Your browser version is outdated. We recommend that you update your browser to the latest version.

La fe en el Maestro de lo imposible

La plena confianza en la bondad de Dios le lleva a descubrir Sus caminos en los demás

Pintura de Bernadette LopezPintura de Bernadette Lopez

La fe hace milagros. Cuando Carlos creyó en Dios éste le llevó a lo imposible:

  • de estar aburrido a vivir con entusiasmo.
  • de ver a los musulmanes como enemigos, a verlos como hermanos.
  • de ser un mando militar a ser servidor.

Para Dios todo es posible. Carlos creyó en el Señor de lo imposible y eso cambió su vida, su mirada, y su relación con los tuaregs de Argelia.

 

"Dios no nos espera más allá de nuestra debilidad,

mirada de esperanzamirada de esperanza

sino en el interior de nuestra debilidad.

Escapar de la debilidad es escapar del poder de Dios que sólo actúa en ella. Tenemos que aprender a permanecer en nuestra debilidad al mismo tiempo que nos entr

egamos a la misericordia de Dios. Sólo en nuestra debilidad somos vulnerables al amor de Dios y a su poder. Permanecer en la tentación y en la debilidad es el único camino para entrar en contacto con la gracia y para convertirnos en milagro de la misericordia de Dios. Es lo que le sucedió a Pedro(…)

 

Emérito de Baria, La fuerza de Dios en la debilidad

 

Odette, asasinada en Argelia durante los "años negros", "mártir de la esperanza de salvación".

Dado que la denominación «mártir» está inevitablemente ligada a la beatificación, para nosotras, Odette será mártir de la esperanza, de «la esperanza de salvación».

«Las hermanitas son enviadas a los hombres más desamparados, […] para vivir, con ellos, la esperanza de la salvación.» (n°50) «Sus propias debilidades, reconocidas delante de sus hermanos y entregadas a Jesús, serán señales de esperanza para los pobres» (n°74).(constitutiones de las Hermanitas del Sagrado Corazón) (…)

Odette debió aprender durante toda su vida a esperar en ella, de la misma forma que aprendió a esperar en el pueblo argelino. Este aprendizaje es lo que le permitió quedarse en aquellas circunstancias peligrosas.

Creer en los demás, creer en uno mismo y no sucumbir a la desesperación son a menudo la clase de martirio cotidiano al que nos enfrentamos en nuestras vidas…

Isabel Lara Jaén, "Odette Prevost mártir de la esperanza"

Para profundizar más:

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?