PENTECOSTÉS EN LAS FRATERNIDADES LOCALES

MURCIA

Este año la Fraternidad de Murcia ha celebrado Pentecostés con una Eucaristía en casa de nuestros amigos Javerianos.

Fue una celebración abierta a la que asistieron también amigos de la Fraternidad, miembros de Comunidades de Base de Murcia, Misioneros Javerianos y algunas personas cercanas a su comunidad.

En torno a esta celebración, y a otros momentos de encuentro y oración que hemos tenido como fraternidad, tomamos conciencia de que nuestro Pentecostés se manifiesta hoy de diferentes maneras:

Apertura y colaboración con otros grupos de Iglesia comprometidos en llevar los valores del Evangelio a nuestro mundo: Comunidades de Base de la Región de Murcia, HOAC, Misioneros Javerianos, Comunidad Parroquial,

Apertura y colaboración con colectivos culturales y sociales que trabajan por un mundo más justo ofreciendo estilos de vida alternativos: FIARE (Proyecto de Banca Ética); Círculos de Silencio (Asociación a Desalambrar) para denunciar las condiciones de vida de los inmigrantes en los CIES (Centros de Internamiento para Extranjeros) y las leyes injustas sobre inmigración, Movimiento 15 M,

Apertura a otras tradiciones religiosas: Encuentros con musulmanes.

Una persona expresó su experiencia de Pentecostés como un gran agradecimiento al Espíritu por sentirlo como la fuerza que ha hecho posible la resolución de un grave problema familiar enquistado durante muchos años.

Otra persona lo ha vivido como el apoyo recibido a través de amigos y familiares para poder resolver un problema económico con la administración. Ese apoyo le ha ayudado a tomar conciencia de que no está sola y de que se siente amada y cuidada por el Señor a través de los hermanos.

 

GRANADA

La tarde anterior nos reunimos la Fraternidad Secular, después del cambio de impresiones y de tomar un té iniciamos la celebración que consistió en una pequeña introducción sobre el relato de lo que fue Pentecostés.

A partir de Pentecostés inicia una andadura la comunidad de creyentes en Jesús que hoy formamos la Iglesia.

Esta comunidad Iglesia vive sobre la base de tres principios que la constituyen que son:

- La Memoria de Jesús " Memoria subversiva" del crucificado y resucitado.

- La presencia del Espíritu que la conduce y le enseña progresivamente la verdad plena.

- El Ministerio Apostólico, que es testigo del recuerdo, la vida y las enseñanzas de Jesús.

Hay una tentación en la Iglesia de todos los tiempos de centrarlo todo en el ministerio como testigo de Jesús y su Evangelio y al andar se ha prescindido del Espíritu, o se cree que en toda actuación ministerial o jerárquica ya está presente y operante el Espíritu y esto equivale a anular su presencia.

Nosotras al reflexionar sobre este contenido, creemos que el Espíritu está en cada uno de nosotros y actúa aunque no seamos , a veces, conscientes de ello.

Es por eso que la celebración de Pentecostés nos hace rememorar y actualizar dicha presencia.

Tuvimos un tiempo de adoración silenciosa, después rezamos en comunidad y así fue nuestra celebración, que es testigo del recuerdo.

 

EN CASTELLAR-CAMPO DE GIBRALTAR

Un saludo a todos, este años hemos celebrado la fiesta de Pentecostés con una Vigilia en la Parroquia de Castellar y luego con una cena.

Estuvo muy bien, fue un tiempo de encuentro, de oración sobre los dones del Espíritu y un tiempo de hacer comunidad.

En este tiempo de Pentecostés hemos tenido también un encuentro en la comarca del Campo de Gibraltar los grupos cristianos que viven la fe desde el compromiso social (inmigración, marginación, barrios, zona rural, mundo obrero, cárcel etc).

Hemos tenido el primer encuentro comarcal en la Parroquia de Pescadores de Algeciras. Tuvimos un tiempo de oración y trabajamos el tema de la crisis y sus consecuencias en la comarca. El tema lo expusieron los hermanos/as del equipo de Pastoral Obrera de La Línea y de la JOC y hemos aprobado una acción: hacer un manifiesto por la renta básica y contra los desahucios y presentarlo a los medios de comunicación.

En estas fechas en el pueblo estamos de movilizaciones, de protestas debido a unas tierras que son propiedad de la Junta de Andalucía y estaban en trámites de cederlas al pueblo, al Ayuntamiento pero de buenas a primeras nos informan que esa finca la venden y ha salido a subasta, ha sido un jarro de agua fría pues son las únicas tierras (más de 200 hectáreas) que tiene el pueblo para hacer cooperativas agrícolas y ganaderas y dar alguna respuesta al problema del paro.

Hemos creado un plataforma de vecinos y estamos organizando encierros, asambleas, concentraciones, encuentros con el Defensor del pueblo que fue párroco en esta zona y marchas contra la subasta ¡ vaya decepción que tenemos con el gobierno de la Junta !

Son tiempos difíciles, de lucha, de tristezas pero también de esperanza, la esperanza que nos da la presencia del Espíritu de Jesús que todo lo hace nuevo y nos convoca a vivir desde el amor, la fraternidad, la solidaridad. No tiene la última palabra el egoísmo ni la frialdad macroeconómica de los políticos y el poder económico.

Carlos

MÁLAGA

Como todos los años, hemos celebrado juntos Pentecostés los distintos grupos de la familia de Foucauld en Málaga, las Apostólicas y algunos amigos más,.

Esta vez nos hemos ido a Estepona, donde hay un antiguo convento de Carmelitas Descalzas, hoy preparado para cogida de grupos.

Pasamos un día muy bonito, de convivencia y acogida del Espíritu, que renueva al mundo y a todos.

Por la mañana :

Paco, hermano de Jesús, hizo la acogida ; nos dijo que nos reunimos, como aquellos discípulos de Jesús, pero este año nos parecemos más a ellos. Nos sentimos desconcertados, con temor, con peligro de encerrarnos en nosotros mismos. Sin embargo tenemos que descubrir el Espíritu que siempre está con nosotros, hasta el final de los tiempos.

Las Hermanitas de Jesús, iniciaron la oración común.

Nos dimos un tiempo para ver entre todos la situación que estamos viviendo. El mural lo dividimos en tres partes , y cada uno explicaba su aporte, sobre cada apartado :

“Breves pinceladas sobre nuestro mundo actual, nuestra realidad”: Juventud sin futuro, desesperanza, impotencia, recortes en sanidad, educación y otros, información manipulada, inmigrantes sin recursos, miedo que paraliza, paro creciente, desahucios de casas, racismo …

“ Qué signos de esperanzas, de presencia del Espíritu descubrimos en nuestra realidad”: Jóvenes que resisten 15M, rebeldía contra neocapitalismo salvaje en todo el mundo, búsqueda salida coordinadas, Redes Cristianas, Asociaciones Solidarias, vecinos que acogen-comparten- escuchan, preparación Asamblea universal del pueblo cristiano…

“ Qué nos dice Jesús “: ¡Abba! Todos somos hermanos, “no tengáis miedo”, “camina…voy contigo”, “lo que hagáis a uno de estos pequeños a Mi me lo hacéis ( Mt 25) , “La paz esté con vosotros”, “por qué dudáis”. “esto imposible para las personas pero no para Dios “, “orar … yo soy el camino, la verdad, la vida”…

En la comida, compartimos lo que cada uno llevaba.

Por la tarde :

Tuvimos una oración comunitaria.

Preparamos LA MESA DE LA INCLUSIÓN, donde nadie quedaría excluido en la mesa del Reino.

Después de extender un mantel, Pepa puso flores de muchos colores explicándonos que significaban la diversidad de todos en el mundo.

Tere, nos repartió unos platos, nos agrupamos en grupos de tres o cuatro, fuimos escribiendo los ambientes o personas cercanos a nosotros excluidos, y queríamos se sienten en esta Mesa. Preguntándonos qué íbamos a hacer para no quedar en letras y palabras vacías..

Escuchamos el Evangelio , leído por Pepe, para ver qué nos decía Jesús. Tras un espacio de silencio, Carmen y Bienvenida, nos recordaron que el Espíritu de Jesús, está en cada uno de nosotros, y lo hacemos presente con el compartir el pan, gesto con el que sus discípulos le reconocían, y por el cual, El, nos invita a vivir un estilo de vida concreto que nos reveló en su vivir de cada día.

Cada uno al tomar su trozo de pan en silencio tuvo presente el entorno o las personas con las que se siente llamada a vivir su compromiso.

Miguel y Tere, nos sirvieron el vino en un vasito, puestos de pie nos invitaron a hacer un brindis en nombre de Jesús. Cada uno dio razón de su brindis , animándonos a dar una respuesta en estos momentos tan delicados y difíciles, de tanta gente que está sufriendo.

Terminamos cantando con alegría y esperanza : “Mi Dios está vivo, él no está muerto… lo siento en todo mi ser… Oh,oh,oh, hay que nacer de nuevo, hay que nacer del Espíritu de Dios…”

 

ALMERÍA

Hace unos días celebramos Pentecostés; ese día rezábamos con el salmo : “ Envía tu Espíritu Señor y repuebla la faz de la tierra”. Esta petición tendríamos que repetirla con insistencia para que él nos escuche y ayude a mejorar este mundo; yo tengo la esperanza que si todos nos esforzamos, él nos ayudará.

Para los cristianos el Espíritu Santo es el que nos anima, inspira, y conforta.

Yo a lo largo de mi vida, tengo ya 80 años, he pedido y he notado su ayuda cuando he tenido que tomar decisiones importantes, y actualmente, en este bache que estamos pasando todos, me ayuda para poder animar a personas muy allegadas a mi. Les digo que tengan paciencia, que todo pasa, que yo pasé una guerra y una post-guerra, “ que es de lo que más me acuerdo”, y todavía estoy viva y feliz.

También esta situación me hace comprender más a los “pobres”. Auque yo, según los estudios de Caritas soy de los pensionistas que vivimos bajo el umbral de la pobreza, me siento dichosa porque me enseñaron a economizar y a suministrarme con poco; mucha gente no ha tenido esa suerte.

También me enseña a prescindir de muchas cosas que creo necesarias y no lo son cuando una se acostumbra, y entonces la pensión, aunque sea pequeña te luce más; y hasta puedes compartir.

Todo esto que a mí me pasa es porque he aprendido mucho en la fraternidad, que para mi ha sido una escuela, en todos los sentidos, para aprender a vivir un estilo de vida, para ser más feliz, siguiendo a Jesús de Nazaret y a Carlos de Foucauld.

Gracias a todos.

Lola Córdoba

SEVILLA – HUELVA

El tiempo que transcurre entre la celebración de la Pascua y Pentecostés significa, para nosotros, un periodo de reflexión y de alegre esperanza a la vez. Cada día, de una forma especial, pedir y desear la presencia y la acción del Espíritu, dejar un espacio en la oración para esta espera, una espera que es activa y contemplativa, en parte como la espera de un amanecer.

En nuestra zona, (Huelva Sevilla) se vive de una forma muy especial Pentecostés, cuyo colofón es la celebración de la Romería del Rocío, una celebración que más allá de la manipulación de los medios de comunicación y de la presencia de famosos, famosas o aspirantes a ello, tiene un fuerte contenido religioso y popular. Unir estas dos expresiones no siempre resulta fácil, pero si nos paramos, y miramos con ojos sin censuras y sin situarnos en el bando de los que todo lo saben, comenzando a mirar con la mirada Jesús de Nazaret, nos iremos sorprendiendo de cuantas parábolas del compartir, del encuentro y de la amistad sencilla surgen por doquier.

No dudo en calificar la fiesta del Rocío como una fiesta familiar y de la amistad. El encontrarnos en este contexto miembros de la fraternidad de Sevilla-Huelva junto con una hermanita, diferentes miembros de nuestras respectivas familias y amigos y amigas es todo un acontecimiento de exaltación de la amistad y del encuentro.

Este domingo de Pentecostés ha sido especialmente hermoso, visitamos a Engracia y a su familia, realmente una alegría vernos, ya nuestras respectiva familias también han entablado lazos de amistad y hermanas, cuñado, sobrinos…… son para unos y otros como alguien cercano, los saludos los abrazos y la alegría sincera son la puerta a una acogida amable y delicada. Este año también estaba la Hermanita Pilar y una amiga, ¡qué fácil resulta el diálogo cuando nos une una vida, una intuición, también una búsqueda!

Un hombre venido de Francia a la romería, por primera vez, se acerca, pregunta donde hay un sitio para comer, respuesta: “pues aquí”. ¿No es esto una parábola de la acogida? ¿No es esto lo que tratamos a veces de explicar con concienzudas exposiciones? Me recordaba una palabra de Jesús: Venid y lo veréis. Pero además en la más absoluta normalidad, es el Rocío.

Diferentes conversaciones, sencillas, contándonos cada uno nuestras pequeña-gran historia, nuestro transcurrir cotidiano, escuchando diferentes idiomas, pero un idioma se abría paso entre las diferentes hablas, un idioma que va más allá de las gramáticas y de los léxicos, la acogida, el compartir, la amistad…… ¿No decían en Jerusalén que cada uno los escuchaba en su propio idioma a los apóstoles plenos del Espíritu Santo? Este día en el Rocío me recordaba ese momento, aquí también, sencillamente, casi desapercibidamente, se estaba hablando un idioma que todos entendían, el de la amistad y la acogida. Además de la forma más natural, más espontánea.

Vivir la amistad sin pretensiones, el encuentro sin juzgarnos unos a otros, una oración festiva, con la expresión genuina de esta tierra, de este pueblo, abiertos a todos los pueblos, aceptando las expresiones populares, el derecho a ser diferentes, la expresión de la fe como lugar de “común-unión”, el compartir como elemento esencial de nuestro compromiso cristiano..…. Ser contemplativo de lo que nos rodea, de la naturaleza, de nuestro pueblo, de la bondad que florece entre la gente, del cariño,,, De la Vida. Estar atentos, atentas a ese soplo de brisa suave, que hace florecer las más bellas intuiciones, que alienta y sostiene la Esperanza.

En palabras de un andaluz, que miraba a su tierra, a sus raíces y que les daba voz y música:

¿Qué es lo que será que me quema?

¿Qué es lo que será?

¿Qué es lo que será que me ahoga?

Dame tu mano Paloma

¿Qué es lo que será?

Que quiero subir al nido,

Da calor sin tener llama.

Me han dicho que duermes sola

Da sombra sin tener cuerpo,

Y quiero dormir contigo.

                                                 (Carlos Cano)

Quién lo tiene es alegría y quien lo pierde lamento.

José María Romero

VALENCIA

Este año la Fraternidad de Valencia hemos celebrado la festividad de Pentecostés durante el fin de semana siguiente a su fecha, pues bastantes de nosotros no podíamos esos días. Nos reunimos, como siempre desde hace años, en la casa de la familia de Amparo, en Benigànim ( ya se que me repito, pero es un enorme suerte poder disponer de esta casa y todo lo que nos posibilita, gracias a la generosidad de Amparo y su familia).

El sábado por la tarde vamos acudiendo y después de la cena comenzamos la celebración.

Este año, el grupo que lo ha preparado, además de la liturgia, lecturas,…. nos ha aportado varios textos para reflexión ( de Hans Küng, de Mª Patxi Ayerra..).

Como siempre, comenzamos con la tranquilidad de saber que no hay prisa, que podemos disfrutar de las lecturas, de la reflexión (nos dejamos unos 45 minutos), de los gestos, del dar gracias por poder estar juntos un año más recordando y celebrando que Dios nos está enviando permanentemente su Espíritu.

La reflexión inicial nos lleva a preguntarnos, a partir del Nuevo Testamento, qué queremos decir cuando decimos Espíritu. Vemos que los evangelistas hablan de él como luz, fuego, agua viva, creatividad, novedad, principio de unidad y donación. Después de la Invocación y la Liturgia de la Palabra, dejamos el espacio de reflexión personal, para la que tenemos un texto sobre los dones del Espíritu (Entendimiento, Consejo, Sabiduría, Fortaleza, Ciencia, Piedad, Temor de Dios, Misericordia…), además del citado de Hans Küng.

Se trata de elegir un ( o varios ) don e interpelarnos sobre como lo vivimos en nuestra realidad , a qué nos llama, que nos falta para vivirlo plenamente, a qué compromisos me mueve…Después ponemos nuestra reflexión en común, con u n pequeño gesto.

Acabamos con una oración de Mª Patxi Ayerra (que estuvo este año aportando su testimonio en el Forum “ Cristianismo y mundo de hoy”, en Valencia), de la que copio algún párrafo:

Señor, pasa hasta el fondo, No permitas que nos encerremos en nuestros duelos ni autocompasiones.. Pasa, Señor, aunque yo no te busque, distraído en los afanes de la vida, pasa, eres tú el único que da sentido a mi existencia… Gracias por entrar…por pasar hasta el fondo de mí…

Rezamos la Oración del Abandono para finalizar.

Y, como siempre, quienes no se caen de sueño, ni tienen que volver a Valencia esa noche (pues últimamente los compromisos y situaciones familiares nos van imponiendo esta dinámica), comparten las cositas de dulce que hemos aportado.

El domingo por la mañana nos reunimos para rezar los laudes.

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld