Your browser version is outdated. We recommend that you update your browser to the latest version.

Contemplativos en el corazón del mundo que Dios ama

Vio a Dios presente en las personas y lo amó en ellas.

Pintura de Bernadette LopezPintura de Bernadette Lopez

Saber ver el mundo y las personas como Dios las ve es el gran reto. Dios ama al mundo, le entregó a su hijo único que, resucitado, actúa en las personas.

Verlo, contemplarlo y amarlo, especialmente en los pobres, con los que Jesús se identifica, contemplarlo en los detalles de la vida diaria nos ayudará a sentir a Dios en nuestras vidas.

Unidad entre vida concreta y contemplación

(...) la plegaria contemplativa es aquella oración silenciosa pero intensa que hacemos con nuestra misma vida, o aquel encuentro contemplativo que vivimos desde nuestra entrega concreta en la ruta de todo el día. A partir de esta experiencia el peregrino del silencio percibe la unidad entre vida concreta diaria y contemplación. Es en ese “todo” donde el buscador del Absoluto, el peregrino del silencio hace su ruta... Es su camino.

Paco Clemente Rodríguez, Buscando el Absoluto

 

hermano trabajando... vida contemplativa en el trabajo tambiénhermano trabajando... vida contemplativa en el trabajo también

Nazaret, nuestra vida cotidiana, lugar de crecimiento para una vida contemplativa

(...) si el contexto de vida con la gente sencilla es la tierra fértil que ha formado a Jesús, estoy autorizado a pensar que en esa misma tierra fértil y con el mismo Espíritu que animaba a Jesús (y que nos ha sido prometido y dado), Nazaret podrá ser, también para mí, lugar de crecimiento y de descubrimiento, “ante Dios y ante los hombres”.

Marc Hayet, La Mística de Nazaret

 

 

Enferma del Covid, hospitalizada. Con una mirada contemplativa...

Otras manos se ocuparon de mi cuerpo con el toque suave y ligero de quien sabe que la vida y la dignidad de la persona son sagradas, la delicadeza de hermanas y hermanos que se inclinan con amor, el amor del "Buen Samaritano". Para Jesús el amor de la Verónica, y para Carlos de Foucauld el amor de los Tuaregh. Se puede decir que los médicos, enfermeras/personal sanitario, los trabajadores de la limpieza han trabajado con competencia, sencillez, humanidad, animando, apoyando, infundiendo esperanza. El jefe de la sala nos hablaba a través de los dispositivos presentes en las habitaciones, recuerdo en particular, cuando nos transmitió las palabras del Papa Francisco pronunciadas en la ya histórica noche en la plaza San Pedro desierta.

Fraternidad Carlos de Foucauld

 

Para profundizar más:

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?