Inicio > Hermano Carlos > Beatificación > Noticias y testimonios > Mariano Puga

Inicio > Boletín Iesus Caritas > Web > 154 > Carta de Mariano Puga

Inicio > Noticias > 2005 > Carta de Mariano Puga

Santiago de Chile, 1 de diciembre del 2005.

 

Mis queridos hermanos:

El pobre, ignorado, sediento de Dios y de Fraternidad, el monje, el sacerdote misionero…que perdió su corazón por ese Jesús de Nazaret, “que he tratado de imitar, a pesar de mis debilidades”…acaba de ser inscrito  por la Iglesia de Roma, que guarda el testimonio de los Apóstoles Pedro y Pablo, entre los Bienaventurados, pobres, sencillos, misericordiosos, sedientos de justicia, de corazón puro… proclamados por Jesús de Nazaret.

¡Fue una Gran Fiesta de Iglesia y de la Familia Espiritual del Hermano Carlos!

Tanto en la Vigilia de Oración junto a los monjes de Tre Fontane, como en San  Pedro o en la Eucaristía de Acción de Gracias del lunes 14. Se percibía un olor al “Espíritu de Fraternidad Universal”, junto a nuestros hermanos Touaregs, Beduinos del desierto de Sahara, las hermanitas y hermanitos que vinieron de Irak, Afganistán, la Amazonía, de las tribus de África, de nuestros barrios marginados de las grandes ciudades, de los extremos de Asia, comunidades monásticas de Siberia, Burkina Faso y República Central de África, laicos y laicas de todos los continentes, hermanos, sacerdotes y obispos…que viven del Espíritu de Nazaret, testimoniando el Evangelio del Reino, con compromisos misioneros muy diversos, en expresiones litúrgicas simples y fraternas.

Hemos vivido como una Laterna del Espíritu a nuestras Iglesias “que no son frías ni calientes, sino tibias…” (Apocalipsis 3, 16) para que Ellas escuchen la voz de “Aquel que toca a la puerta”…a través del gemido de millones de nuestros hermanos pobres, por:

-          Un regreso a Jesús de Nazaret y al Evangelio del Reino : « El Modelo único celebrado y contemplado en la Eucaristía »

-          Iglesias fraternas y cercanas, solidarias con los pobres y excluidos…”El Hermano Universal”

-          Misioneros que “gritan el Evangelio con sus vidas” y se comprometen, a través de nuevas sendas, para « otro mundo sea posible »

El Hermano Carlos decía: « No hay que mirar a los santos sino a Aquel que hace los santos »

En América Latina decimos: Los mártires –testigos- no se admiran, se imitan”

¡Vayamos, queridos hermanos, en el silencio, la oración contemplativa e histórica, el Desierto, la Revisión de vida en Fraternidad, tratemos de abrir nuestras puertas a Jesús de Nazaret, el Resucitado que  nos invita a la Navidad!

¡En la alegría «escandalosa» de la Navidad! Un abrazo. Mariano.

 

 

¿Quiénes somos?   -   Contacte con nosotros   -   Mapa del sitio   -    Aviso legal 

Logotipo de la Familia Carlos de Foucauld