo necesita, valorar a los excluidos, enfermos, mayores, itinerantes, abiertos a lo nuevo (no esto siempre ha sido así), al lado de los que luchan por los justos, manifestaciones, acompañamientos (caso fraternidad argentina), atención y apoyo a los más próximos, ni sordos ni ciegos ante la realidad que nos rodea.

Actualidad del mensaje del Hno Carlos.

Hemos de adaptar la norma a la nueva realidad del planeta: en África hay 900 millones de habitantes (hace unos años 300) y la mayoría menores de 25 años. Hay que ser valientes y audaces.

Nosotros somos como semillas.

 

ROQUETAS

Al producirse un inconveniente de última hora no han podido asistir y nos han hecho llegar sus opiniones en una carta.

VIDA SENCILLA:

Afrontar la realidad que cada uno vivimos, qué comemos, qué ropa usamos y nos compramos, qué coches tenemos o desearíamos tener, ver si los deseos y realidades coinciden con la aspiración de la vida sencilla.

La crisis nos ayuda a ser menos consumistas, los que la sufren porque les obliga a serlos y los que no, porque nos hace reflexionar a cerca de la gente cercana que sufre. Tener tiempo para estar con los demás, estar asequible y dispuesto y compartir dinero con los que no tienen.

SOCIEDAD DE CONSUMO

Vida sencilla algo que está dentro de nosotros, educar en valores y demostrarlos a la familia y cercanos, ser amable, saber escuchar y estar dispuestos a ayudar.

En Roquetas es imposible acceder al trabajo en transporte público pero deberíamos luchar para tenerlo, nos falta asociacionismo y participación.

En el control de nuestra economía, no practicamos el desarrollo sostenible aunque somos conscientes de que deberíamos hacerlo.

COHERENCIA

No lo es pero lo intentamos, intentamos mantenernos en el camino.

 

GRANADA

VIDA SENCILLA:

A vivir austeramente. Vivir valores como sencillez, acogida, escucha, respeto... Entrenarnos en la capacidad de amar al estilo del padre del hijo pródigo; ese corazón que siempre está pendiente y nada reprocha. En relación con la familia una vida sencilla se manifiesta en poner confianza en los hijos ante cualquier decisión, en la capacidad de perdonar con amor, en la vida que se vive desde lo cotidiano, en ver al Dios que se nos manifiesta. En definitiva, vivir Nazaret

CONSUMO RESPONSABLE:

Debemos llevar una coherencia en la elección de vida, dolor con el hambre humana. No comprando ropas de marca, comprar a bajo precio teniendo en cuenta la escala de valores. Diferencias entre pobreza y miseria. Televisión lo que es interesante. No consumo en bares y restaurantes, tan sólo lo imprescindible. El trabajo el horario y el tiempo que se precise. En cuanto a los medios de desplazamiento: compartir el coche o en autobús.

COHERENCIA DE VIDA

Creemos que seguimos a Jesús y al hermano Carlos desde nuestra realidad concreta, sabiendo que cada día nos descubre algo nuevo en el seguimiento a Jesús. Damos pasos como podemos, unas veces más rápidos, otras veces más lentos según el devenir de la vida. Nuestro camino es el de la sencillez y la vida oculta de Nazaret.

 

MADRID

Los miembros asistentes dieron sus opiniones personales:

VIDA SENCILLA:

Lo que padecemos en la FCF en Madrid, buscando la espiritualidad: desde la oración, vida humilde, fraterna (con los demás). Escucha y hacer la calle (estar con los demás). El día a día desde la oración y la humildad y desde el abandono. No conciencia de vida sencilla.

SOCIEDAD DE CONSUMO:

Hacer la vida sencilla orante. El ahorro es innato en mi y en lucha contracorriente.

Muy absorbido por la sociedad consumista pero con mucha inquietud

Antes de la comida Joan nos propuso visionar conjuntamente un reportaje que ya se había emitido por televisión y que era muy adecuado por el tema que trataba: “Comprar,usar, tirar” a cerca de la obsolescencia programada.

 

Finalizamos el trabajo con la Eucaristía que nos preparó Murcia, y salimos a unirnos a la gran manifestación que se realizaba en Valencia,  a manifestarnos contra la corrupción ya que coincidía este encuentro con una convocatoria de manifestación de varias organizaciones valencianas contra ella, y una vez finalizada, nos fuimos, para dar paso a una pequeña visita cultural por la Valencia antigua .

 

Domingo, 27 de Marzo:

Ideas significativas que se presentaron por parte de los grupos de trabajos del día anterior:

1. REFERENTES. Primero se había pedido el desarrollo de una pequeña reflexión en relación a los marcos de referencia que cada uno de los presentes teníamos en cuenta en nuestro actuar. Estas fueron las ideas presentadas:

· La vida del día a día. Tener presente a los demás. Liberarse de la esclavitud de la sociedad de consumo con coherencia y respeto. Volver a los valores del evangelio como es Jesús y como miembros de la fraternidad de Carlos de Foucauld: universalidad, exigencias, silencio, oración y vida de Nazaret. Ver el origen de las cosas y ver de dónde vienen. Todo esto vivido desde el ámbito personal y comunitario. Esto nos ayuda a continuar a la luz del evangelio.

· En la vida diaria se producen discrepancias que se han de analizar y resolver. Esto en la vida sencilla diaria se debe de abordar:

o Entre hijos y padres, intentando llegar a un pacto.

o Entre iguales, con respeto a las ideas y formas de ver de los demás

· Debemos de tener presente que lo que nos ahoga y oprime no es de Dios

· Se trata de buscar la conversión personal y no la de los demás.

· Hemos de vivir con sencillez y esto como regalo de Dios.

· Vivir con austeridad sin renunciar a la belleza y a la alegría.

· ¿Dónde y con quién convivimos?, esto es importante ya que dependiendo de con quién gastamos el día, obtendremos el perfil de nuestra actuación.

· No se puede vivir tomando decisiones individuales hay que tomarlas comunitariamente.

· Hay que actuar y ver como Dios ve:

o Donde se vaya generando Fraternidad allí debo estar yo.

o Hay signos que incapacitan: hay que vivir en libertad, a imagen de Dios. La actuación que me incapacita no es de Dios.

o He de realizar la reflexión hacia dónde abro las ventanas (Mt., 25): ¿a los excluidos o a los que ya tienen?, ¿a los que tienen hambre, sed, están en la cárcel o las abro a los que ya tienen de todo?: según hacia donde las abra tendré una actuación muy diferente.

o Debemos huir del atrincheramiento o encierro. No debemos tener miedo a lo nuevo.

o Debemos vivir nuestro carisma con radicalidad ya que tendemos a “picotear” de muchas cosas y no estamos con los demás.

o Debemos renovar nuestra fidelidad a Dios. ¿Estamos en condiciones de dejarnos en manos de Dios o planteamos que no queremos cambiar?

o ¿Qué haría Jesús en mi lugar?

 

Realizada la presentación de los referentes que como miembros de la Fraternidad teníamos presente en nuestra actuación, pasamos a realizar propuestas en nuestro actuar.

 

2. COMPROMISOS. Como creyentes y personas que vivimos en unos entornos determinados necesitamos actuar. Para ello se analizaron propuestas que se presentaron al gran grupo.

2.1. A nivel personal

· Ante una realidad de un mundo turbulento desde el consumo, las finanzas, … se plantearon las siguientes propuestas:

o Necesidad de apoyo a las iniciativas de Banca Ética.

o Ante el consumo debemos de actuar con sencillez: necesidad y renuncia. Austeridad convencida, interiorizada

o Ante el egoísmo e individualismo:

_ Compartir tiempo y necesidades

_ Participar en la difusión y las iniciativas como los Bancos de Libros

_ Difundir los valores en el ámbito de la enseñanza

· Hemos de reflexionar y revisarnos desde dónde actuamos y con quién convivimos.

· Necesitamos reflexionar sobre el consumo del día a día. Éste no da el perfil de nuestra actuación.

· No sólo como personas. Hemos de compartir, comunicar en la vida en comunidad.

· En nuestro practicar vemos lo que Dios ve: dónde hay Fraternidad, allí debo de estar.

· Ante los signos incapacitantes he de saltar, abandonar. Siempre en la búsqueda a una mayor libertad.

· Decir NO al DERROTISMO: hay noticias nuevas, no he de tener miedo a lo nuevo.

· He de vivir el carisma con radicalidad: profundizar en lo nuestro.

· Es importante no DEJAR DE OFRECER nuestro carisma ya que regateamos a los demás.

· Estar en permanente RENOVACIÓN DE LA FIDELIDAD: actitud de cambio, ¿estamos dispuestos a hacerlo o nos acomodamos?

· Vivir la vida de forma contemplativa desarrollando valores como la amistad, comprensión buscando la calidad y no la cantidad.

· Desde lo pequeño: escucha del otro y no desde mi mismo. Todo ello con el silencio.

· Dejar de dar vueltas a las cosas y vivir desde el apostolado de la amistad.

· Salir de mí y difundir y comunicar lo que hacemos.

· Tener coherencia en la vida. Estar activos en la lucha por los más pobres o excluidos desde el frente político, el asociacionismo o con la proximidad del tú a tú.

· Hay que comunicar lo que hacemos y el por qué lo hacemos:

o A nivel planeta: Compromiso con él.

o A nivel personal: compromiso con cada persona.

o A nivel conmigo mismo: vida sencilla sólo desde la sencillez llegamos al fondo y adquirimos la fuerza. Así llegamos a Dios con la oración y el silencio.

· Debemos vivir hacia dentro. Debemos abajarnos. Ser lo que yo quiero ser y no a lo que la sociedad de consumo me lleva.  Debemos desarrollar el don que cada uno tiene y que a veces se nos niega.

· Compartir mi compromiso personal con la fraternidad.

· Buscar signos de vida y no esclerotizarlos (que nos digan algo).

 

2.2. Como Fraternidad

· Debemos dedicar un tiempo de cada encuentro de la Fraternidad para conocer con más profundidad la espiritualidad de C.de Foucauld.

· Hemos de estar presentes en adhesiones y denuncias en torno a causas justas (iglesia o entorno social/económico, …)

· La realidad en que vivimos ha de estar presente en la Fraternidad:

o Reflexionando en torno a ella o Procediendo a las denuncias cuando se producen inequidades y/o injusticias.

o Afiliándonos a las realidades de los más pobres. Buscando información y fuentes ante esas noticias o fuentes, como por ejemplo estar en Banca ética.

o Se deben de fomentar encuentros, adhesiones a causas justas.

· Informarnos más a fondo de lo que es Banca Ética (saldrá un Hoja Informativa al respecto)

· Se dará información de cómo se llevan las cajas de cada Fraternidad para informar qué se hace con el dinero comunitario.

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld