Your browser version is outdated. We recommend that you update your browser to the latest version.

Carlos de Foucauld

SU INFANCIA Y JUVENTUD ( 1858-1875)

Carlos de Foucauld nace en Estrasburgo (Francia) el 15 de septiembre de 1858 en una familia noble. Tres años después nacerá su hermana María.

Carlos de pie, con su hermana en brazos de su madre

Un huérfano

Su padre muere cuando Carlos aún no tiene seis años, poco después fallecerá su madre. 

Los dos niños pasarán a  estar bajo la tutela de sus abuelos, el coronel de Morlet y su esposa que los van a educar con todo su afecto.

 

Un éxodo

En 1870 estalla la guerra, la familia tiene que huir de Estrasburgo, ocupada por los alemanes, y se desplaza a Nancy,  lo que constituye para Carlos un nuevo éxodo, que junto con el duelo que arrastra por sus padres crea en él un  vacío doloroso .

 

Pierde la fe

 Carlos con algunos compañaros de claseEn 1872, a los 14 años, hace su primera comunión. En el instituto había muy buenos profesores, pero no eran sensibles a la dimensión religiosa. De naturaleza inquieta y ardiente, lee mucho, pero nota que los autores se contradicen. Al no encontrar en ninguna parte la verdad, pierde la fe a los dieciséis años, y permanecerá en la indiferencia durante más de doce años.

Al no tener referentes, empieza a vivir de una manera licenciosa. A los diecisiete años le expulsan de su instituto.

 

La presencia amorosa de Dios

Después de su conversión, a pesar de las rupturas dolorosas experimentadas en su juventud, Carlos encontrará en lo vivido durante estos años la huella de la presencia amorosa de Dios.

"Dios mío, todos tenemos que cantar tu misericordia,… hijo de una madre santa,
aprendí de ella a conocerte, a amarte, y a rezarte". (Retiro en Nazaret, 8-11-1897)

 

La fe y la bondad de su familia

Carlos guardará siempre para su familia mucho cariño, en particular por su hermana y por su prima María de Bondy cuya fe y bondad llevará siempre en su corazón. De ella Carlos aprenderá cómo se puede predicar "sin palabras".

"Un alma hermosa os estaba ayudando, Dios mío, pero era por medio de su silencio,
su dulzura, su bondad. Ella era buena pero no actuaba." (Retiro en Nazaret, 8-11-1897)

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?